Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara;
Maestro en Impuestos por el Instituto de Especialización
para Ejecutivos; Diplomado en Estudios Avanzados
en Derecho Administrativo por la
Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la
Universidad Panamericana, Instituto de Especialización para
Ejecutivos y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»

Twitter: @RCEmx

En el comercio por lo general las operaciones se llevan a cabo a través del principio de buena fe; sin embargo, esa costumbre se ha ido desvaneciendo, cada operación o relación se busca siempre establecer la documentación contractual adecuada para establecer las reglas a seguir, para prever incumplimiento, por ejemplo.

Pero, aun sin el ánimo de agraviar el patrimonio de alguien, existen momento, con lo sucedido durante todo el 20202, un fenómeno pandémico que nadie esperábamos, a muchos empresarios afecto en su situación económica, lo que ocasionó que se incumpliera con el pago, por lo que se deben realizar las gestiones de cobro judiciales o extrajudiciales.

Ahora, después de hacer los esfuerzo os para buscar el cumplimiento, puede ser que no se pueda llevar a cabo, así entonces, no encontramos ante una cuenta incobrable, por lo que es viable deducir fiscalmente la pérdida por concepto de crédito incobrable con fundamento en los artículos 25 y 27 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Toda vez que una persona moral del conocido régimen general, acumula el ingreso correspondiente a las ventas no cobradas, la LISR en su artículo 27, fracción XV, permite la posibilidad de la deducción de la cuenta incobrable en el mes en el que se consume el plazo de prescripción, o antes si fuera notoria la imposibilidad práctica de cobro.

Respecto a las cuentas con el público en general que no rebasen de cinco mil pesos se puede deducir cuando:

  • Sea notoria la imposibilidad práctica de cobro, para lo que debe transcurrir un año a partir de la fecha en que incurrió en mora, sin haber logrado el cobro; o
  • Se consuma el plazo de prescripción. En el caso de ventas al público en general al por menor el plazo será un año a partir de la fecha de la venta, por lo que sería de acuerdo con el artículo 1043 del Código de Comercio.

En este primer supuesto, siempre resulta más benéfico deducirla al momento en que se consume la prescripción; sin embargo, para una mejor precisión del concepto de “ventas al por menor”, se recomienda considerar la tesis de rubro: COMPRAVENTA MERCANTIL, MAYOREO Y MENUDEO, PRESCRIPCIÓN, NEGATIVA EN LOS CASOS DE, publicada en la Gaceta del Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Tomo II, Segunda Parte-1, p. 176, Tesis Aislada Materia Civil, julio a diciembre de 1988.

Continuando, en el caso contenido en el inciso a) de la fracción XV del Artículo 27 de la LISR se refiere como notoria imposibilidad práctica de cobro tratándose de créditos cuya suerte principal al día de su vencimiento no exceda de 30,000 Unidades de Inversión (UDIS), cuando en el plazo de un año contado a partir de que incurra en mora, no se hubiera logrado su cobro, importe que no incluye cargos financieros generados.

Algo importante a colación, cuando existan intereses y comisiones que se pretendan deducir como parte de la cuenta por cobrar, estos debieron haber sido acumulados, de lo contrario es improcedente. Cuando se tengan dos o más créditos con una misma persona se deberá sumar la totalidad de los créditos otorgados para determinar si se no excede del monto de las 30,000 UDIS.

Lo señalado en este inciso a) será aplicable cuando el deudor del crédito de que se trate sea contribuyente que realiza actividades empresariales y el acreedor informe por escrito al deudor de que se trate, que efectuará la deducción del crédito incobrable, con la finalidad de que el deudor acumule el ingreso derivado de la deuda no cubierta. Además, quien deduzca deberán informar al SAT a más tardar el 15 de febrero de cada año los créditos incobrables que dedujeron en el año de calendario inmediato anterior.

