Emilia María Saucedo Chalita
Licenciada en Derecho por la Universidad Panamericana, Posgrado en Derecho de las Obligaciones y Contratos por la Universidad Panamericana, Maestra en Análisis Tributario por la Universidad de Guadalajara,
Socia fundadora de “Saucedo
Martínez Garibay & Asociados”

Una de las dudas más frecuentes que se nos han planteado como asesores es ¿Qué vehículo societario debo utilizar si pretendo iniciar un negocio o segmentar el que ya tengo? Para responder a esta pregunta, lo primero que debemos plantearnos es qué buscamos privilegiar en este emprendimiento o segmentación del negocio que ya tenemos, ya que la respuesta dependerá completamente del fin que busquemos, ya sea: dar formalidad a nuestro negocio frente a terceros, organizarnos entre los que vamos a iniciar el proyecto, estructurar la operatividad de mi empresa, si buscamos hacer más eficiente el pago de nuestros impuestos o si el fin es meramente aumentar los rendimientos de nuestra operación.

El segundo planteamiento, y partiendo de que estemos frente a un proyecto lucrativo es: Qué buscan los involucrados en cuanto a las utilidades que se esperan generar: buscan retirar periódicamente la utilidad, el objetivo es capitalizar un proyecto sin retirar utilidades, invertirlas en el mismo negocio o fondear a otra empresa de mi grupo. Estos planteamientos podríamos concretarlos en los siguientes casos:

  • Supuesto 1: Busco dar formalidad a mi negocio frente a terceros
  • Supuesto 2: Busco sólo organizarme entre mis socios
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi negocio
  • Supuesto 4: Busco hacer eficiente el pago de impuestos
    • Opción A: La utilidad la retiraremos periódicamente
    • Opción B: Capitalizaremos un proyecto sin retirar utilidades
    • Opción C: Invertiré las utilidades en mi giro
    • Opción D: Fondearé a otra empresa de mi grupo

Partiendo de estos supuestos y sin pretender ambiciosamente abarcar todas las opciones que nuestra legislación nos permitiría, nos remitiremos a exponer las generalidades de las figuras –societarias y contractuales- más recurridas, agregando una breve orientación dependiendo de los planteamientos antes expuestos, aclarando que no se aspira a dar una fórmula genérica aplicable a todos los casos, sino una mera orientación, ya que cada caso concreto deberá ser atendido a la medida.

Sociedad Anónima. Es la que existe bajo una denominación y se compone exclusivamente de socios cuya obligación, en principio, se limita al pago de sus acciones de acuerdo con el artículo 87 de la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM). Esta sociedad -en un personal punto de vista- a partir de la reforma de junio de 2014, se convirtió en una de las figuras societarias más completas y manejables, con la incorporación de los diferentes tipos o clases de acciones y el reconocimiento de los pactos entre socios.

Como generalidades, se constituye ante Fedatario Público, requiere al menos dos socios, no tiene capital mínimo o máximo. Sus acciones además tienen la naturaleza de títulos valor, diseñadas generalmente para que circulen libremente. Esta figura se considera adecuada para los siguientes supuestos:

  • Supuesto 1: Busco dar formalidad a mi negocio frente a terceros
  • Supuesto 2: Busco organizarme entre mis socios asignando diferentes derechos a cada clase de acción, o en su caso, admitir nuevos socios con restricciones
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi negocio

Respecto al pago de impuestos, esta sociedad no presenta ninguna ventaja particular frente a otras personas morales, ya que tributa como otras en términos del Título II de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR). Además, debemos considerar que no es recomendable si se busca retirar utilidades frecuentemente vía reparto de dividendos, ya que resultará en un pago elevado de impuestos, por lo que se recomendaría sólo para los casos de:

  • Opción B: Capitalizaremos un proyecto sin retirar utilidades
  • Opción C: Invertiré las utilidades en mi giro
  • Opción D: Fondearé a otra empresa de mi grupo

Sociedad por Acciones Simplificada. Es aquella que se constituye con una o más personas físicas que solamente están obligadas al pago de sus aportaciones representadas en acciones. Este tipo de sociedades tiene dos grandes restricciones: (i)En ningún caso las personas físicas podrán ser simultáneamente accionistas de otro tipo de sociedad mercantil si su participación en dichas sociedades les permite tener el control de la sociedad o de su administración y, (ii) El ingreso total anual de una sociedad por acciones simplificada no podrá rebasar de 5 millones de pesos, según el artículo 260 de la LGSM. Este tipo de sociedades presenta ventajas si se está iniciando un negocio debido a su rápida constitución en línea, además de ser gratuita. Esta figura se recomendaría para los siguientes supuestos:

  • Supuesto 1: Busco dar formalidad a mi negocio frente a terceros
  • Supuesto 2: Busco sólo organizarme entre mis socios sin cláusulas rebuscadas
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi negocio.

