Ramón Alejandro Galaviz García Licenciado en Derecho y Maestro en Derecho Comercial y de la Empresa por la Universidad Panamericana campus Guadalajara, con Diplomado de Actualización del Abogado de Empresa por la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE) y socio de la firma en derecho fiscal corporativo «Degalcorp»

Iniciando con el término, el criminal compliance es una derivación del derecho anglosajón que refiere a una determinada actividad profesional que se desarrolla dentro del marco de las normas jurídicas que regulan esa actividad. No se trata del cumplimiento de una única norma o ley que le sea aplicable a la actividad principal del negocio, sino que es atender todo el campo normativo existente dentro del desarrollo de las actividades comerciales. Verbigracia, los servicios hospitalarios así como los de la construcción, son unas de las actividades que tienen numerosas normas a observar, y no me refiero solamente a leyes propiamente hablando, sino que va desde reglamentos, circulares administrativas emitidas por autoridades, reglas de carácter general hasta el fenómeno de la normalización. Debemos tomar en consideración que en el país tenemos existente normalización muy extensa, comprendidas dentro de las conocidas como normas oficiales mexicanas (NOM), que de acuerdo con la Ley Federal de Metrología y Normalización son de observancia obligatoria[1] para los sujetos o actividades a las que va dirigida, sea para productos o servicios nacionales o a importar. Son lineamientos sumamente técnicos que una ley o reglamento no pueden tener ese alcance instructivo, por ello su existencia, y subjetivo principal es la protección de la seguridad de las personas, del medio ambiente y de la protección de los usuarios. No sobra señalar la existencia de las Normas Mexicanas (NMX) y la Internacionales, tales como las ISO acrónimo de la International Standarization Organization –Organización Internacional de Estandarización- son referencias respecto a la calidad, pero de manifestar que se cumple con su contenido se sujeta el empresario a cumplirla[2].

En el terreno penal fue donde cambio todo sobre la atención de la mayoría de empresas, a partir de la entrada en vigor del Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP) en México, dónde se estableció que las sociedades o entes jurídicos son responsables penalmente, por lo que tiene la necesidad de establecer los mecanismos mínimos de forma interna que permitan prevenir que determinas personas, principalmente puestos de relevancia como directivos, gerentes hasta trabajadores, que están realizando sus actividades día con día en la organización puedan cometer delitos que traigan beneficios para la empresa. Lo que se busca es no sólo sancionar penalmente a la persona física que cometió la conducta delictiva, sino también a la persona jurídica que tuvo del resultado final del delito un beneficio económico.

Así, es como se adopten en nuestro país el criminal compliance como una herramienta esencial para que las organizaciones en prevenga y evite, en determinado momento  protegerse frente a cualquier eventualidad que pueden entrañar una sanción penal;  en muchos países su legislación contempla que una implementación de un efectivo sistema de gestión y prevención de riesgos en materia penal puede resultar elemental y determinante, pues la persona jurídica puede quedar inclusive exenta de la responsabilidad penal, y en el peor de los escenarios aún puede alcanzar una atenuante respecto a la sanción. En nuestro país lamentablemente aplica sólo el  beneficio de la atenuación de la pena, pero no hay porque lamentarnos, en una visión objetiva debemos ser conscientes que estamos ante una nueva figura que tanto el legislador como la sociedad mexicana en general, nos estamos adaptando para poder asumir de manera correcta esta figura con la finalidad de disminuir y evitar la comisión de delitos mediante el uso de personas jurídicas.

El CNPP vino hacer un cambio de paradigma en la legislación penal, que es mucho dos doctrinistas a nivel mundial no están de acuerdo en que una persona moral sea sancionada en el derecho penal opinan que debe ser una medida más que nada administrativa; sin embargo, es una medida necesaria que cada país debe adoptar de acuerdo a su idiosincrasia y estereotipo legislativo, para dar respuesta al compromiso que se tiene a la propuesta por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). De esta forma se busca aumentar la vigilancia de la actividad de la entidades, no sólo con función administrativa de los gobiernos, sino se está imponiendo una obligación de autorregulación para poderlo alcanzar. En la actualidad en nuestro país aún no se alcanzado un número importante empresarios que estén adoptando criminal compliance, es algo preocupante, aquí es el camino donde el legislador debe establecer dos aspectos muy importantes; el primero, determinar las características básicas del sistema de gestión que debe tener implementado la entidad para poder obtener los beneficios penales mencionados; y segundo, no dejar solamente la atenuación de la pena, sino que si la empresa demuestra tener un eficiente mecanismo, sea una excluyente de la responsabilidad penal.

Hoy el empresario debe tener  presente que debe de impedir a cualquier costa, la existencia, y sobre todo, el aumento de los riesgos expuestos en sus actividades colocándose por encima de los normalmente tolerados. De hecho, esta es una de las primeras etapas al comenzar con la implementación del criminal compliance.

