Benjamín Serna Liogon
Licenciado en Derecho por la Universidad Panamericana, Campus Guadalajara, con Diplomado de Actualización del Abogado de Empresa por la «Asociación Nacional de Abogados de Empresa» (ANADE), y socio de las firmas de abogados fiscales y corporativos «Degalcorp Abogados» y «LegalMed»

Estamos por comenzar el mes de septiembre es el mes del testamento, pues todos los notarios del país reducirán sus honorarios hasta en 50% y ampliarán sus horarios de atención para brindar mayor atención a que todos los mexicanos cuenten con testamentos. De su denominación se puede desprender su principal función, pues mediante este acto una persona dispone sobre el destino que quiere que sigan sus bienes cuando se produzca su fallecimiento. Con lo que se evitarán futuras contiendas entre familiares sobre los bienes de la persona, y sobre todo es sumamente económico frente a los gastos que puede implicar un juicio sucesorio sin testamento.

Es un acto personalísimo unilateral, revocable y libre, por el cual una persona dispone de sus bienes y derechos, y declara su voluntad para su disposición después de su muerte. Tiene que ser por mayores de edad, por regla general, o que tengan capacidad legal de otorgarlo, tal es caso de los menos emancipados. Aquellos que no tengan la capacidad legal para hacerlo, podrán sólo hacerlo mediante un representante legal.

La doctrina clasifica los testamento de los siguiente forma, existen dos grandes clases, los ordinarios y especiales. Dentro del ordinario se encuentran:

  1. Público Abierto: es el que se otorga ante Notario Público, de conformidad con las disposiciones de las leyes de la materia. Tiene características especiales, si el testador no sabe o no puede firmar, en invidente, no sabe o no puede leer por sí mismo el testamento, o cuando por cualquier circunstancia justificada a así lo determine el Notario Público será importante la presencia de dos testigos.
  • Público Cerrado: puede ser escrito por el testador o por otra persona a su petición. El papel en que esté escrito el testamento o el sobre que lo contenga, tendrá que estar cerrado y sellado, o solicitará que sea cerrado y sellado en su presencia, y lo exhibirá al Notario Público ante testigos. No pueden realizar testamento cerrado los ciegos o las personas que no sepan o no puedan leer. Aquellos que no puedan hablar pero sí escribir, pueden otorgar este tipo de testamento pero será necesario que firmen personalmente y que en la cubierta se señale que dentro del sobre se contiene el testamento, se depositará ante el Notario Público que deba autorizarlo, levantando un acta del otorgamiento y del sobre que lo contiene.
  • Público Simplificado (puede denominarse de diferente manera): es aquél en el cual en la misma escritura de adquisición de un inmueble destinado o que vaya a destinarse para vivienda, se establece a los herederos. Esta disposición se realiza ante Notario Público.
  • Ológrafo: Es el que es escrito de puño y letra del testador, señalando lugar y fecha en que se otorga. Los testamentos ológrafos no producirán efecto si no están depositados ante el Juez de Primera Instancia del domicilio del testador para su convalidación en el plazo de cinco años contados desde el día en el que se produce su fallecimiento. Si no se presenta en este plazo, el testamento no será válido. Por otro lado, es obligación de la persona que lo conserva en su poder, presentarlo al Juzgado en el plazo de diez días desde que tenga conocimiento de la muerte del testador.

En los especiales podemos encontrar: 

  1. Privado.- Es utilizado bajo circunstancia que no permiten ejecutar uno ordinario, como puede ser cuando el testador es atacado de una enfermedad tan violenta y grave que no le permita acudir ante el Notario Público a hacer el testamento; o no haya Notario Público en la población, o juez que actúe por receptoría, o bien, sea muy difícil, que concurran al otorgamiento del testamento;.
  1. Militar: aplica en situaciones de guerra, donde cualquier militar o personal al servicio del ejército, otorgue testamento ante un oficial que tenga al menos la graduación de Capitán, o ante el capellán o médico que le asista si se encuentra enfermo o herido sobre el campo de batalla. Serán remitidos al Cuartel General y enseguida a la Secretaria de la Defensa Nacional, quien finalmente lo dispondrá al juez de primera instancia del domicilio del testador para que se cite a los herederos y demás interesados.
  • Marítimo: se realiza por quienes se encuentran en alta mar, a bordo de navíos de la Marina Nacional, sea de guerra o mercantes, se otorga durante un viaje por mar por cualquiera de los que van a bordo. Se hará ante el Comandante de la ve, y si el mercante ante el Capitán, en presencia en ambos casos de dos testigos elegidos entre los pasajeros. Debiendo asentarse en el Diario de a bordo de la embarcación, y una vez llegado a un puerto fuera del país, se buscará a la representación diplomática y se le entregará para que sea enviado a México. Tienen un validez de cuatro meses desde la fecha del desembarco.
  • Hecho en País Extranjero: los testamentos hechos en país extranjero, producirán efecto siempre que hayan sido formulados de acuerdo con las leyes del país en que se otorgaron. Es recomendable que se otorgado ante el agente diplomático que haga las veces de fedatario público en ese país.

Tenemos más tema que platicar sobre el estamento, será en una posterior colaboración que dedicaré a dar mis recomendaciones, por lo pronto no deje pasar este mes de septiembre, tenga su testamento y evite problemas futuros a sus herederos.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here