Luis Eduardo López Santana Licenciado en Contaduría Pública por la Universidad de Guadalajara, Maestrante de Impuesto por Instituto de Especialización de Ejecutivos, S.C. y Consultor Fiscal Master de la firma “PVE Consultores, S.C.”

Como todos los años, durante el mes de febrero los patrones están obligados a revisar su siniestralidad y presentar la «Declaración Anual de la Prima de Riesgo», para poder determinar si mantienen la misma prima, o si se modifica, tanto positiva como negativamente. Esta información debe ser presentada ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) mediante la declaración anual donde se informe el resultado. De conformidad a lo establecido en el artículo 74 de la Ley del Seguro Social (LSS), los patrones registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tienen la obligación de revisar anualmente su siniestralidad laboral, para determinar según el reporte de incapacidades, si permanecen en la misma prima del seguro de riesgos de trabajo, se disminuye o aumenta. Previo a la realización del cálculo, es vital que se verifique el estado que guardan los riesgos de trabajo sufridos en el periodo comprendido del 1 de enero y el 31 de diciembre de año pasado, a fin de incluir únicamente los terminados y evitar la procedencia de una rectificación por parte del IMSS que conllevaría el desembolso de actualizaciones, recargos y multas.

Estamos comenzando febrero, y es fundamental que se presente la Declaración Anual de Riesgos de Trabajo. Es una obligación aplicable a toda clase de empresa bien sean grandes o pequeñas, sea de persona física o moral, incluso unidades económicas como “Contratos de Asociación por Participación y Fideicomisos Empresariales”, pues es una realidad que  siempre existen la posibilidad latente de que se presente el riesgo de algún accidente, para esto, los patrones deben dar a conocer esa incidencia mediante la Prima de Riesgo del Trabajo, la cual se establece de acuerdo al grado de siniestralidad o peligrosidad, por supuesto siempre que se tenga a los  trabajadores inscritos en el IMSS.

Cuando se inscriben por primera vez los patrones ante el IMSS o al presentar un cambio en sus actividades, deben de identificar la prima de riesgos media con la cual cotizarán el ramo de riesgos de trabajo, de acuerdo a la actividad o giro, primero deben ubicarse en la clase, de acuerdo al grupo y fracción señalados en el catálogo de actividades  en el artículo 196 del Reglamento de la LSS, una vez ubicada la clase, nos pasamos a la tabla del artículo 73 de la misma Ley, que contiene las primas medias de riesgos, con la que cotizará durante el primer ejercicio de actividades y deberá revisar anualmente la siniestralidad presentada en un año completo, conforme al período y plazo que señale el reglamento, para determinar si permanecen en la misma prima, o bien, se disminuye o aumenta. La tabla de clase de prima media es la siguiente:

Prima media Por cientos
Clase I 0.54355
Clase II 1.130658
Clase III 2.59844
Clase IV 4.65325
Clase V 7.58875

Partiendo en su inicio, o de cuando se cambió de actividad, se debe elaborar  cada año la declaración anual de riesgos de trabajo, para saber conocer con que prima continuaremos el siguiente año.

La multa por la no presentación equivale al importe de 20 a 210 veces la Unidad de Medida y Actualización

Al efecto el artículo 32, fracciones II y III del Reglamento de la LSS en materia de Afiliación, Clasificación de Empresas, Recaudación y Fiscalización (RACERF) establece que, la siniestralidad se obtendrá con base en los casos de riesgos de trabajo terminados durante el periodo comprendido entre el primero de enero y el treinta y uno de diciembre del año de que se trate, y los patrones deberán presentar al IMSS la nueva prima de riesgos durante el mes de febrero, hasta el día veintiocho, misma que estará vigente del primero de marzo de dos mil trece al veintiocho de febrero de dos mil catorce. Cabe señalar que de conformidad a lo establecido en la LSS no se tomarán en cuenta para la siniestralidad de las empresas, los accidentes que ocurran a los trabajadores al trasladarse de su domicilio al centro de labores o viceversa (en el trayecto). Un riesgo de trabajo inicia cuando el trabajador que ha sufrido un accidente laboral o presenta síntomas de una enfermedad profesional, y acude ante el IMSS para su atención médica, y se considera que terminó cuando el propio IMSS emite el dictamen de alta por riesgo de trabajo, o en su caso el dictamen de incapacidad permanente o de defunción por riesgo de trabajo.