Fiscalmente, además ofrece una ventaja para tributar de conformidad con el capítulo VIII del Título VII de la Ley del ISR, en el cual, los ingresos se consideran acumulables en el momento en que sean efectivamente percibidos y tienen las mismas deducciones del Título II, aunque, en lugar de aplicar la deducción del costo de lo vendido, deberá deducir las adquisiciones de mercancías; así como de materias primas, productos en proceso o terminados que utilicen para prestar servicios, para fabricar bienes o para enajenarlos, disminuidas con las devoluciones, descuentos y bonificaciones sobre las mismas efectuadas, inclusive, en ejercicios posteriores, cuando aún no hayan aplicado dicha deducción, por lo que se considera igualmente una opción viable para el supuesto:

  • Supuesto 4: Busco obtener una ventaja en el pago de impuestos, acumulando con base a flujo. En cuanto al reparto de dividendos no se prevé un estímulo, por lo que sólo se considera conveniente para el caso de:
    • Opción B: Capitalizaremos un proyecto sin retirar utilidades y no rebaso 5 millones de pesos de ingreso anual
    • Opción C: Invertiré las utilidades en mi giro

Sociedad de Responsabilidad Limitada. Es la que se constituye entre socios que solamente están obligados al pago de sus aportaciones, sin que las partes sociales puedan estar representadas por títulos negociables, a la orden o al portador, pues sólo serán cedibles en los casos y con los requisitos de Ley, de conformidad con el artículo 58 de la LGSM. Esta sociedad es sugerida para el caso de tener negocios en el extranjero, ya que, por ejemplo, para Estado Unidos, se equipara su tratamiento a una “Limited Liability Company” o “LLC” por sus siglas, misa que se considera una entidad transparente para efectos fiscales.

Como generalidades, al igual que la Sociedad Anónima, se constituye ante Fedatario Público, requiere al menos dos socios, no tiene capital mínimo o máximo, pero, a diferencia de ésta, el capital está representado por partes sociales, misma que no se pueden transmitir libremente, sino que es necesario que se cumpla con una serie de requisitos previstos tanto en ley como en los estatutos y así se pueda perfeccionar la transmisión. Esta figura se considera adecuada para los siguientes supuestos:

  • Supuesto 1: Busco dar formalidad a mi negocio frente a terceros
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi negocio

Respecto al pago de impuestos, esta sociedad no presenta ninguna ventaja particular frente a otras personas morales, por lo que, al igual que la Sociedad Anónima, se recomendaría sólo para el caso de:

  • Opción B: Capitalizaremos un proyecto sin retirar utilidades
  • Opción C: Invertiré las utilidades en mi giro
  • Opción D: Fondearé a otra empresa de mi grupo

Sociedades Cooperativas. Es una forma de organización social integrada por personas físicas con base en intereses comunes y en los principios de solidaridad, esfuerzo propio y ayuda mutua, con el propósito de satisfacer necesidades individuales y colectivas, a través de la realización de actividades económicas de producción, distribución y consumo de bienes y servicios, siguiendo el contenido del artículo 2 de la Ley General de Sociedades Cooperativas.

Algunas generalidades a considerar, es que pueden dedicarse a cualquier actividad económica, su jurisdicción es civil, se constituye ante Fedatario Público con un mínimo de cinco socios, -mismos que deben darse de alta además ante el Instituto Mexicano del Seguro Social-, su responsabilidad puede ser limitada o suplementada y se prevé la opción de establecer fondos de reserva, de previsión social y de educación cooperativa, lo que representa una ventaja relevante para los socios en comparación con otro tipo de sociedades.

