Adrián Alfonso Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos ; Diplomado en Estudios Avanzados
en Derecho Administrativo por la
Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la
Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»
Twitter: @RCEmx

Es una pretensión desde la iniciativa de reforma entregada por ejecutivo federal al Congreso de la Unión el 8 de septiembre de 2020, que se buscaba incluir las causales de revocación de autorización para recibir donativos deducibles dentro de la Impuesto Sobre la Renta (LISR), puesto que actualmente se encuentran en las Reglas de Resolución Miscelánea, además de contemplar el  procedimiento a seguir por el fisco para tales efectos.

Se incorporaría el artículo 82-Quáter en la LISR, sin alteración por la Cámara de Senadores, en el cual en su apartado A se enlistarían como causales de revocación para recibir donativos, y dará inicio al procedimiento correspondiente, siendo las siguientes:

  • Destinar su activo a fines distintos del objeto social por el que se obtuvo la autorización;
  • No expedir el comprobante fiscal que ampare los donativos recibidos o expedir, o hacerlos para amparar cualquier otra operación distinta de la donación
  • Cuando el SAT con motivo de sus facultades de comprobación o de los expedientes, documentos o bases de datos conozca cualquier hecho que implique el incumplimiento sus obligaciones establecidas para mantener la calidad de donataria autorizada;
  • Estar incluida en la lista definitiva del artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación (CFF);
  • Que el o los representantes legales, socios o asociados o cualquier integrante del consejo directivo o de administración de una organización civil o fideicomiso que haya sido revocada su autorización dentro de los últimos cinco años, formen parte de las organizaciones civiles y fideicomisos autorizados para recibir donativos deducibles durante la vigencia de esta, o
  • Estar en el supuesto del último párrafo del artículo 80 de la LISR, esto es, percibir ingresos por actividades distintas a los fines para los que fueron autorizados para recibir donativos en un porcentaje mayor al 50 % del total de los ingresos del ejercicio fiscal.

Cabe resaltar que, salvo en el último supuesto mencionado, no se otorgará nuevamente la autorización, sino hasta que no se corrijan el motivo que causó la revocación, o en su caso se pague el Impuesto Sobre la Renta que corresponda. Por tanto, en el último de los supuestos, es decir, quienes pierdan su autorización por percibir ingresos de actividades distintas mayor al 50 %, será de manera definitiva.

Ahora, en el apartado B del nuevo artículo 82-Quáter, se contempla el procedimiento para su revocación:

  • Por oficio se dará a conocer a la donataria la causal de revocación, contando con los 10 días hábiles siguientes a aquel en el que surta efectos su notificación, para ejercer lo que a su derecho convenga, aportando la documentación e información pertinente. Son admitidas toda clase de pruebas, excepto la testimonial y confesional, mismas que serán valoradas conforme al artículo 130 del CFF.
  • A partir del día siguiente en que se agote el plazo de los 10 días hábiles, la autoridad fiscal emitirá la resolución correspondiente en un plazo que no excederá de tres meses; y
  • La resolución se notificará de conformidad con las disposiciones fiscales aplicable.

Con la incorporación de las causales y el procedimiento al CFF, se deja atrás que fueran regulados a través de la Reglas de Resolución Miscelánea, irregularidad que existía desde 2007. Ahora sí, esta adecuación a la LISR otorga mayor certeza jurídica. Siempre estaba latente la interposición de un medio de defensa respecto a esta irregularidad, por violentar el principio de reserva de ley.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here