Arturo Accio Paredes Santana Licenciado en Contaduría Pública, Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho por la Universidad de Guadalajara; actualmente, es socio de la firma de consultoría “ASMX Group”.

El 30 de octubre del 2019 se aprueba por la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, la reforma fiscal para el 2020, en la que se incluyeron los cambios a la se incluyen diversas disposiciones, entre las cuales se encuentran diversos cambios en materia impositiva sobre la «economía digital», estos consisten en la adición de diversos artículos, tanto en la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR), así como la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Estas son algunas obligaciones que deben cumplir las plataformas digitales y sus usuarios, principalmente la reforma plantea que los vendedores, por ejemplo, en «Mercado Libre®», los conductores de plataformas virtuales como «Uber®» o los anfitriones de hospedajes tales como «Airbnb®», pagaran impuestos correspondiente al servicio o producto que vende, o en el caso, de demandantes y ofrecientes de distintos estos, entonces se tiene la obligación de retener el ISR generado. Adicionando al Capítulo II «De los ingresos por actividades empresariales y profesionales», del Título IV de la Ley ISR, una Sección III «De los ingresos por la enajenación de bienes o la prestación de servicios, mediante plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares», mediante la cual, las personas físicas con actividades empresariales que enajenen bienes o presten servicios a través de internet, mediante plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares, que participen en la oferta y demanda de bienes y servicios proporcionados por terceros, deberán pagar ISR por los ingresos mediante retención que efectuarán las personas morales residentes en México o residentes en el extranjero con o sin establecimiento permanente en el país, así como las entidades o figuras jurídicas extranjeras que proporcionen, de manera directa o indirecta, el uso de las citadas plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares, de acuerdo con la tabla contenida en el artículo 113-A, quedando como pagos provisionales, o en su defecto de acuerdo al nivel anual de ingresos se podrán quedar como definitivos:

  • Tratándose de prestación de servicios de transporte terrestre de pasajeros y de entrega de bienes, será del 2% al 8% de acuerdo a los ingresos percibidos.
  • Tratándose de prestación de servicios de hospedaje, será del 2% hasta el 10% de acuerdo a los ingresos percibidos.
  • Tratándose de enajenación de bienes y prestación de servicios de un .04% hasta el 5.4% de acuerdo a los ingresos percibidos.

Para lo que deberán estar inscritas en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), únicamente con el carácter de retenedor, (ii) proporcionar comprobantes fiscales a las personas físicas a las que se les hubiera efectuado la retención, (iii) efectuar el entero de la retención y (iv) tramitar la firma electrónica avanzada. Quienes deberán presentar ante la autoridad la siguiente información de sus clientes: nombre completo o razón social, clave de RFC, CURP, domicilio fiscal, institución financiera y clave interbancaria en la cual se reciben los pagos, monto de las operaciones celebradas con su intermediación durante el período de que se trate, así como la dirección del inmueble en el caso de servicios de hospedaje.

Para terminar el resumen el ISR, cabe señalar que no podrán aplicar al capítulo IV de la sección II del Título IV, «Régimen de Incorporación Fiscal», quienes presten servicios o enajenen bienes por internet, a través de las plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares, únicamente por los ingresos que perciban por la utilización de dichos medios.

En materia de IVA, las plataformas digitales estarán obligadas de acuerdo con el artículo 18-D de la Ley a lo siguiente:

  • Inscribirse en el (RFC) ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT);
  • Ofertar y cobrar, conjuntamente con el precio de sus servicios, en forma expresa y por separado el IVA;
  • Llevar un registro de los receptores de sus servicios ubicados en el territorio nacional;
  • Proporcionar mensualmente a la autoridad el número de operaciones realizadas con receptores ubicados en territorio nacional, clasificado por tipo de servicios y su precio;
  • Calcular y pagar mensualmente el IVA;
  • Proporcionar vía electrónica a sus clientes, residentes fiscales mexicanos, un comprobante de pago con el IVA separado, cuando lo soliciten; y
  • Tramitar su firma electrónica avanzada de acuerdo con el artículo 19-A del CFF.

Es importante precisar que el precepto 18-E del mismo ordenamiento, puntualiza que dar cumplimiento a lo anterior, tratándose  de re residentes en el extranjero no constituye un establecimiento permanente. En el artículo 18-J se prevé que residentes en el extranjero sin establecimiento en México que proporcionen servicios digitales como intermediarios en actividades realizadas terceros, estarán obligados a lo siguiente:

  • Publicar en su portal de internet el IVA correspondiente a las contraprestaciones;
  • Retener el 50% del impuesto a las personas físicas que enajenen bienes, presten servicios u otorguen el uso o goce temporal de bienes; o bien, el 100% cuando no proporcionen al residente en el extranjero su RFC;
  • Enterar la retención mediante declaración electrónica a más tardar el día 17 del mes siguiente;
  • Expedir CFDI de retenciones e información de pagos, dentro de los cinco días siguientes; e
  • Inscribirse en el RFC como retenedores.

Además, se les obliga a proporcionar al SAT la información de sus clientes de forma mensual a más tardar el día diez del mes siguiente.

La presente regulación en materia de ISR entrará en vigor a partir del 1 de junio de 2020, mientras que el SAT deberá emitir las reglas de carácter general a más tardar el 31 de enero de 2020; y respecto a la de IVA será hasta el 30 de Junio de 2020.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here