En años pasados, se ha relacionado el uso de las cooperativas con malas prácticas fiscales, debido al abuso que se les dio, sin embargo, es una sociedad que se considera propicia si estamos frente a una operación real con un manejo importante de flujo de efectivo y no se cuentan con comprobantes fiscales, ya que este tipo de sociedades permite emitir Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) de manera interna y legal. Una ventaja adicional es que se establece la obligación de consumir o utilizar los servicios de las Cooperativas respecto a sus miembros, por lo que para algunos giros representan ventas aseguradas, cumpliendo además con requisitos fiscales. Esta figura, se recomendaría para los siguientes supuestos:

  • Supuesto 1: Busco dar formalidad a mi negocio frente a terceros
  • Supuesto 2: Busco organizarme entre mis socios que nos dedicamos al mismo giro
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi negocio, manejo flujos importantes de efectivo y muchos de mis proveedores no me emiten CFDI
  • Supuesto 4: Busco hacer eficiente el pago de impuestos
    • Opción A: La utilidad la retiraremos periódicamente
    • Opción C: Invertiré las utilidades en mi giro

Fiscalmente, dependiendo del tipo de cooperativa que constituyamos, será el tratamiento fiscal que le daremos, por ejemplo, si estamos frente a una sociedad cooperativa de consumo, no son considerados contribuyentes y optativamente pueden calcular su impuesto de conformidad con el artículo 194 de la Ley del ISR, la acumulación de ingresos es al cobro, no se hace pago provisional y los rendimientos de los socios se consideran asimilados a salarios.

En materia de Impuesto al Valor Agregado (IVA), conviene resaltar que no se paga el impuesto en la enajenación de bienes muebles usados.

Sociedad Civil. Por el contrato de Sociedad Civil, los socios se obligan mutuamente a combinar sus recursos o sus esfuerzos para la realización de un fin común, de carácter preponderantemente económico, pero que no constituya una especulación comercial, (artículo 2688 Código Civil Federal). Este tipo de sociedad difiere de las mercantiles, ya que, aunque tiene un fin económico, su objetivo principal no es de lucro. Se constituye ante Notario Público –los Corredores Públicos se encuentran impedidos por ser un acto de naturaleza civil-, con un mínimo de dos socios y sus estatutos sólo podrán modificarse por consentimiento de dos terceras partes de los socios. Sus aportaciones pueden consistir en dinero, otros bienes o su industria. Estas sociedades se recomendarían en los siguientes casos:

  • Supuesto 1: Busco dar formalidad a mi negocio frente a terceros
  • Supuesto 2: Busco organizarme entre mis socios
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi negocio que no constituye especulación comercial
  • Supuesto 4: Busco hacer eficiente el pago de impuestos
    • Opción A: El remanente lo retiraremos periódicamente
    • Opción B: Capitalizaremos un proyecto sin retirar utilidades
    • Opción C: Invertiré las utilidades en mi giro

Este tipo de sociedades pueden tributar en términos del Título III de la Ley del ISR y ser consideradas “no contribuyentes” de conformidad con el artículo 79.

Asociación Civil. Cuando varios individuos convinieren en reunirse, de manera que no sea enteramente transitoria, para realizar un fin común que no esté prohibido por la ley y que no tenga carácter preponderantemente económico, constituyen una Asociación Civil, (artículo 2670 Código Civil Federal).

El objeto de estas asociaciones generalmente se relacionan con la asistencia social. Igualmente, su constitución es otorgada ante Notario Público con adscripción en el domicilio de la asociación. Una particularidad de éstas es que la calidad de socio es intransferible y los asociados pagan cuotas a fin de cumplir con el objetivo de la asociación. Esta figura se consideraría adecuada para los siguientes supuestos:

  • Supuesto 1: Busco dar formalidad a mi proyecto frente a terceros
  • Supuesto 2: Busco organizarme entre mis socios para un fin no económico
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi proyecto
  • Supuesto 4: Busco hacer eficiente el pago de impuestos
    • Opción A: El remanente lo retiraremos periódicamente
    • Opción B: Capitalizaremos un proyecto sin retirar utilidades
    • Opción C: Invertiré las utilidades en mi giro

Las Asociaciones Civiles pueden tributar en términos del Título III de la Ley del ISR y ser consideradas “no contribuyentes” de conformidad con su artículo 79.

