José Alberto tiene un Doctorado en Ciencias Administrativas por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), catedrático activo en programas de educación superior en diversas instituciones educativas, miembro activo de la Academia de Estudios Fiscales de B.C. y de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de B.C; expositor en diversos foros profesionales en el noroeste de México y suroeste de Estados Unidos.

Las regiones fronterizas norte y sur de México, en la actualidad cuentan con dos estímulos fiscales, uno para el impuesto sobre la renta (ISR) y otro para el impuesto al valor agregado (IVA), los cuales tendrán vigencia al menos hasta el ejercicio 2024.

La región fronteriza norte (RFN) cuenta con ellos desde 2019, por el decreto publicado el 31 de diciembre de 2018, el cual entró en vigor para 2019-2020, extendiendo su vigencia a 2021-2024. En este periodo se concedieron estímulos a la región fronteriza sur (RFS) mediante decreto publicado el 30 de diciembre de 2020.

El estímulo para el ISR implica, en su aplicación, una tasa de 20%, y el estímulo del IVA, una tasa de 8%. A continuación, se mencionan tres reflexiones para optimizar dichos estímulos.

  1. Estímulos fiscales generalizados para el crecimiento económico de la región fronteriza

Los decretos exponen el crecimiento económico de las regiones fronterizas como parte de los motivos para establecerlos; sin embargo, dichos estímulos no son de aplicación general, sino que los utilizan únicamente algunos contribuyentes, pues deben solicitarse de forma expresa y cumplir ciertos requisitos para que les sean autorizados y se puedan conservar.

En las regiones fronterizas, aprovechar estos estímulos fiscales representa una ventaja frente a los competidores locales; ayuda a las empresas a ganar mercado, por ejemplo, si deciden bajar sus precios, o a generar mayores utilidades, en caso de mantener los precios.

Una manera de optimizar los estímulos fiscales sería otorgarlos de manera generalizada a todos los contribuyentes en las zonas fronterizas, incluyendo las tasas diferenciadas del ISR y del IVA, en las respectivas leyes.

Las tasas diferenciadas podrían llamar la atención de inversionistas nacionales y extranjeros para establecer sus negocios en determinadas regiones y, con ello, dar un impulso contundente a su crecimiento económico.

  1. Saldos a favor e IVA

La generación recurrente de saldos del IVA a favor es una situación que experimentan diversos contribuyentes con el estímulo de este impuesto, ya que la tasa de 8% no aplica en la importación de bienes, ni tampoco en la adquisición de mercancías a empresas mexicanas fuera de la región fronteriza.

Al adquirir o importar mercancías con 16% de IVA y venderlas en la región fronteriza con 8%, se generan saldos a favor recurrentemente, los cuales se deben gestionar para obtener su devolución, generando alta carga administrativa para las empresas, además de demorar la recuperación del flujo de efectivo por varias semanas o meses.

Para minimizar los saldos de IVA a favor, podría extenderse la tasa de 8% a las importaciones de mercancías para consumo en las regiones fronterizas respectivas, así como algún mecanismo para que los proveedores nacionales fuera de la región pudieran aplicar la tasa de 8% para aquellas mercancías que vayan a ser destinadas para consumo exclusivo en las regiones respectivas.

  1. Estímulo del IVA con periodicidad anual para optimizar su aplicación

Diversos contribuyentes establecidos en la RFN y la RFS pudieron gestionar el estímulo del IVA en las fechas fijadas, antes de que concluyera el plazo, obteniendo una vigencia de seis y cuatro años, respectivamente.

Ello a diferencia del estímulo de ISR, el cual cualquier contribuyente que tenga derecho al mismo, puede solicitarlo de manera anual.

Una medida para optimizar la aplicación del estímulo de IVA sería permitir que los contribuyentes lo solicitaran en más periodos a los originalmente pactados, preferentemente una vez al año, aunque no lo hubieran tramitado en algún año previo.

Lo anterior, sin perjuicio de las reglas particulares aplicables a empresas de nueva creación o de apertura de establecimientos en las regiones fronterizas, las cuales, igualmente, son restrictivas.

Sin duda, una optimización de los actuales estímulos fiscales en las regiones fronterizas norte y sur podría dar mayor impulso al crecimiento económico de estas zonas y, con ello, acercarse al logro de los objetivos previstos por las autoridades federales.

Nota: las ideas y opiniones expresadas en este escrito son del autor y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here