El criminal compliance tiene dos objetos principales; el primero procurar evitar e inhibir la realización de conductas infractoras de la ley penal, esto es, crear mecanismos que impidan que sus directivos o trabajadores tengan la libertad de llevar a cabo actividades ilícitas en beneficio de la empresa; por ejemplo, creando un canal de comunicación anónimo de denuncias para poder tener más vigilantes del cumplimiento dentro de la propia entidad; y el segundo, está relacionado más al momento  cuando se produce una conducta delictiva, pues si se demuestra una actitud  de integridad y de cumplimiento de sus obligaciones legales como organización al implementar este tipo de procedimientos para tener una pronta y oportuna detección, y una eventual comunicación con las autoridades correspondientes para sancionar a los culpables. Con esto último, se busca esencialmente crear un incentivo para lograr su autorregulación, y aumentar la actividad preventiva, para así colaborar con el Estado para la prevención y represión de la comisión de delitos.

Así, el criminal compliance consiste en el establecimiento de mecanismos internos para prevenir que determinados sujetos que ocupan puestos de relevancia, así como sus trabajadores cometan delitos, los cuales sean convertido en muchas ocasiones para alcanzar sus objetivos de producción dentro de la empresa resultando esta última con un beneficio. Otro ejemplo muy claro, es entregar dádivas a los funcionarios públicos para la asignación de obras públicas o para salir una licitación a favor de la empresa.  Parece un sistema como este cumplas realmente con la función de prevención, debe tener dos condiciones y principalmente; por un lado debe estar re al mente eficaz para evitar la comisión de sus conductas delictivas dentro de las actividades normales de la empresa, y no tratarse simplemente una idea y especulativa de marketing, Y segundo, buscar un equilibrio entre el costo beneficio frente al monto del infracción, esto es debe resultar menos beneficioso cometer la infracción y asumir ese con consecuencias que implementarlo.

El programa de cumplimiento normativo es el documento interno implementado para cumplir con la normativa vigente y aplicable a las actividades de la entidad, así como para prevenir y detectar las infracciones legales que se puedan producir al  realizarlas.

Se concreta en protocolos específicos diseñados a fin de evitar, mitigar o expulsar las conductas por parte de los integrantes de la organización. Finalmente, es necesario tener una persona que sea el vigilante del cumplimiento de estos planos normativos,  aquí es donde puede entrar con Compliance Officer con una sola persona, o un Chip Compliance Officer (CCO) cuando es colegiado. Con figura se tiene el control del cumplimiento del programa y la gestión del riesgo, y se convierte en el sujeto idóneo para recibir la denuncia anónima de las irregularidades que se cometan dentro de las sequías de la empresa. Debe ser  incorpora por la dirección, estableciendo sus facultades obligaciones, prevaleciendo siempre su libre determinación por su experiencia punto y coma pero sobre todo dime tengo una jerarquía de imposición para poder hacer que se cumpla y ser el punto de confianza acercamiento de los denunciantes anónimos para Puebla acabo el cumplimiento del cobro del programa. Un tema muy importante cerrado de responsabilidad puede tener ante una eventualidad delictiva, pues no puse el poder directivos de la empresa, aunque tengo una alta jerarquía, y esto es indispensable para fuerte en el dominó suficiente para hacer una prevención efectiva de un delito, y en caso de que suceda y no se evita sólo así podría ser responsable de esta situación; también hay que tomar en consideración que el rol que desempeña debe de ser Completo en prevención y reacción pues en esa variables será medida la posible existencia una responsé a penal por omisión.


[1] Ley Federal de Metrología y Normalización: Artículo 52.- Todos los productos, procesos, métodos, instalaciones, servicios o actividades deberán cumplir con las normas oficiales mexicanas. Artículo 53.- Cuando un producto o servicio deba cumplir una determinada norma oficial mexicana, sus similares a importarse también deberán cumplir las especificaciones establecidas en dicha norma. Artículo 57.- Cuando los productos o los servicios sujetos al cumplimiento de determinada norma oficial mexicana, no reúnan las especificaciones correspondientes, la autoridad competente prohibirá de inmediato su comercialización, inmovilizando los productos, hasta en tanto se acondicionen, reprocesen, reparen o substituyan. De no ser esto posible, se tomarán las providencias necesarias para que no se usen o presten para el fin a que se destinarían de cumplir dichas especificaciones.

[2] Ley Federal de Metrología y Normalización: Artículo 54.- Las normas mexicanas, constituirán referencia para determinar la calidad de los productos y servicios de que se trate, particularmente para la protección y orientación de los consumidores. Dichas normas en ningún caso podrán contener especificaciones inferiores a las establecidas en las normas oficiales mexicanas.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here