Ana Gabriela Fonseca Reyes
Estudiante de Derecho en  la Universidad de Guadalajara. Asistente de la Dirección de la Firma «PVE Consultores, S.C.»

Una marca es un signo que distingue a un servicio o producto de la gama de ofertas existentes en un mercado. Cuándo los potenciales clientes la tienen identificada cada vez que van a adquirir un bien o servicios siempre la buscarán. Por lo que su registro se convierte una venta competitiva.

Ahora, con el actual ritmo de avance tecnológico con el estamos, no resulta tan sorprendente,  que una marca local de un momento a otro tenga un impacto internacional.

La mayoría entiende que su registro obedece a generar un derecho de exclusividad, pero, no todos comprenden la territorialidad que genera su inscripción ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) sólo dentro del país.

Eso se le conoce como el principio de territorialidad, dónde el derecho de exclusividad de una marca solo es válido hasta las fronteras del país en donde  registro. Pero, con la historia no hemos dado cuenta de la existencia de abusos y engaños para los titulares de las marcas, pues existen terceros que tramitan y obtienen su exclusividad dentro de otra nación.

No se puede hablar de una marca global en la actualidad, pero tenemos el Protocolo de Madrid, instrumento que ofrece a los propietarios de una marca la posibilidad de extender su protección en varios países, a través de un proceso administrativo simplificado.

Debido a la adhesión de nuestro país en 2012 en el Protocolo de Madrid, se permite al titular de una marca registrada o en trámite, presente una solicitud de certificación internacional ante el propio IMPI, para obtener la protección en alguno o algunos de los más de 120 países que conforman el tratado.

Según el portal del IMPI, los costos para iniciar el procedimiento de certificación internacional son los siguientes:

  • Por el estudio de certificación de la solicitud internacional cuando México sea oficina de origen; por cada clase es el importe de $1,191.21 pesos mexicanos más el Impuesto al Valor Agregado; y
  • Por la transmisión o presentación de solicitudes, peticiones u otros documentos correspondientes a trámites internacionales ante la oficina internacional es el pago de $801.24 pesos más el Impuesto al Valor Agregado.

Finalmente, estamos ante una solución práctica y costo eficaz para registrar y gestionar marcas en todo el mundo. Como se explicó, basta con presentar una única solicitud y el pago de los derechos mencionados para solicitar protección internacional.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here