En conclusión, los requisitos dispuestos en el inciso a) de la fracción XV, del artículo 27 de la LISR para fines de la deducción de las cuentas incobrables:

  • Informar a las sociedades de información crediticia;
  • Aviso del acreedor al deudor, cuando éste último realice actividades empresariales, que éste efectuará la deducción; y
  • Que el acreedor informe al SAT, a más tardar el 15 de febrero sobre la de los créditos incobrables deducidos.

Al respecto, el inciso b) de la fracción XV, del artículo 27 de la LISR establece que, tratándose de créditos cuya suerte principal al día de su vencimiento sea mayor de 30,000 UDIS, se atenderá cuando el acreedor haya demandado ante la autoridad judicial el pago del crédito o se haya iniciado el procedimiento arbitral convenido para su cobro y, adicionalmente se cumpla con lo previsto en el párrafo final del inciso a). Sin olvidar que, es posible  deducirlos ante una notoria imposibilidad práctica de cobro, cumpliendo con lo previsto en el párrafo final del inciso a).

Para entender mejor este inciso b), es imprescindible analizar lo resuelto por la Segunda Sala de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación, en el amparo en revisión 320/2008, de rubro: RENTA. EL ARTÍCULO 31, FRACCIÓN XVI, DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, NO TRANSGREDE EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD TRIBUTARIA (LEGISLACIÓN VIGENTE HASTA EL 31 DE DICIEMBRE DE 2007), de la que se desprende que el requisito consistente en el aviso al deudor por parte del acreedor, de la deducción a cargo del acreedor que efectuará la deducción de los créditos incobrables, tiene como propósito que este acumule el ingreso derivado de la deuda no cubierta.

Además, esta es la premisa de que parte el citado inciso a), por lo que no puede entenderse aplicable al supuesto previsto en el inciso b), dado que no comprende una obligación, por lo que la se concluye en el anterior criterio en que, sólo es aplicable a la segunda parte del párrafo final del inciso a), en cuanto a la obligación del acreedor de informar al deudor que hará la deducción, para que éste acumule el ingreso, y de informar a más tardar el 15 de febrero de cada año, de los créditos incobrables que se dedujeron en el año calendario inmediato anterior, sin afectar que el deudor realice o no actividades empresariales; es una tesis con algunos años, que en lo personal no recomiendo tomarla fundamento, sólo la expongo por su relación al tema

En consecuencia, es necesario el aviso al deudor, así como informar al Servicio de Administración Tributaria (SAT) sobre los créditos deducidos para declarar la notoria imposibilidad práctica de cobro, pues se trata de requisitos de procedencia. Esto es tomado en el Criterio Normativo emitido por el SAT “22/ISR/N Pérdidas por créditos incobrables. Notoria imposibilidad práctica de cobro”, dónde la aplicación de la autoridad establece como necesario cumplir con todas y cada uno de los requisitos establecidos en el último párrafo del inciso a) para realizar la deducción descrita en el inciso b).

Finamente, mencionaré sobre la opción del procedimiento arbitral, que es el conjunto de trámites y actuaciones que tienen lugar ante árbitro o árbitros designados, quienes comunican por escrito a las partes que aceptaron su designación para dirimir el conflicto en ésta modalidad, la que concluye con laudo, mismo que requiere su homologación judicial para poder afectar la esfera jurídica del deudor.

En este caso, es necesario que el acreedor inicie el procedimiento arbitral convenido para su cobro, así conforme a lo dispuesto por el artículo 27, fracción XV, cuarto párrafo de la LISR, se puede realizar la deducción, con el ineludible requisito de informar al SAT a más tardar el 15 de febrero.

Finalmente, es recomendable, en mi particular punto de vista que, se emita un CFDI de egreso al momento de declarar la cuenta incobrable para cancelar el efecto de ingreso y documentar esta deducción, o bien, procederían a cancelar el CFDI de la cuenta incobrable; ambas alternativas son válidas. En el dado caso que deudor eventualmente con posterioridad pague la cuenta incobrable, se deberá emitir un CFDI de ingreso para registrar ingreso.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here