Adrián Alfonso Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública y en Derecho por la Universidad de Guadalajara;
Maestro en Impuestos por el Instituto de Especialización
para Ejecutivos; Diplomado en Estudios Avanzados
en Derecho Administrativo por la
Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la
Universidad Panamericana, Instituto de Especialización para
Ejecutivos y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»
Twitter: @RCEmx

Un contrato de adhesión es aquel en que una de las partes ha predefinido el contenido del contrato, previo trámite y autorización de alguna autoridades, y la otra parte adhiere, quien acepta con su firma lo que ahí aparece. Los contratos de adhesión tienen algunas limitaciones como son que no puede transgredir la ley; y el otro, que no puede hacer dejación de aquellos derechos que la ley declara irrenunciables. En el contrato de adhesión, la oferta la hace una de las partes conteniendo todas las estipulaciones del contrato, mismo que no acepta discusión ni regateo, la contraparte o acepta o se abstiene de contratar.

Existe una protección adicional a los contratos de adhesión, en los que se contemplan medidas de protección a los consumidores, estableciendo para su procedencia que sean expuestos mediante un trámite a una autoridad protectora de los derechos del contribuyentes, como lo es la «Procuraduría Federal de Protección del Contribuyente», quien analizará y en su caso, lo autorizará. Esto no quiere decir que los contratos sean sólo entre consumidores y empresas, también puede haber entre empresas.  El consumidor es el destinatario final de servicio. La característica distintiva del contrato de adhesión reside en el hecho de que no son ambas partes las que redactan el clausulado, sino que éste es predispuesto por una de ellas a la otra, que no puede más que aceptarlo o rechazarlo. Por ejemplo, encontramos los siguientes que están contenidos en Normas Oficiales Mexicanas (NOM) que obligan a sus destinatarios a obtener el aval de la autoridad:

CONTRATOS DE ADHESIÓN PARA LA COMERCIALIZACIÓN DE VEHÍCULOS NUEVOS. NOM) 160-SCFI-2014, Prácticas comerciales-Elementos normativos para la comercialización de vehículos nuevos:

•NOM-160 Vehículos Nuevos al Contado
•NOM-160 Vehículos Nuevos con Financiamiento a Tasa Fija

CONTRATOS DE ADHESIÓN PARA LA COMERCIALIZACIÓN Y/O CONSIGNACIÓN DE VEHÍCULOS USADOS. NOM-122-SCFI-2010, Prácticas comerciales-Elementos normativos para la comercialización y/o consignación de vehículos usados:

•NOM- 122 Consignación vehículos usados.
•NOM-122 Comercialización de vehículos usados de contado.
•NOM-122 Comercialización de vehículos usados a tasa fija.
•NOM-122 Comercialización de vehículos usados a tasa variable.

CONTRATO DE ADHESIÓN PARA EL SERVICIO DE REPARACIÓN Y MANTENIMIENTO DE VEHÍCULOS. NOM-174-SCFI-2007 (entrada en vigor 2008). Prácticas comerciales-Elementos de información para la prestación de servicios en general:

•NOM -174 Servicio de reparación y mantenimiento.

Su naturaleza no depende de que haya sido redactado por una de las partes, sino en que la autonomía de la voluntad de la contraparte queda reducida a su mínima expresión, ya sea simple aceptación, ya limitada a pequeñas modificaciones del articulado, debiendo en lo demás adherirse plenamente a lo previamente redactado. Sobre las bases apuntadas, no se debe catalogar un contrato de adhesión por el solo hecho de que esté elaborado o no en formatos o porque esté o no inscrito con esa calidad en el registro que tenga a su cargo la entidad administrativa correspondiente que regula la actividad de las entidades financieras o proveedores. El criterio adecuado para clasificarlo es el que pueda constatarse que las cláusulas esenciales fueron resultado de negociación entre las partes aunque materialmente no intervengan en la redacción; su característica de adhesión redunda en la posibilidad que tengan las partes para establecer, modificar o proponer los términos de sus cláusulas; de modo que el usuario del servicio financiero o consumidor no queda en una situación de limitarse elección, bien para aceptarlo o rechazarlo, en uso de su libertad contractual. Así lo ha establecido el Décimo Quinto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, en tesis aislada que al texto señal lo siguiente:

IUS: 2,020,581
Tesis: I.15o.C.48 C (10a.)
Época: Décima Época
Fuente: Semanario Judicial de la Federación. Publicación: viernes 13 de septiembre de 2019 10:22 h
Materia: Civil
Sala: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo: Tesis Aislada

CONTRATOS DE ADHESIÓN. SU NATURALEZA JURÍDICA. El contrato de adhesión tiene como característica distintiva que las partes no pactan en igualdad de condiciones ni tienen la posibilidad de transigir o negociar entre iguales. Por ello, es sumamente significativo que una de las partes ve limitada la autonomía de su voluntad (a la mera ‘libertad de contratar’), pues ésta se reduce a decidir si acepta o no los términos del contrato; de modo que carece de auténtica ‘libertad de contratación’, es decir, a influir de manera decisiva en el contenido y regulación de la relación jurídica que entabla. Así, la característica distintiva del contrato de adhesión reside en el hecho de que no son ambas partes las que redactan el clausulado, sino que éste es predispuesto (e impuesto a veces) por una de ellas a la otra, que no puede más que aceptarlo o rechazarlo. Es decir, la naturaleza del contrato de adhesión no depende de que haya sido redactado por una de las partes, sino en que la autonomía de la voluntad de la contraparte queda reducida a su mínima expresión, ya sea simple aceptación, ya limitada a pequeñas modificaciones del articulado, debiendo en lo demás adherirse plenamente a lo previamente redactado. Sobre las bases apuntadas, no se debe catalogar un contrato de adhesión por el solo hecho de que esté elaborado o no en formatos o porque esté o no inscrito con esa calidad en el registro que tenga a su cargo la entidad administrativa correspondiente que regula la actividad de las entidades financieras o proveedores. El criterio adecuado para clasificar un contrato de adhesión es, según se dijo, el que pueda constatarse que las cláusulas esenciales fueron producto de negociación entre las partes aunque materialmente no intervengan en la redacción o se trate de formatos impresos; la característica de adhesión redunda en la posibilidad que tengan las partes para establecer, modificar o proponer los términos de sus cláusulas; de modo que el usuario del servicio financiero o consumidor no queda en una situación de limitarse a aceptar o rechazar los términos del contrato, en uso de su libertad contractual, sino que debe haber contenidos que reflejen el ejercicio de su autonomía de la voluntad en la negociación, previa a la firma del contrato de que se trate. DÉCIMO QUINTO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.

Amparo en revisión 75/2019. Productores Unidos de Arroyo Negro, S. de R.L. de C.V. 5 de junio de 2019. Unanimidad de votos. Ponente: Francisco Javier Sandoval López. Secretaria: Martha Espinoza Martínez. Amparo en revisión 120/2019. Renán Fernández Molina. 5 de junio de 2019. Unanimidad de votos. Ponente: Neófito López Ramos. Secretaria: Alejandra Loya Guerrero.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here