Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara;
Maestro en Impuestos por el Instituto de Especialización
para Ejecutivos; Diplomado en Estudios Avanzados
en Derecho Administrativo por la
Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la
Universidad Panamericana, Instituto de Especialización para
Ejecutivos y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»

Twitter: @RCEmx

La mayor preocupación no es la imposición de una multa por cometer la infracción de no enviar una declaración informativa, sino que en algunos supuestos las consecuencias, no hacerlo o realizarlo fuera de plazo, pueden alcanzar el rechazo de deducibilidad de algunos gastos, debido al incumplimiento de uno de sus requisitos formales

Es posible que la última reflexión sea excesiva, pero existen criterios aislados que los llegan a considerar, como son los siguientes: RENTA. PARA LA PROCEDENCIA DE LA DEDUCCIÓN DE INTERESES PAGADOS EN EL EXTRANJERO PREVISTOS EN LOS ARTÍCULOS 24, FRACCIÓN V Y 58, FRACCIÓN IX, DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, ES INDISPENSABLE CUMPLIR EN TIEMPO Y FORMA CON LOS REQUISITOS LEGALES (LEGISLACIÓN VIGENTE EN 1998), pues se considera que la presentación oportuna de la declaración informativa es un requisito de observancia obligatoria, sin el cual no se colman los extremos para su procedencia como deducción, por lo que su presentación extemporánea impide que el fisco cuente, en tiempo y forma, con todos los elementos que le permitan realizar su labor fiscalizadora. Insisto estimado lector, se trata de un criterio aislado.

Por otro lado también encontramos otra reflexión aislada, sobre la innecesaria mención del rechazo de una deducción ante su incumplimiento: RENTA. ES INNECESARIO QUE EL ARTÍCULO 24, FRACCIÓN V, DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, QUE ESTABLECE LOS REQUISITOS PARA LA DEDUCCIÓN DE INTERESES PAGADOS EN EL EXTRANJERO, SEÑALE LITERALMENTE LA CONSECUENCIA DE LA EXTEMPORANEIDAD EN LA PRESENTACIÓN DE LAS DECLARACIONES INFORMATIVAS (LEGISLACIÓN VIGENTE EN 1998), tal conclusión –de la cual no coincido- fue considerando que,  cuando se establezca dentro de los requisitos de la deducción su envío en determinado plazo, sólo podrán deducirse siempre que se proporcione en los términos contenidos en la norma. Se considera además que, tanto su incumplimiento como el cumplimiento extemporáneo tienen como consecuencia lógica y jurídica su rechazo.

La Procuraduría de la Defensa de los Derechos del Contribuyente (Prodecon) llega a una reflexión completamente correcta en un caso particular, sin duda aplicable a cualquiera análogo, al ponderar la importancia de la información frente a la implicación del rechazo de la deducción respecto de un gasto completamente respaldado. Considerando que, que la obligación de presentar puntualmente una declaración informativa no es condicionante para el surgimiento del derecho a deducir, sino que se trata de un requisito formal; pues, por el contrario, el derecho a deducir surge a partir de la realización de la erogación, siempre que se cumplan con los requisitos de fondo; en consecuencia, no puede condicionar su procedencia a la presentación oportuna de una declaración informativa. El Criterio Normativo es 7/2013/CTN/CS-SASEN (Aprobado 3ra. Sesión Ordinaria 26/03/2013 ), que señala lo siguiente:

DEDUCCIONES. VALORACIÓN INTEGRAL POR PARTE DE LA AUTORIDAD FISCAL DE TODAS LAS CUESTIONES INVOLUCRADAS AL MOMENTO DE DETERMINAR SU PROCEDENCIA, PROCURANDO OTORGAR MAYOR PREPONDERANCIA A LAS CUESTIONES DE FONDO. El artículo 29 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR), establece como derecho sustantivo de los causantes la posibilidad de deducir diversos conceptos frente a sus ingresos acumulables y, para el caso de pagos en el extranjero, el mismo ordenamiento legal señala en su artículo 31, entre otros requisitos, que para hacer deducibles dichos pagos, se debe proporcionar la información a que se encuentre obligado el contribuyente de conformidad con el artículo 86 de la LISR, en el que se prevé contar con la documentación comprobatoria en la que conste que los montos de los ingresos y deducciones se efectuaron de acuerdo a los precios que hubieran utilizado entre partes independientes en operaciones comparables; presentar la declaración del ejercicio; y, presentar la información de las operaciones que hayan realizado a través de la declaración informativa múltiple (DIM). Desde una perspectiva preponderantemente formalista, la consecuencia jurídica de incumplir con alguno de tales requisitos es la imposibilidad de llevar a cabo las deducciones. Ahora bien, esta Procuraduría considera que la obligación de presentar puntualmente los estudios de precios de transferencia así como la DIM no es condicionante para el surgimiento del derecho a deducir, sino que se trata de un requisito formal. Por el contrario, el derecho del contribuyente a deducir —si cuenta con elementos de fondo que acrediten su procedencia, conforme a los parámetros legales establecidos para tal efecto— surge a partir del gasto que haya efectuado en su operación, y no con la presentación oportuna o extemporánea de los requisitos formales. De tal manera, a juicio de esta Procuraduría, el cumplimiento extemporáneo de una obligación formal no debe ser la razón preponderante para la negación del derecho sustantivo del contribuyente a deducir los gastos efectuados, por lo que, en caso de que la autoridad fiscal cuente con los elementos idóneos para resolver el fondo de la cuestión, en aras de respetar los derechos de los contribuyentes, debería analizar de manera congruente y exhaustiva el cumplimiento sustantivo por parte del causante, atendiendo a la documentación e información proporcionada por éste, y así determinar si se cumplieron con los requisitos legales para la procedencia de la deducción solicitada.

Por lo tanto, mi primer recomendación es presentar en tiempo y forma cualquier declaración informativa, sea o no requisito para la procedencia de una deducción. En segundo lugar, en el supuesto del incumplimiento, subsanarlo lo más pronto posible, y tomar en consideración que siempre existe la posibilidad de argumentar que el rechazo de una deducción por este tipo de requisitos formales, es excesivo y desproporcional. Siempre será recomendable evitar cualquier contingencia dando cumplimiento en tiempo y forma.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here