Patrones exentos
Los patrones que no se encuentran obligados a presentar la declaración anual de la prima en el seguro de riesgos de trabajo (DAPSRT) son los que se encuentren en las siguientes hipótesis:

  • Que sus operaciones no cubran el período anual del primero de enero al treinta y uno de diciembre de 2017, en el caso de la declaración del año que transcurre, si el patrón se dio de alta después del primero de enero de 2017 o cambiaron de actividad; en este caso su empresa es colocada en la prima media de la clase correspondiente a la actividad que realiza y por ende, debe cotizar con ella hasta cumplir el año calendario necesario para aplicar la fórmula y efectuar el cálculo de la prima de riesgo acorde con su siniestralidad.
  • Que la prima de riesgos de trabajo calculada en el año sea la misma a la del ejercicio inmediato anterior.
  • Que no hubiese tenido trabajadores por más de seis meses, ni presentado el aviso de baja patronal correspondiente; y
  • Que en el ejercicio a determinar, se hubiese presentado una baja y posteriormente un alta con la misma actividad, y hubiesen transcurrido más de seis meses entre ambos movimientos.

Es preciso señalar que las empresas de menos de diez trabajadores, podrán optar por presentar la DAPSRT o cubrirán las cuotas del seguro de riesgos de trabajo con la prima media de su clase, de conformidad al artículo 72 de la LSS último párrafo; sin embargo, si desean presentarla, pueden efectuar el cálculo correspondiente y presentarla. El no tener ninguna siniestralidad es una buena causal para obtener una reducción de la prima, reduciendo sus costos, en cuyo caso debe presentar su declaración. No presentarla por el hecho de no tener siniestralidad, sólo es buena idea cuando nuestra siniestralidad es la más baja, pero si superior, es interesante reducirla.

Varios registros patronales
En el caso de que la DAPSRT la tenga que presentar un patrón con varios registros patronales, si estos se encuentran en un solo municipio, deberán considerar los incidentes laborales ocurridos en el año, al personal de todos sus registros patronales o centros de labores, y en el caso de que se localicen en diferentes municipios, el patrón deberá calcular la prima por cada registro patronal, de conformidad a lo establecido en el artículo 32, fracción VIII del RACERF.

Fusión
Para los casos de fusión de sociedades, de conformidad al artículo 28, fracción IV del RACERF, la fusionante deberá proporcionar la información relativa a los riesgos de trabajo terminados en el último periodo anual previo a la fusión. Cuando la fusión no implique cambio de clase, pero la empresa fusionada y la fusionante tuvieren primas diferentes, las cuotas del seguro de riesgos de trabajo deberán cubrirse con base en los casos concretos de riesgos de trabajo terminados en el último periodo anual de la fusionante y la fusionada. Cuando la sociedad fusionante haya cambiado de clase se colocará en la prima media de su clase con la que cubrirá sus cuotas hasta que cumpla un año natural completo.

Escisión
Para lo correspondiente a la escisión de empresas, el mismo artículo 28 pero en su fracción V del RACERF, establece que si la sociedad escindente se extinguió por efectos de la escisión, esta deberá manifestar su baja al IMSS, y las sociedades escindidas se ubicarán en la prima media de la clase que les corresponda, conservando dicha prima hasta que hayan completado un periodo anual del primero de enero al treinta y uno de diciembre. Para el caso de que la escindente no se haya extinguido por efectos de la escisión, y no le implique cambio de actividad, esta continuará con la misma clasificación que tenía hasta antes de la escisión y las empresas escindidas se ubicarán en la prima media de la clase que les corresponda, de acuerdo a la actividad a la que se dediquen, conservando dicha prima hasta que hayan completado un periodo anual del primero de enero al treinta y uno de diciembre.

Procedimiento de presentación
Para poder calcular la prima de riesgo debemos multiplicar la siniestralidad de la empresa por un factor de prima y al producto se le sumará el 0.0050, conforme a la siguiente fórmula:

Prima = [(S/365)+V*(I+D)]*(F/N)+M

Dónde:

S = Total de días subsidiados a causa de incapacidad
/ = Símbolo de división
365 = Número de días naturales del año
V = 28 años, duración promedio de vida activa de un individuo sin accidentes o incapacidades
* = Símbolo de multiplicación
I = Suma de porcentajes de incapacidades permanentes parciales y totales, divididos entre 100
D = Número de defunciones
F = 2.3, que es el factor de prima
N = Número de trabajadores promedio expuestos al riesgo
M = 0.0050, que es la prima mínima de riesgo

A manera de paréntesis, te recuerdo que las “operaciones” tiene un orden de para resolverla como en el caso de la fórmula de éste cálculo, pues surge la pregunta ¿qué parte tendrías que calcular primero? ¿empiezas por la izquierda y vas hacia la derecha? o ¿de derecha a izquierda? Recuerda que ¡si lo calculas en el orden equivocado, tendrás una respuesta equivocada! Es importante seguir algunas reglas para hacer cálculos, y son: (i) Primero las cosas entre paréntesis; (ii) luego, exponentes como potencias o raíces cuadradas; (iii) siguen la multiplicación y división con el orden de izquierda a derecha; y (iv) finalmente, adición y sustracción, también de izquierda a derecha.

