Adrián Alfonso Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos por el Instituto de Especialización
para Ejecutivos; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la
Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana, Instituto de Especialización para Ejecutivos y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»
Twitter: @RCEmx

El días pasados el Servicio de Administración Tributaria (SAT), mediante el Buzón Tributario envió a diversos contribuyentes, desde constructores hasta profesionistas, pero lo que más llamó la atención y causo mucho impacto en redes sociales fue la de «contadores y auditores», a lo que sus colegios profesionales dieron a conocer su postura. Pero, como lo mencioné en un vídeo en nuestra plataforma de «COEMTV» y en redes mediante una nota, no necesariamente estos profesionistas, como cualquier otro, por el sólo hecho de serlo está sujeto a su inscripción y al cumplimiento, esto sólo surge cuando realice determinadas actividades.

De acuerdo con el artículo 17 de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (LFPIORPI), establece las operaciones que se consideran actividades vulnerables para este ordenamiento, y en consecuencia será necesario cumplir con las siguientes obligaciones:

  • Identificar al cliente; y en su caso,
  • Presentar avisos a la autoridad.

Para mejor precisión de las actividades que un profesionista, sin importar su tipo, deberá dar cumplimiento a lo anterior, trascribo el texto de la fracción XI del precepto señalado:

Se entenderán Actividades Vulnerables y, por tanto, objeto de identificación en términos del artículo siguiente, las que a continuación se enlistan:

XI. La prestación de servicios profesionales, de manera independiente, sin que medie relación laboral con el cliente respectivo, en aquellos casos en los que se prepare para un cliente o se lleven a cabo en nombre y representación del cliente cualquiera de las siguientes operaciones:

  • a) La compraventa de bienes inmuebles o la cesión de derechos sobre estos;
  • b) La administración y manejo de recursos, valores o cualquier otro activo de sus clientes;
  • c) El manejo de cuentas bancarias, de ahorro o de valores;
  • d) La organización de aportaciones de capital o cualquier otro tipo de recursos para la constitución, operación y administración de sociedades mercantiles, o
  • e) La constitución, escisión, fusión, operación y administración de personas morales o vehículos corporativos, incluido el fideicomiso y la compra o venta de entidades mercantiles.

Serán objeto de Aviso ante la Secretaría cuando el prestador de dichos servicios lleve a cabo, en nombre y representación de un cliente, alguna operación financiera que esté relacionada con las operaciones señaladas en los incisos de esta fracción, con respeto al secreto profesional y garantía de defensa en términos de esta Ley;

Por lo tanto, si se encuentra considerada como actividad vulnerable la prestación de servicios profesionales, sin que medie relación laboral con el cliente, y únicamente en los casos en los que se preparen estas actividades en nombre y representación del cliente.

Es importante insistir, un contador público o auditor, por sí solos, su actividad profesional no constituye una actividad vulnerable, sino únicamente cuando se realicen alguna de las previstas en los incisos de la transcrita fracción anterior. En esos casos, entonces se tiene la obligación de identificar al cliente y conservar el expediente, sólo por esas actividades. Por otro lado, es objeto de aviso cuando el profesionista lleve a cabo, en nombre y representación de un cliente, alguna operación financiera relacionada con las operaciones anteriores. Para estos efectos, el Artículo 27 del Reglamento de la LFPIORPI señala que se realiza una operación financiera cuando se lleve a cabo un acto o conjunto de actos a través de una entidad o utilizando instrumentos, monedas y billetes, de manera directa o mediante la instrucción de su cliente. En lo particular, cuando dentro de la actividad profesional se auxilie en la administración, de dónde se desprenda que firma en la chequera del cliente y expiden en su nombre cheques para realizar los pagos de sus actividades y alguna de éstas sea de las mencionadas, se encuentra obligado a presentar los avisos mensuales a la autoridad, teniendo que estar inscrito en el padrón.

En conclusión, si se recibió la invitación mencionada solicitando la aclaración dentro de los 15 días, sugiero atenderla dejando a un lado que es una invitación sin fundamentación y motivación, y analizando con mucho detenimiento si los servicios prestados se ubican en alguno de los supuestos comentados, evaluando de ser afirmativo su regularización, o de ser negativo, aun así, mediante una aclaración dar la explicación correspondiente.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here