Antonio Rodríguez López Licenciado en Derecho, Doctor en Derecho por la Universidad de San Pablo CEU Madrid, Master in Business Administration (MBA) en el IPADE Business School, Corredor Público número 42 del Estado de Jalisco, y socio director de “Antonio Rodríguez Abogados”, S.C.
Es muy común que los asesores legales, financieros, fiscales y contables de las Sociedades Anónimas sean designados como Comisarios de estas, razón por la cual hacemos ahora una reflexión sobre las características, funciones y obligaciones de esta figura.

Obligatoriedad de contar con Comisario en las Sociedades

El artículo 91 de la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM), en su fracción V, señala expresamente que en su escritura constitutiva se deberá de contener, entre otros requisitos, el nombramiento de uno o varios comisarios, por lo que resulta un requisito sin el cual no puede constituirse. El origen de la figura del Comisario proviene de la naturaleza de la Sociedad Anónima, pues en nuestra legislación está conceptuada como aquella que tiene muchos accionistas que la integran, tan es así, que el límite de la de Responsabilidad Limitada es de cincuenta socios[1], mientras que en la que objeto de estudio es ilimitado. Dicho de otra forma, dado que por su naturaleza tendría muchos accionistas, entonces se ideó la forma de protegerlos, dentro y fuera de la entidad; y fue mediante la figura del Comisario, siendo este aquel que no participa en la administración, pero que revisaría que las operaciones fueran adecuadamente realizadas en beneficio de todos.

Según la Enciclopedia Jurídica Mexicana del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, es la persona u órgano social encargada de realizar funciones de vigilancia permanente a las actividades desarrolladas en ciertas clases de sociedades, con independencia de quien ejerce la administración, en beneficio de la propia sociedad. Bien vale la pena añadir que ahora con la entrada en vigor de la Ley Antilavado de Dinero, cuyo nombre completo es Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, se requiere presentar el nombre completo del Comisario, así como su clave de inscripción al Registro Federal de Contribuyente o su Clave Única de Registro de Población como elementos de identificación, por lo que debe proporcionarse al fedatario público que la constituya para realizar los avisos correspondientes.

Los Comisarios en las Sociedades de Responsabilidad Limitada.

Si bien la figura de los Comisarios es una figura que aplica a la Sociedad Anónima, justo como se estableció en los párrafos precedentes, también lo es que el artículo 84 de la LGSM establece la posibilidad de establecer un Consejo de Vigilancia, que podrá ser formado por socios o por personas extrañas a la sociedad para las Sociedades de Responsabilidad Limitada.

Es común que en los estatutos de este tipo de entidades se establezca un Consejo de Vigilancia, pues comúnmente algunos de los socios no participan en la administración de la sociedad y es a través de este que se puede establecer una revisión de las operaciones llevadas a cabo por la sociedad.

Limitaciones para fungir como Comisarios.

Se encuentran impedidos para ser comisarios,[2] aquellos que:

  • Estén inhabilitados para ejercer el comercio;[3]
  • Los empleados de la sociedad, aquellos de sociedades que sean accionistas de la sociedad en cuestión por más de un veinticinco por ciento del capital social, ni los de aquellas sociedades de las que la sociedad en cuestión sea accionista en más de un cincuenta por ciento; y
  • Los parientes consanguíneos de los administradores, en línea recta sin limitación de grado, los colaterales dentro del cuarto y los afines dentro del segundo.

Duración en el cargo

El nombramiento es temporal y revocable, sin embargo continuarán en el desempeño de sus funciones aún cuando hubiere concluido el plazo para el que hayan sido designados, mientras no se hagan nuevos nombramientos y los nombrados no tomen posesión de sus cargos.

Obligaciones del Comisario

Por su importancia vale la pena transcribir el artículo 166 de la LGSM, mismo que a la letra señala:

Son facultades y obligaciones de los comisarios:

I.- Cerciorarse de la constitución y subsistencia de la garantía que exige el artículo 152, dando cuenta sin demora de cualquiera irregularidad a la Asamblea General de Accionistas;[4]

II.- Exigir a los administradores una información mensual que incluya por lo menos un estado de situación financiera y un estado de resultados.[5]

III.- Realizar un examen de las operaciones, documentación, registros y demás evidencias comprobatorias, en el grado y extensión que sean necesarios para efectuar la vigilancia de las operaciones que la ley les impone y para poder rendir fundadamente el dictamen que se menciona en el siguiente inciso.

IV.- Rendir anualmente a la Asamblea General Ordinaria de Accionistas un informe respecto a la veracidad, suficiencia y razonabilidad de la información presentada por el Consejo de Administración a la propia Asamblea de Accionistas. Este informe deberá incluir, por lo menos:[6]

A) La opinión del Comisario sobre si las políticas y criterios contables y de información seguidos por la sociedad son adecuados y suficientes tomando en consideración las circunstancias particulares de la sociedad.

