Adrián Alfonso Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; cursa el Especialidad en Gestión de
Riesgos, Fraude y Blanqueo por Ealde Business School; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»
TikTok: @consejeroempresarial
Twitter: @RCEmx

Los robos y asaltos pueden tener un gran impacto en las empresas, tanto por los daños materiales que se producen como por las posibles lesiones de los empleados. Además, estos sucesos también pueden tener un impacto significativo en la determinación de impuestos.

Es importante que los contribuyentes conozcan las posibles implicaciones fiscales de estos sucesos para asegurarse de que están debidamente preparadas para hacer sus determinaciones dentro del cálculo de impuestos. Para lo anterior, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha establecido el criterio normativo 18/ISR/N sobre cómo manejar la deducción de estas pérdidas por caso fortuito o fuerza mayor, tanto de efectivo como de bienes, que textualmente específica:

Criterio normativo

18/ISR/N Deducción de pérdidas por caso fortuito o fuerza mayor.

A. Una pérdida de dinero en efectivo derivada de un robo o fraude podrá ser deducida en los términos del artículo 25, fracción V de la Ley del ISR, como caso de fuerza mayor siempre que se reúnan los siguientes requisitos:

  I.   Que las cantidades perdidas, cuya deducción se pretenda, se hubieren acumulado para los efectos del ISR, y

  II.   Que se acredite el cuerpo del delito. Para ello, el contribuyente deberá denunciar el delito y contar con copia certificada del auto de radicación, emitido por el juez competente. Dicha copia certificada deberá exhibirse a requerimiento de la autoridad fiscal.

Las cantidades que se recuperen por seguros, fianzas o responsabilidades a cargo de terceros se acumularán de conformidad con el artículo 18, fracción VI de la Ley del ISR.

El contribuyente volverá a acumular las cantidades deducidas conforme al presente criterio en el caso de que la autoridad competente emita conclusiones no acusatorias, confirmadas, en virtud de que las investigaciones efectuadas hubieran indicado que los elementos del tipo no estuvieren acreditados y el juez hubiere sobreseído el juicio correspondiente.

En los casos en los que no se acredite la pérdida de dinero en efectivo, robo o fraude, la cantidad manifestada por el contribuyente como pérdida deberá acumularse, previa actualización de conformidad con el artículo 17-A del CFF, desde el día en que se efectuó la deducción hasta la fecha en que se acumule.

B. En caso de que la pérdida de bienes a que se refiere el artículo 37 de la Ley del ISR derive de la comisión de un delito, el contribuyente para realizar la deducción correspondiente deberá cumplir con el requisito a que se refiere la fracción II del apartado A anterior.

Por lo tanto, tomando su contenido podemos establecer que el tratamiento de una pérdida de dinero en efectivo derivada de un robo o fraude es deducible conforme a lo estipulado conforme al artículo 25, fracción V de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR), al tratarse como caso de fuerza mayor, condicionado a que se reúnan los siguientes requisitos:

1.       Que las cantidades perdidas, cuya deducción se pretenda, se hubieren acumulado para los efectos del ISR;

2.       Presentar la denuncia o querella correspondiente, de acuerdo a la presunta conducta delictiva cometida, conservando copia certificada del auto de radicación, emitido por el juez competente, la cual se deberá de presentar a requerimiento de la autoridad fiscal.

En el caso de una recuperación (bien sea por seguros, fianzas o responsabilidades a cargo de terceros) en la afectación patrimonial, se acumulará de conformidad con el artículo 18, fracción VI de la Ley del ISR, de manera parcial o total de acuerdo a lo que acontezca al respecto al importe recuperado, al cual, de acuerdo con el Criterio  Normativo, se le aplicará previamente la actualización correspondiente de conformidad con el artículo 17-A del Código Fiscal de la Federación (CFF), desde el día en que se efectuó la deducción hasta la fecha en que se acumule.

Muy importante, también será acumulable bajo el referido fundamento, en el caso de que la autoridad competente emita conclusiones no acusatorias, confirmadas, en virtud de que las investigaciones efectuadas hubieran indicado que los elementos del tipo no estuvieren acreditados, y el juez hubiere sobreseído el juicio correspondiente.

Así, si en estos dos supuestos no se acredita la pérdida de dinero en efectivo o la que se derive por robo o fraude, la cantidad manifestada por el contribuyente como pérdida (deducción), deberá acumularse previa actualización de conformidad con el artículo 17-A del CFF.

Ahora, para casos de la pérdida de bienes a que se refiere el artículo 37 de la Ley del ISR derivada de igual manera mediante la comisión de un delito, para realizar la deducción correspondiente deberá tener presentar la denuncia o querella correspondiente, según corresponda, y contar con copia certificada del auto de radicación.

En conclusión, debido a que se trata del menoscabo en el patrimonio de un contribuyente por alguna conducta ilícita, el tratamiento de inicio será una deducción, cumpliendo con los requisitos mencionados; y tener presente que, en caso de alguna recuperación de su afectación, ésta será un ingreso acumulable para el ISR.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here