Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; Licenciado en Contaduría Pública y en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; cursa el Especialidad en Gestión de Riesgos, Fraude y Blanqueo por Ealde Business School; ; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la
Universidad Panamericana, Instituto de Especialización para Ejecutivos y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»

Twitter: @RCEmx

El Régimen Fiscal Preferente (REFIPRE) se define como: «el territorio que se caracteriza por una mínima o nula base de tributación a que someten a determinada clase de transacciones o ventas a determinadas personas o entidades que allí encuentran su cobertura o amparo», en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) se regula esta figura en el título VI de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR): “De los regímenes fiscales preferentes y de las empresas multinacionales”, Capítulo I “De los regímenes fiscales preferentes”.

Se contempla la obligación de los contribuyentes con residencia en el país adicionar en su base gravable de origen local los ingresos percibidos en el extranjero por alguna figura o entidad jurídica de la cual tengan control. Con esta mecánica se pretende anticipar el impuesto de los residentes nacionales por sus ingresos obtenidos en estos regímenes, evitando su diferimiento, el cual sucedería hasta que esos residentes obtuvieran sus ingresos derivados de tales inversiones, esto con el objetivo de desalentar este tipo de inversiones.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) especifica los criterios que debe reunir un país o territorio para que sea calificado como de REFIPRE:

  • Nula o escasa base de impuesto para sobre la renta por las actividades económicas.
  • Carencia de intercambio efectivo de información entre autoridades fiscales en base a una legislación y prácticas administrativas que permite a las empresas, tomando como argumento el secreto bancario.
  • La no exigencia de la actividad real domiciliadas en su territorio, pues sólo buscan atraer inversiones que acuden a esos lugares por razones simplemente impositivas.

Desde su introducción en 1997 hasta estos días se ha tratado de controlar de diversas formas, primera, subjetiva mediante listados de países considerados como paraísos fiscales, o como se les denominaba “Jurisdicciones de Baja Imposición Fiscal”, posteriormente se les conoció como “Territorios de baja imposición fiscal”, y después en 2008 fue mediante un enfoque objetivo sobre la tasa  efectiva, que es el que prevalece vigente como REFIPRE. Para efectos de saber si un residente en México se encuentra obligado a aplicar las disposiciones del Título VI Capítulo I de la LISR es necesario determinar si los ingresos que obtenga mediante entidades o figuras extranjeras en las que participe directa o indirectamente, son ingresos sujetos a REFIPRES, se debe recurrir al artículo 212 de la LISR, en su párrafo tercero textualmente señala:

“…para los efectos de esta ley, se considerarán ingresos sujetos a regímenes fiscales preferentes, los que no están gravados en el extranjero o lo están con un impuesto sobre la renta inferior al 75% del impuesto sobre la renta que se causaría y pagaría en México, en los términos de los títulos ii o iv de esta ley, según corresponda…”

Esto es que se consideran ingresos sujetos a un Régimen Fiscal Preferente, aquellos que no están gravados en el extranjero o lo están pero a una tasa de ISR inferior al 75% del ISR que se causaría y pagaría en México, se debe tener en cuenta que el concepto debe ser enfocado bajo estos tres:

Donde están las inversiones. Es importante observar el régimen de tributación del país donde se radique la inversión, si el Impuesto Sobre la Renta efectivamente causado y pagado en esa jurisdicción sea inferior en 75% al que se hubiera pagado en México.

Desde donde se realizan. Aquí se contempla el efecto fiscal de la enajenación de acciones son restricción y castigos tributarios, se paga un 40% sobre el precio de venta y no sobre la ganancia.

El lugar a donde se envían los pagos. Es importante recordar que los pagos serán no deducibles, salvo que se demuestre mediante estudios de precios de transferencia que son los normales en el comercio, se castiga con una tasa directa del 40% las mediaciones y comisiones.

Quienes obtengan ingresos sujetos a REFIPRE deberán presentar en el mes de febrero de cada año, una declaración informativa sobre los ingresos generados en el ejercicio inmediato anterior sujetos a regímenes fiscales preferentes, o en sociedades o entidades sujetos a dichos regímenes; de conformidad con el artículo 178 de la LISR. Pero, no debes olvidar que la Regla Miscelánea Fiscal para 2021 3.19.5. establece que la declaración se considerará presentada dentro del plazo, cuando sea presentada de forma espontánea a más tardar dentro de los tres meses siguientes a aquel en que se tenía la obligación legal de hacerlo, salvo que no contenga la información relativa a la totalidad de las inversiones que el contribuyente haya realizado o mantenga en regímenes fiscales preferentes que correspondan al ejercicio inmediato anterior.

La debes presentar a través del portal en internet del Servicio de Administración Tributaria (SAT), por medio de la forma oficial 63 “Declaración Informativa de los Regímenes Fiscales Preferentes”, conforme a lo dispuesto en la ficha de trámite 116/ISR “Declaración Informativa de los Regímenes Fiscales Preferentes”, contenida en el Anexo 1-A de la Regla Miscelánea Fiscal.

No lo olvides, es una obligación de informar sobre los ingresos sujetos a estos regímenes, en caso de no cumplir se incurre en un delito fiscal cuya sanción es de tres meses a tres años de prisión, de acuerdo con la fracción V del artículo 111 del Código Fiscal de la Federación.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here