Adrián Sachiel Paredes Cruz
Estudiante de Derecho, en el Centro Universitario Tonalá, de la Universidad de Guadalajara. Pasante del área corporativa del la firma «PVE Consultores»

Dentro de la deducciones autorizadas que los contribuyentes pueden disminuir de sus ingresos acumulables para efectos del Impuesto Sobre la Renta (ISR), y la procedencia del acreditamiento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) por la adquisición de combustibles, encontramos como los principales requisitos los contemplados en el artículo 27 de la Ley del ISR, específicamente en la fracción III, en su párrafo segundo:

“Ser estrictamente indispensables para los fines de la actividad el contribuyente, salvo que se trate de donativos no onerosos ni remunerativos, que satisfagan los requisitos previstos en esta ley y en las reglas generales que para el efecto establezca el Servicio de Administración Tributaria”.

Además, debemos tomar en cuenta la concerniente a la comprobación documental de la erogación, que se encuentra establecida en la fracción tercera del referido precepto, que dispone que las deducciones autorizadas deban reunir los siguientes requisitos:

“Estar amparados con un comprobante fiscal y que los pagos cuyo monto exceda de $2,000.00 pesos se efectúen mediante transferencia electrónica de fondos desde cuentas abiertas a nombre del contribuyente en instituciones que para el efecto autorice el banco de México; cheque nominativo de la cuenta del contribuyente, tarjeta de crédito, de débito, de servicios, o los denominados monederos electrónicos autorizados por el servicio de Administración Tributaria.

Tratándose de la adquisición de combustibles para vehículos marítimos, aéreos y terrestres, el pago deberá efectuarse en la forma señalada en el párrafo anterior, aun cuando las contraprestaciones de dichas adquisiciones no excedan de $2,000.00 pesos”.

Así, por regla general, las erogaciones por concepto de combustibles pagadas en efectivo, pese a contar con el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) y aunque el monto sea menor de $2,000.00 pesos, no podrá ser una deducción autorizada por el simple hecho de ser pagada en efectivo.

El precepto es claro y preciso, el pago tiene que ser mediante transferencia, cheque nominativo, tarjeta de crédito, tarjeta de servicio o monedero electrónico autorizado; aunque existen algunas excepciones con tratamiento especial como es el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), respecto de aquellos que aún estén tributando en éste régimen, o en su caso, aquellos que les apliquen las facilidades contenidas en las Reglas de facilidades Administrativas del Sector Primario para 2022 (RFASP), por ejemplo.

Lo que siempre deberá cumplirse es contar con un CFDI con todos los requisitos por la adquisición del combustible, y deberá contener, además de la información de siempre, para éste ejercicio de 2022 los datos del permiso vigente emitido por parte de la CRE (Comisión Reguladora de Energía) de la estación de servicio o proveedor donde se adquiera. Por lo que, de no contar con esta última información dentro del CFDI, la erogación no reunirá con los requisitos establecidos y será rechazada como una deducción autorizada.

Print Friendly, PDF & Email