B) La opinión del Comisario sobre si esas políticas y criterios han sido aplicados consistentemente en la información presentada por los administradores.

C) La opinión del comisario sobre si, como consecuencia de lo anterior, la información presentada por los administradores refleja en forma veraz y suficiente la situación financiera y los resultados de la sociedad.

V.- Hacer que se inserten en la Orden del Día de las sesiones del Consejo de Administración y de las Asambleas de Accionistas, los puntos que crean pertinentes;

VI.- Convocar a Asambleas ordinarias y extraordinarias de accionistas, en caso de omisión de los Administradores y en cualquier otro caso en que lo juzguen conveniente;

VII.- Asistir, con voz, pero sin voto, a todas la sesiones del Consejo de Administración, a las cuales deberán ser citados;

VIII.- Asistir, con voz pero sin voto, a las Asambleas de Accionistas, y

IX.- En general, vigilar ilimitadamente y en cualquier tiempo todas las operaciones de la sociedad.”

Es de gran importancia la obligación contenida en la fracción cuarta del artículo antes referido, pues justamente de ahí se desprende la redacción contenida en los dictámenes para efectos fiscales. Sin embargo, es aún más importante la última obligación contenida en la fracción IX, pues claramente señala que es su obligación el vigilar ilimitadamente todas y cada una de las operaciones de la sociedad.

Responsabilidad del Comisario

Los Comisarios son individualmente responsables para con la sociedad por el cumplimiento de las obligaciones contenidas en la ley, además de que en los estatutos se les pueden imponer obligaciones adicionales. Esta situación nos debería llevar a pensar más de una vez, quién es la persona idónea para ejercer el cargo de Comisario, pues con esto no es para menos, máxime que en algunas sociedades de alto crecimiento el volúmen de operaciones es mayúsculo.

Los Comisarios podrán auxiliarse y apoyarse en el trabajo de personal que actúe bajo su dirección y dependencia o en los servicios de técnicos o profesionistas independientes, cuya contratación y designación dependa de estos.

Limitaciones a la retribución del Comisario

La Ley del Impuesto Sobre la Renta vigente, establece como deducción autorizada el pago realizado a los Comisarios siempre que cumpla con los siguientes requisitos establecidos en la fracción IX, del artículo 27, que a la letra señala:

“…

IX. Que tratándose de honorarios o gratificaciones a administradores, comisarios, directores, gerentes generales o miembros del consejo directivo, de vigilancia, consultivos o de cualquiera otra índole, éstos se determinen, en cuanto a monto total y percepción mensual o por asistencia, afectando en la misma forma los resultados del contribuyente y satisfagan los supuestos siguientes:

Que el importe anual establecido para cada persona no sea superior al sueldo anual devengado por el funcionario de mayor jerarquía de la sociedad.

b) Que el importe total de los honorarios o gratificaciones establecidos, no sea superior al monto de los sueldos y salarios anuales devengados por el personal del contribuyente.

c) Que no excedan del 10% del monto total de las otras deducciones del ejercicio.

…”

Conclusión

Antes de designar a la ligera o lo que es peor, aceptar a la ligera el nombramiento de Comisario, sugerimos se lleve a cabo una revisión de las obligaciones y responsabilidades que ello conlleva, así como la existencia o inexistencia de alguna retribución, pues el cargo de Comisario resulta más que un reconocimiento a la integridad de la persona, es una responsabilidad en el cumplimiento de las obligaciones sociales, pues como lo señala el artículo 166 en su fracción novena, en conjunción al 169, ambos de la LGSM, el Comisario debe vigilar ilimitadamente y en cualquier tiempo todas las operaciones de la sociedad, de lo contrario será individualmente responsable.

  1. El artículo 61 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, establece que “Ninguna sociedad de responsabilidad limitada tendrá más de cincuenta socios.
  2. Se desprende del artículo 165 de la Ley General de Sociedades Mercantiles.
  3. Contenidos en el artículo 16 del Código de Comercio.
  4. Cabe aclarar que ahora el artículo 152 establece la posibilidad de que no se exhiba garantía alguna para asegurar las responsabilidad des de los administradores y gerentes de la sociedad.
  5. Es de notarse que la información que debe de solicitarse debe ser en forma mensual, ya que en la práctica es común el no solicitar información sino hasta que se ha terminado el ejercicio social de que se trate.
  6. Una práctica común que debemos erradicar es el de aprobar el informe del Comisario, dado que se trata de un informe independiente, dicho informe solamente debe de recibirse sin que se pretenda aprobar el contenido del mismo, pues el Comisario no va a modificar su informe por haber sido o no aprobado por los accionistas, en todo caso podría llegar a contar con responsabilidad por no hacer en forma correcta su informe, pero el mismo no debe ser aprobado como comúnmente sucede.
Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here