Mario Rizo Rivas
Contador Público Certificado y Maestro en
Impuestos. Socio Director
de Salles, Sainz–Grant
Thornton, S.C., oficina de
Guadalajara y Presidente
del Colegio de
Contadores Públicos de
Guadalajara, A.C.
Twitter: @mariorizofiscal

Siempre he creído que gran parte de los problemas que enfrenta una sociedad como la nuestra proviene de la falta de responsabilidad tanto de los individuos como de las organizaciones que la integran. Así, vivimos en un país donde siempre tendremos un pretexto para evitar hacer algo y donde siempre alguien más tendrá la culpa de lo que nos sucede, el vecino, el gobierno, los políticos, nuestros padres, nuestros hijos, etc.

Esta evasión de responsabilidades y asignación de culpas se ha convertido en la justificación de muchos mexicanos para explicar la situación en que vive cada uno de ellos. Pero, antes de seguir emitiendo juicios y para comprender mejor este fenómeno hablaré de lo que engloba el concepto de responsabilidad.

Para la generalidad de las personas, la responsabilidad es simplemente hacer lo que le corresponde al papel o función que desempeñan dentro de cada organización en la que participa. De acuerdo con la Real Academia Española, responsabilidad puede definirse como el cargo u obligación moral que resulta para alguien del posible yerro en cosa o asunto determinado, ó, la capacidad existente en todo sujeto activo de derecho para reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente. 

Sin embargo, no solo debemos asumir las consecuencias de todo lo que hacemos, sino también, de todo aquello que dejamos de hacer; es decir, debemos responder también por nuestra actitud negativa o de indiferencia ante situaciones en las que de alguna forma estamos involucrados y evadimos.

No cabe duda que cualquier sociedad funcionaría mejor si todos desempeñáramos nuestros distintos roles con responsabilidad, ¿cómo? cumpliendo con nuestros deberes:

Responsabilidad en la familia. Cumplamos con nuestras obligaciones, como padres, como hijos, como hermanos. Los hogares deben ser los primeros lugares en los que se tengan bien definidas las funciones y responsabilidades de cada uno de sus miembros, para que de la misma manera sean realizadas. Además, y como parte de sus funciones, los padres debemos enseñar a nuestros hijos las responsabilidades que tienen como parte de una sociedad.

Responsabilidad en el trabajo. Es en este ámbito donde generalmente nuestras responsabilidades están más claras y definidas, en el trabajo existen reglamentos, y descripciones de puestos donde se detallan las funciones y obligaciones de cada empleado, es necesario cumplirlas para el funcionamiento, también cada empleado forma parte de una sociedad, es el pensamiento aspiracional de cualquier organización.

Responsabilidad en la sociedad. También tenemos obligaciones y responsabilidades con la sociedad. Más allá de las que estén establecidas en los códigos y reglamentos, debemos involucrarnos en la problemáticas sociales y ser parte activa, conscientes de las consecuencias de todo aquello que hiciste o dejaste de hacer, ya que cumplas con tus responsabilidades más que dar de soluciones. El cumplimiento de estos deberes garantizaría la armonía social.

Te invito a que a partir de hoy actúes y dejes las excusas, a que dejes de quejarte y de culpar a otros de tus desgracias, a que asumas las consecuencias de todo aquello que hiciste o dejaste de hacer, y a que cumplas con tus responsabilidades más allá de lo escrito. Si todos logramos esto dentro de nuestras familias, podríamos trasladarlo a nuestros centros de trabajo y finalmente a la sociedad que formamos. De una sociedad responsable, saldrá un gobierno responsable y sólo entonces lograremos que nuestro país funcione de una mejor manera.

Necesitamos dejar de ser una sociedad que descalifica, para ser una que propone; pasar de una sociedad que reclama a una que actúa.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here