Adrián Sachiel Paredes Cruz Estudiante de Derecho, en el Centro Universitario Tonalá, de la Universidad de Guadalajara. Pasante del área corporativa del la firma «Degalcorp Abogados» adrian.paredes@degalcorp.com

Con el desarrollo de Internet aumentan las infracciones contra los derechos de autor, lo que determina en forma permanente la necesidad de una debida protección. El derecho de autor, y con él los autores, compositores, artistas visuales, desarrolladores de software, artistas e intérpretes, entre otros, se encuentran en una difícil situación. Pues, no sólo deben buscar las normas jurídicas en mayor protección a sus derechos, sino que debe existir su efectiva aplicación a través de las autoridades en cada país.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ha señalado que en octubre de 2004, casi 10 millones de usuarios de internet se conectaron a las redes de intercambio gratuito de ficheros de forma simultánea, y que esto no garantiza que los propios usuarios efectúan copias no autorizadas. La más reciente respuesta sobre el tema fue la aprobación de los Tratados de la OMPI de 1996 sobre derecho de autor (Toda o WCT) y derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes y productores de fonogramas (Toief o WPPT), los que se encuentran en vigencia en más de treinta Estados miembros.

La DMCA es el acrónimo de «Digital Millenium Copyright Act», es una ley de aplicación en Estados Unidos de América que, en la práctica, permite a titulares de derechos de autor en todo el mundo puedan solicitar la retirada de su contenido plagiado total o parcialmente dentro de un servidor alojado en éste país. Adicionalmente, permite acudir a los buscadores de Internet (como, Google o YouTube) para solicitarles, eliminen de sus resultados de búsqueda de todo el mundo aquellos que tienen contenido protegido.

Fue aprobada y convertida en ley por el Presidente Clinton el 28 de octubre de 1998, a través de la cual se adopta de forma doméstica en la legislación norteamericana, dos tratados internacionales de la WIPO: el «Tratado sobre copyright» y el «Tratado sobre Actuaciones y Fonogramas». También, sanciona no sólo infracción de los derechos de reproducción en sí, sino también la producción y distribución de tecnologías que permitan sortear las medidas de protección de derechos de autor. Se encuentra dividida en 5 títulos:

  • Título I. Ley sobre la implementación del Tratado de la OMPI sobre Derecho de Autor y del Tratado de la OMPI sobre Interpretación o Ejecución y Fonogramas, a la cual hicimos referencia en párrafos anteriores.
  • Título II. Acta sobre las limitaciones y responsabilidades a la violación de los derechos de autor en línea.
  • Título III. Ley para la garantía de la competencia en la reparación de ordenadores.
  • Título IV. Incluye regulación sobre las funciones de la Oficina de Derechos de Autor, la educación a distancia, las excepciones en la Ley del Copyright para bibliotecas y para la grabación de sonidos y acerca de la venta de derechos de películas.
  • Título V. Ley de protección de los diseños de los cascos de barcos, anteriormente fuera de cualquier ley sobre derechos de autor.

Entonces, con esta legislación si encuentras contenido en Google que quebranta disposiciones estadounidenses de protección de los derechos de autor, le puedes enviar una notificación de infracción para que revise el contenido, y en caso de proceder, inmediatamente active su bloqueo, retirada o simplemente restrinja el acceso al contenido. Ahora, también se puede presentar una contranotificación para que Google vuelva a restablecer contenido que hubiera retirado o inhabilitado el acceso al mismo.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here