Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; cursa el Especialidad en Gestión de
Riesgos, Fraude y Blanqueo por Ealde Business School; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»

adrianparedes@consejeroempresarial

En los últimos años ha aumentado la preocupación por el potencial de la inteligencia artificial (IA) para ser utilizada con fines nefastos o desinformación masiva. Un área particular de preocupación es su uso para generar lo que se conoce como imágenes y vídeos «ultra-falsos», veremos qué son las imágenes y los vídeos de esta naturaleza irreal, cómo se crean y por qué todos, y en especial, las empresas deben estar atentos a ellos.

Las imágenes y los vídeos ultra-falsos se crean utilizando técnicas basadas en la IA que implican la superposición de rasgos humanos en el cuerpo de otra persona -y/o la manipulación de sonidos- para generar una experiencia humana realista. Estas imágenes y vídeos pueden ser increíblemente realistas, hasta el punto de que puede ser difícil incluso para los expertos decir que no son reales.

Como se menciona en la Revista de OMPI (Organización de Mundial de la Propiedad Industrial) del mes de Junio de 2022: El término “ultrafalso” se refiere a una técnica basada en la IA, que procesa imágenes y sonidos y que entraña la superposición de rasgos humanos en el cuerpo de otra persona -y/o la manipulación de sonidos- para generar una experiencia humana realista. El actor Val Kilmer perdió su característica voz en 2015 a causa de un cáncer de garganta, y la tecnología de ultrafalsos de Sonantic se utilizó recientemente para que Kilmer pudiera “hablar”.

Como se puede apreciar, la tecnología necesaria para crear imágenes y vídeos de este perfil se ha hecho cada vez más accesible en los últimos años, gracias al auge de plataformas de IA como TensorFlow y PyTorch. Con estas plataformas, cualquier persona con conocimientos básicos de codificación puede crearlos utilizando modelos preentrenados.

Las empresas deben ser conscientes del alcance de estos contenidos porque pueden ser utilizados para difundir información errónea sobre sus productos o servicios. Por ejemplo, imagine que un competidor crea un vídeo en el que se muestra a una persona que utiliza el producto con resultados negativos, y en el supuesto de que ese vídeo se hiciera viral, podría dañar considerablemente su reputación. Por lo tanto, es importante vigilar en Internet cualquier mención de su marca, productos o servicios para identificar y responder rápidamente a cualquier información engañosa que pueda estar difundiéndose, y tomar la medidas para contrarestarlo.

En los Estados Unidos, la situación legal respecto a este tipo de contenido avanza con rapidez en responder en la protección de los negocios ante posibles campañas de contenido falso su perjuicio. En noviembre de 2020, en la ciudad de Nueva York se promulgó una ley que prohíbe expresamente el uso de “la réplica digital de un artista fallecido” en contenidos audiovisuales durante 40 años después de la muerte del artista, si ese uso es “susceptible de inducir a error al público en el sentido de que fue autorizado”, que tiene su antecedente una producción de las últimas palabras de fallecido chef internacional Anthony Bourdain de su documental Roadrunner, dónde el director de la película al emplear esta tecnología para generar tres líneas de su voz, reconoció la viuda del chef, Ottavia Bourdain, no haber dado su consentimiento para ese uso.

En fin, a medida que la inteligencia artificial se hace más accesible, aumenta la posibilidad de que se utilice indebidamente para crear imágenes y vídeos falsos. Las empresas, y en general todas la personas, como blancos de ataque de estos contenidos creados, por lo que debemos ser conscientes de esta posibilidad para poder vigilar Internet en busca de información falsa o engañosa sobre su empresa o sus productos. Al hacerlo, se puede ayudar a proteger la reputación y evitar posibles daños.

Print Friendly, PDF & Email