De acuerdo con el artículo 183 de la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM), el los órganos de administración y vigilancia, sean unipersonales o colegiados, son quienes deben realizar las convocatorias a las asambleas generales, sean ordinarias o extraordinarias; pero, la propia ley concede también este derecho a los accionistas en los casos que a continuación se enumeran:

  • Cuando representen el 33 % del capital social y deseen tratar en cualquier tiempo un asunto en especial; aquí podrán solicitar por escrito al órgano de administración o al de vigilancia, se realice la convocatoria respectiva, la cual se deberá llevar a cabo dentro de los 15 días siguientes de conformidad con el artículo 184 de la LGSM, de lo contrario se le solicitará a la autoridad judicial, y
  • Cuando el 33 % del capital social esté representado por una sola acción, su propietario podrá convocar cuando no se hubiese celebrado ninguna asamblea durante dos ejercicios seguidos, o discutido en asambleas anteriores los temas relacionados al estudio, aprobación o modificación del informe financieros de los administradores, nombramientos, o determinación de emolumentos de administradores y comisarios, si es que no se fijaron en los estatutos, según lo prescrito por los artículos 181 y 185 de la LGSM.

Asimismo cuando faltando la totalidad de los comisarios, el consejo de administración no se llevará a cabo la convocatoria a la asamblea para la designación de un nuevo órgano de administración, cualquier accionista podrá solicitar, a la autoridad judicial competente que haga la convocatoria correspondiente con fundamento en el artículo 168 de la LGSM.

Finalmente, como reflexión de su importancia, si la asamblea general de accionistas es la voluntad de la sociedad, es un requisito indispensable convocar a los accionistas que la integran para poderse celebrar, con única excepción de omitir el acto de convocar cuando exista presencia totalitaria de sus integrantes.

Print Friendly, PDF & Email