Asociación en Participación. Es un contrato por el cual una persona concede a otras que le aporten bienes o servicios, una participación en las utilidades y en las pérdidas de una negociación mercantil o de una o varias operaciones de comercio, conforme al artículo 252 de la LGSM.  De conformidad con el artículo 253 de la misma, la asociación en participación no tiene personalidad jurídica ni razón social o denominación, sin embargo, de conformidad con el artículo 7 de la Ley del ISR, es considerada una persona moral. Esta figura, se recomendaría para los siguientes supuestos:

  • Supuesto 1:  Busco sólo organizarme entre mis socios a través de un contrato.
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi negocio, pagando impuestos como persona moral

En cuanto a pago de impuestos, esta figura, al ser considerada una persona moral, tributará en los mismos términos del Título II de la Ley del ISR,  y por tanto se recomendaría sólo para los casos de:

  • Opción B: Capitalizaremos un proyecto sin retirar utilidades
  • Opción C: Invertiré las utilidades en mi giro
  • Opción D: Fondearé a otra empresa de mi grupo

Joint Venture. Les comparto la definición genérica del Thesaurus of International Trade Terms que lo establece como “la unión de fuerzas entre dos o más empresas del mismo o de diferentes países, con el propósito de llevar a cabo una operación específica (industrial, comercial, inversión o producción)…” (ITC, 2004:18).

  • Supuesto 2: Busco sólo organizarme entre mis socios a través de un contrato.
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi negocio sólo de manera interna.

Figura que en la medida que logremos que no sea considerada una “Asociación en Participación” no tributará como persona moral, sino que cada parte del contrato tributará por sus ingresos en los capítulos que les correspondan, por lo que se considera adecuada en los siguientes casos:

  • Supuesto 4: Busco hacer eficiente el pago de impuestos.
    • Opción A: La utilidad la retiraremos periódicamente, ya que cada parte se ocupará de su utilidad
    • Opción B: Capitalizaremos un proyecto y buscaremos acuerdos por escrito

Fideicomiso. En virtud del fideicomiso, el fideicomitente transmite a una institución fiduciaria la propiedad o la titularidad de uno o más bienes o derechos, según sea el caso, para ser destinados a fines lícitos y determinados, encomendando la realización de dichos fines a la propia institución fiduciaria, de acuerdo con el artículo 381 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito. La creación de un fideicomiso es por medio de un contrato, pasado ante la fe de un Fedatario Público, consta de tres partes: el fideicomitente, el fideicomisario y el fiduciario, por el que se requiere pagar los servicios de una Institución entre las que podemos encontrar: instituciones de crédito, Banco de México, casas de bolsa, instituciones de seguros, instituciones de fianzas, almacenes generales de depósito, uniones de crédito y Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (SOFOM). A la fecha, encontraremos que son las instituciones bancarias las que monopolizan en general el mercado de esta operación de servicio. Esta figura, por demás compleja y rica en sus aplicaciones y alcance, dependerá del tipo de negocio frente al que estemos para concretizar sus beneficios. Existen tantos tipos diversos que se requiere más que un párrafo en un artículo para intentar exponerlos, razón por la cual, basta listar la figura como una posible sugerencia para los siguientes:

  • Supuesto 1: Busco dar formalidad a mi negocio frente a terceros
  • Supuesto 2: Busco organizarme entre mis socios y aportar bienes distintos
  • Supuesto 3: Busco estructurar la operatividad de mi proyecto
  • Supuesto 4: Busco hacer eficiente el pago de impuestos
    • Opción A: La utilidad la retiraremos periódicamente
    • Opción B: Capitalizaremos un proyecto sin retirar utilidades
    • Opción C: Invertiré las utilidades en mi giro
    • Opción D: Fondearé a otra empresa de mi grupo

Conclusión. Existen tan numerosas opciones previstas en la ley para poder emprender o segmentar mi negocio, que, a fin de tomar la mejor decisión, esta debe ser informada y exponerle a un asesor profesional lo que buscamos privilegiar con este proyecto. En la medida que tengamos claro el fin que perseguimos, los medios para lograrlo estarán ajustados a cada necesidad y alcanzaremos con éxito nuestros objetivos.

Print Friendly, PDF & Email

1 Comentario

  1. Lic. Saucedo, me gustó mucho su artículo, ya que explica muy claro las diferencias entre las diferentes figuras que existen para llevar a cabo una actividad comercial.
    Me quedo con una duda en cuanto a la Sociedad Civil, ya que tiene caracter económico pero no constituye una especulación mercantil ya que su objetivo no es de lucro.
    Ejemplo: Unos médicos quieren unirse para comprar un equipo que es necesario para cierto tipo de operaciones, ese equipo lo rentarian a hospitales y clínicas, pero la renta no seria la misma, pues si es para una clinica el costo seria menor para ayudar a el paciente que va ser operado para que pague menos que en un hospital. Es una manera de ayudar a personas de bajos ingresos, en este caso podrian constituir una Sociedad Civil ó sería una S. A, (Ojalá pudiera orientarme ) Muchas gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here