Roxana Yépez
Directora General de la Revista Consejero Empresarial, del Centro de Estudios del DErecho de la Empresa (CEDE) y Presidenta de la Fundación COEM, A.C.
dejecutiva@consejeroempresarial.mx

Pocos juegos de mesa hay tan conocidos como el Monopoly, creado en 1935, basado en los principios básicos que rigen el mundo de los negocios, su competitividad, y el interés por ganar la mayor suma de dinero. Por esto su similitud en cualquier empresa, y obviamente dentro del emprendimiento, tiene una serie de analogías propias de hacer negocios.

Charles Darrow su inventor, fue un emprendedor bajo muy malas condiciones económicas a nivel mundial, creó el juego durante la gran depresión, vendió 5,000 unidades a unos almacenes de Filadelfia, pero ante la inasumible éxito y la demanda de unidades traspasó el negocio a Parker Brothers. Las reglas del juego contemplan puntos en común entre el juego y la vida real en el mundo de los negocios, para mí estas son las más relevantes:

El banco manda

No es ningún secreto que, para poner en marcha un negocio con éxito, es necesario contar con el respaldo financiero adecuado. Sin acceso a la financiación, puede ser muy difícil hacer despegar tu negocio. Ahí es donde entran los bancos. Al proporcionar financiación desempeñan un papel fundamental a la hora de garantizar que las empresas puedan ponerse en marcha y crecer. Sin embargo, es importante recordar que los bancos no son organizaciones filantrópicas, siempre esperan obtener beneficios de los servicios que prestan. Por ello, siempre tienen la sartén por el mango en los tratos comerciales, ten mucho cuidado cuando se negocia un financiamiento o se asocian con una institución financiera.

Es la guerra de los negocios

En el juego, como en la vida, la competencia es feroz. Cada dinero que ganas es un dinero que alguien pierde. Tendrás muchas bajas para lograr pequeños avances en tu mercado, así que cada recurso que tienes cuenta mucho y juega un papel importante en alcanzar tus objetivos. Nadie sale ileso, toda empresa sin importar el tamaño sufrirá afectaciones en sus finanzas, por esto se deben medir bien los modelos de negocios y los riesgos que se puede presentar. Cómo en el juego y la guerra, siempre debes tener una estrategia.

No vayas demasiado rápido

En el Monopoly, si sacas en tres ocasiones seises puede acabar en la cárcel. Cuando se trata de negocios, hay mucho que decir sobre el dicho «lento y constante gana la carrera» A menudo, las prisas pueden llevar a cometer errores, y tomar las cosas con demasiada calma puede hacer que se pierdan oportunidades. El ritmo adecuado es crucial para el éxito. Ir demasiado rápido puede ser tan peligroso como ir demasiado despacio. Si vas constantemente de un lado a otro tratando de hacer las cosas, es más probable que cometas errores. Además, perderás oportunidades de establecer relaciones y conexiones. Por otro lado, si te tomas las cosas con demasiada calma, corres el riesgo de quedarte atrás con respecto a la competencia. La clave es encontrar un equilibrio entre los dos extremos y ser siempre consciente del ritmo adecuado para cada situación.

El ingreso por tu trabajo personal 

Con los el dinero que te dan cada vez que pasas por la casilla de salida, representa a una nómina, para el juego y en el mundo de los negocios eso nunca te hará rico. Si es tu meta ser empresario hay que arriesgarse y salir de la zona de confort, es fácil sentirse cómodo con el statu quo. Después de todo, ¿para qué agitar el barco cuando las cosas van relativamente bien? Sin embargo, si quieres ganar mucho dinero, tienes que estar dispuesto a asumir riesgos y salir de tu zona de confort.

Eso significa arriesgarse con nuevas oportunidades e invertir en ti mismo y en tu futuro. Puede que no sea siempre fácil, pero es lo que hay que hacer si quieres alcanzar tus objetivos financieros. Así que no tengas miedo de aprovechar nuevas oportunidades y de ir a por lo que quieres en la vida, cualquier elección que haga ser feliz es la mejor, pero esto recuerda es para quienes les llena hacer negocios.

La deuda es necesaria pero ¡piénsalo bien!

Si le debe a la banca o a un jugador más dinero del que puede obtener de tus propiedades, game over, se acaba el juego. Las empresas pueden incurrir en deudas por diversas razones, que van desde los costos de expansión hasta el bajo rendimiento de los productos. Por ello, se debe considerar cuidadosamente todas sus opciones antes de dar un paso tan drástico de endeudamiento, pues el riesgo de una equivocación puede dañar tu negociación.

Dinero llama a dinero

Cuanto más dinero posea un jugador para invertir en propiedades más fácil será ganar. En los negocios, cuanto más dinero se tenga para invertir en su crecimiento, más fácil será tener éxito. Pero, esto conlleva una responsabilidad de llevar una estrategia, y cumplirla. También, saber cuándo cambiar de rumbo o ajustar la ruta a seguir.

Sin bien estoy tomando las reglas del juego de Monopoly, por su popularidad, y sobre todo porque tiene algunas aproximaciones a la realidad dentro del mundo de los negocios. Dos aspectos son los más importantes en mi perspectiva, primero, encuentra si te hara ser feliz comenzar un negocio, ¡recuerda! Muchas ocasiones estarás completamente sólo, cansado y con incertidumbre, pero es parte del juego; y segundo, siempre ten un plan de negocio, sienta bien con esto una estrategia y a rodar los dados.

Print Friendly, PDF & Email