La discriminación es una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o inmerecido a determinada persona o grupo, el cual en México lamentablemente es un problema recurrente, convirtiéndose en el día a día de muchas personas. Aunque actualmente se encuentre prohibida la discriminación por la Constitución y el artículo 4 de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación (LFPED). Parafraseando el párrafo quinto del artículo primero de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, en donde queda prohibida la discriminación dejando en claro que ningún tipo de discriminación es aceptada, pero seguimos viendo que en la mayoría de las veces tenemos son tan frecuente este tipo de comportamientos que nos insensibiliza. Muchas personas en el país la han padecido, con conciencia o sin saberlo, y a su vez, también en algún momento la hemos propiciado intencionalmente o sin saberlo. Lo anterior, demuestra que esta práctica se ha naturalizado a un nivel de insensibilidad social, ahora, con legislación mencionada se ha empezar a establecer planes de acción para erradicarlo.

La discriminación laboral, consiste en la existencia de un trato diferente o injusto por parte del empleador con algunos de trabajadores por algún o algunos rasgos personales. La discriminación en el trabajo puede ocurrir desde la búsqueda de empleo hasta estar dentro del centro de trabajo. A pesar de que LFPED estipula que es ilegal que un empleador discrimine o maltrate a un empleado, bien sea por su raza, color, origen nacional, sexo, orientación sexual, lugar de origen, religión, nacionalidad, edad o discapacidad; las circunstancias han aumentado en la actualidad, ahora es bastante común conocer de casos de esta índole en que se ha llegado a aceptar la discriminación por el  origen étnico, la condición social o económica, la condición de salud, el embarazo, la lengua, las opiniones, e incluso, hasta el estado civil.

Y aunque se han tomado medidas para erradicar este tipo de situaciones resulta complicado enfrentarla de algún modo de la actividad económica, pues hasta el punto de interponer una demanda laboral, actualmente resulta algo conflictivo, llegando al punto en que preferimos el silencio por miedo a no conseguir empleo posteriormente, haciendo que los esfuerzos por terminar y erradicar estar practicas no se logre. Las consecuencias de la discriminación laboral incluyen; desigualdad en los salarios a pesar del cargo que se desempeñe, menos oportunidades de capacitación y acoso sexual. Como consecuencia de las conductas discriminatorias pueden producir varias reacciones en el trabajador, que pueden ir desde la resignación hasta el enfado, lo que afecta  al ambiente laboral y el desenvolvimiento de las ocupaciones, y en algunos casos mayores crea miedo e inseguridad en el trabajador afectándolo de maneras nocivas.

Cabe señalar que hay una delgada diferencia entre discriminación laboral y criterios de selección de los empleados, pues la labor de la empresa es ajustar sus criterios de búsqueda y sustentarlos bajo lo establecido la Ley, procurando satisfacer sus necesidades, sin discriminar de ninguna forma, simplemente buscando lo que mejor se adapte a la empresa. La discriminación laboral se podría dividir en:

  • Discriminación laboral directa: la cual sucede cuando se minimiza a una persona por su condición social, creencias, ideales y cultura, lo cual evita que se desarrolle en un buen ámbito laboral, las mujeres  sufren más este tipo de discriminación.
  • Discriminación laboral indirecta: esta se ve más en los requisitos, que forman parte de ofertas laborales, existentes en el mercado, un ejemplo claro es cuando se pide una buena apariencia física, y muchas veces, sin importar los conocimientos que posea creando una imposibilidad para conseguir empleos a un porcentaje significativo de la sociedad.

En la actualidad existe una gran cantidad de campañas de información para promover la igualdad de géneros en los espacios laborales; sin embargo, no ha sido lo suficientemente efectiva ya que los niveles de despidos injustificados hacia mujeres en su mayoría siguen aumentando, así como también la falta de reconocimiento a tiempo de los méritos alcanzados esto no les permite avanzar en el organigrama de la empresa.

Todos y cada una de las personas que han pasado por éste tipo de situaciones, tienen el derecho de denunciar éste tipo de actos; y aunque no es una práctica muy común por miedo no enfrentar este tipo de situaciones por miedo a ser tachado como una persona problemática, es importante hacer algo al respecto, para que poco a poco desaparezcan aquellas empresas que incumplen con el trato digno. La legislación trata de solventar las necesidades de la sociedad, y este caso de la discriminación no es la excepción, pero es algo que necesita más que una ley o norma para lograr ese cambio, depende más del cambio cultural, tanto en la sociedad como en cada una de las personas,  sólo así se tendrá el poder para erradicarla.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here