Existen quienes dieron de baja a los trabajadores liquidándolos y los registraron como altas con un patrón diferente, hubo quienes hicieron lo mismo, pero sin liquidarlos y reconociendo su antigüedad y derechos adquiridos, y hay quienes utilizaron la figura de sustitución patronal. En estos casos, surge la duda de cómo calcular el aguinaldo.

Desde el 1 de septiembre de 2021 entró en vigencia la reforma a la ley federal del trabajo sobre subcontratación, durante este tiempo surgieron una serie de campañas de sustitución de empleadores, con el objetivo de transferir mano de obra de un empleador a otro, cumpliendo así con la  nueva normativa en la materia.

Algunas personas dieron de baja a sus empleados  liquidando a sus trabajadores y registrándolos como un patrón diferente, hubo quienes hicieron algo parecido, pero sin liquidarlos solo les reconocieron su antigüedad y derechos que ya habían adquirido, y algunas personas utilizaron la figura de la sustitución patronal. En este caso, la pregunta es cómo calcular la bonificación.

Trabajadores liquidados y recontratados

De esta manera, el trabajador recibe su aguinaldo de todo el año: Una parte al momento de su liquidación equivalente al período desde que inició el año (o iniciaron labores, lo que hubiera sucedido después), y la parte restante en diciembre equivalente al período que laboró con el nuevo patrón.

Para los trabajadores que hayan sido liquidados y reempleados, en la liquidación anterior, se deberá pagar la bonificación devengada en el momento de la liquidación. De esta manera, la bonificación del nuevo empleador solo se calculará en función de la proporción de su reingreso al nuevo empleador en diciembre.

De esta forma, los trabajadores pueden obtener bonificaciones navideñas para todo el año: parte de la liquidación equivale al tiempo desde el comienzo del año (o comienzan a trabajar, lo que sucederá más tarde), y la parte restante en diciembre equivale al periodo laboro con el nuevo patrón

Trabajadores transferidos con reconocimiento de antigüedad

Para los casos de trabajadores que fueron dados de baja de un patrón y registrados con uno nuevo, mismo que les reconoce su antigüedad y derechos a los trabajadores, sería el nuevo patrón quien quede obligado a pagar el aguinaldo devengado durante todo el año que trabajó tanto para el patrón anterior como para el nuevo, pues es este último quien reconoce los derechos anteriores de los trabajadores.

Sustitución patronal

El empleador sustituto presentó la misma situación que el anterior. El empleador sustituto ha absorbido todas las obligaciones del empleador anterior, por lo que el nuevo empleador debe pagar la bonificación correspondiente al tiempo dedicado por el empleador sustituido y el empleador sustituto.

En sumamente recomendable que los empresarios identifiquen correctamente su situación para poder pagar las prestaciones en su totalidad y de forma adecuada.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here