Ramón Alejandro Galaviz García Licenciado en Derecho y Maestro en Derecho Comercial y de la Empresa por la Universidad Panamericana campus Guadalajara, con Diplomado de Actualización del Abogado de Empresa por la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE) y socio de la firma en derecho fiscal corporativo «Degalcorp»

El saldo a favor de contribuciones es el derecho que tienen los contribuyentes de recuperar las cantidades que hayan pagado indebidamente, así como las que resulten en sus declaraciones, siempre que se hayan determinado correctamente y conforme a lo previsto en las disposiciones fiscales, mismo que para efectos del hecho imponible, se genera una vez realizados los actos o actividades sujetas al gravamen, sin que sea determinante para su origen el momento de la presentación de la declaración respectiva; sin embargo, esto fue establecido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación al considerar que la declaración no es constitutiva del derecho, sino que únicamente se trata del cumplimiento formal de una obligación fiscal.  Con la adición del artículo 25, fracción VI, de la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio de 2019, se limita la compensación de saldos a favor, alejándose de la acostumbrada “compensación universal” respecto de los saldos generados a partir del ejercicio de 2019, pues sólo podrán compensarlo contra saldos a cargo del mismo impuesto que se originan.

Pero, una de las preguntas más frecuentes es ¿qué pasa con los saldos a favor generados hasta el 31 de diciembre de 2018? Procede contra cualquier impuesto propio, entonces, ¿qué procedimiento se debe de seguir para su compensación? El contenido en la regla 2.3.11. de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2019, en la cual se permiten compensar los saldos a favor generados hasta el 31 de diciembre de 2018 contra los impuestos propios, siempre que deriven de impuestos federales distintos de los que causen con motivo de la importación, los administre la misma autoridad y no tengan destino específico, incluyendo sus accesorios. También establece que se aplica la facilidad de no presentar el aviso de compensación de la regla 2.3.10., de acuerdo con la 2.3.13., siempre que se presenten las declaraciones de pagos provisionales, definitivos o anuales a través del “Servicio de Declaraciones y Pagos” a que se refiere el Capítulo 2.9. y la Sección 2.8.5., en las que les resulte saldo a cargo por adeudo propio y opten por pagarlo mediante compensación de saldos a favor manifestados en declaraciones de pagos provisionales, definitivos o anuales correspondientes al mismo impuesto, presentados de igual forma a través del “Servicio de Declaraciones y Pagos”.

Cuando se presente durante 2019 la declaración que manifieste el saldo a favor, sea cual sea su origen, no es posible compensarlo, pues el referido artículo de la ley de ingresos limita su alcance, esto es, cuando se genere un saldo a favor correspondiente al ejercicio fiscal de 2019 y posteriores, únicamente lo podrá recuperar acreditándolo contra el propio impuesto a su cargo en los meses siguientes hasta agotarlo, o solicitar su devolución sobre el total del saldo a favor. Ahora, como la existencia de su derecho se manifestó mediante una declaración presentada bajo el procedimiento del ejercicio de 2019, por lo tanto se sujetará a las regulaciones de compensación vigentes. Aplicando el siguiente Criterio Sustantivo de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, a través de su Subprocuraduría de Análisis Sistémico y Estudios Normativos emitido el 21 de junio pasado:

Así, en resumen, en el supuesto de tener un saldo a favor causado antes del 31 de diciembre de 2018, pero declarado hasta 2019 puede compensarse contra impuestos propios, siempre que deriven de impuestos federales distintos de los que causen con motivo de la importación, los administre la misma autoridad y no tengan destino específico, incluyendo sus accesorios, tal y como lo contempla la citada regla 2.3.11.

Finalmente, a manera de recordatorio, no debemos olvidar que se derogó al inicio del presente ejercicio fiscal el criterio 25/IVA/N,  sobre compensación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) contra IVA, que al final se traduce en otra limitación, pues en general se puede compensar un impuesto propio contra otro de igual naturaleza (hablando de uno originado en 2018), sólo que de periodos anteriores. Con ésta desaparición no se podrá compensar un saldo de IVA a favor de un periodo contra uno a cargo de periodos anteriores al cual se generó el saldo a favor, menos aun cuando se origina el saldo a favor en 2019. En suma, cuando en la declaración de pago resulte saldo a favor, únicamente se podrá acreditar contra el impuesto a su cargo que le corresponda en los meses siguientes hasta agotarlo o solicitar su devolución, de acuerdo con el artículo 6, primer y segundo párrafos del Código Fiscal de la Federación.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here