Estando en su primer ejercicio de cálculo o cambio de actividad, se debe aplicar la prima media de la clase que le corresponda, de acuerdo con el Catálogo de Actividades, al salario base de cotización de cada trabajador, esto es de acuerdo a la tabla antes mostrada:

Prima media Por cientos
Clase I 0.54355
Clase II 1.130658
Clase III 2.59844
Clase IV 4.65325
Clase V 7.58875

La prima de riesgo determinada sólo podrá aumentarse o disminuirse hasta el 1%, con respecto a la prima del año inmediato anterior, comenzando su aplicación desde el 1 de marzo hasta el último día de febrero del año siguiente; así como tampoco podrá ser menor al 0.50% o mayor a 15.00%. Los riesgos de trabajo a considerar en su cálculo son aquellos que efectivamente se encuentren terminados entre el 1 de enero y 31 de diciembre que son aquellos en los que el trabajador accidentado:

  • Tener el alta médica y declarado apto para continuar sus labores;
  • Se inicie una incapacidad permanente parcial o total; y
  • En caso de fallecimiento cuando suceda.

No se considerarán las incapacidades derivadas de accidentes en trayecto, que son los accidentes ocurridos en el traslado del domicilio del trabajador, al centro de labores. Para determinar el número de trabajadores expuestos al riesgo (N), se suman el total de días cotizados por todos los trabajadores, sin considerar las faltas ni las incapacidades, y al resultado se le divide entre 365. Los días subsidiados a causa de incapacidad (S), se tomarán únicamente los casos terminados durante el período comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre, con la totalidad de los días subsidiados, aunque correspondan a otros ejercicios. Los días subsidiados por incapacidad temporal a consecuencia de una recaída, sin importar el tiempo y lugar en que ésta se presente, computan para la siniestralidad de la empresa donde ocurrió el riesgo de trabajo, pero no como un nuevo accidente de trabajo terminado. Para determinar la prima de riego a través del SUA, la empresa debe verificar que todos los certificados de incapacidad temporal, los dictámenes de alta por riesgo de trabajo (ST-2) y las incapacidades permanentes o de defunción (ST-3) estén debidamente capturados, a efecto de que el cálculo sea idéntico al que realice el Instituto con los datos con que cuenta.

Cuando un trabajador presta servicios a dos patrones a la vez, obviamente el siniestro se imputa a uno solo, al que se le estaba prestando servicios en el momento del accidente; mientras, que para el otro, si bien es cierto no tiene repercusiones sobre el tema si tendrá la ausencia por imposibilidad de asistir de su colaborador. Ahora bien, es importante conocer las obligaciones de ambos patrones ante un evento como este.

Obligaciones del empleador donde ocurrió el riesgo de trabajo

  • Si omitió afiliar al trabajador siniestrado, pagar las indemnizaciones correspondientes.
  • Comunicar al Instituto el riesgo de trabajo sufrido y tomar en cuenta el riesgo de trabajo en la determinación de su prima de riesgo.
  • Pagar al trabajador, la diferencia salarial existente entre el salario nominal y el salario base de cotización (SBC), cuando el primero sea superior al tope de 25 veces la Unidad de Medida y Actualización.
  • Capturar en el SUA los certificados de incapacidad temporal.

Obligaciones del empleador donde no ocurrió el riesgo de trabajo

  • Considerar los certificados de incapacidad temporal para el trabajo, para justificar las faltas, aun cuando no estén a nombre de éste patrón, pues son la constancia que se no está en condiciones de prestar su servicio.
  • Registrar en el SUA los certificados de incapacidad temporal para el trabajo del colaborador accidentado como de enfermedad general.

Preferentemente se debe enviar por Internet a través de IDSE (IMSS desde su empresa) utilizando la firma digital NPIE (Número Patronal de Identificación Electrónica), pero cabe la posibilidad de realizarlo en ventanilla. Entonces tenemos las dos posibilidades:

  • De manera impresa: Deberán utilizar los formatos CLEM-22, «Determinación de la prima en el seguro de riesgos de trabajo derivada de la revisión anual de la siniestralidad» y CLEM-22-A, «Relación de casos de riesgos de trabajo terminados».
  • Vía electrónica: Captura los datos generales de la empresa y la siniestralidad laboral en las plantillas respectivas de la aplicación, calcula y genera el nuevo archivo electrónico (.SRT), siguiendo las instrucciones contenidas en la Guía para el trámite en ventanilla.

No lo olvide, se pude efectuar su presentación fuera de término, dado que el sistema del IMSS lo permite, y no seremos sujetos a multas mientras sea espontanea, es decir, si es por voluntad propia a menos que sea tras una intimación del organismo.

Sanciones
De conformidad a lo establecido en los artículos 304-A, fracción XV y 304-B, fracción IV de la LSS, el IMSS podrá sancionar a los patrones que omitan presentar la DPSRT o lo hagan extemporáneamente, con datos falsos o incompletos. El patrón podrá ser sujeto a sanciones, y a que el propio Instituto les determine la prima de riesgo correspondiente. La multa equivalente al importe de 20 a 210 veces la Unidad de Medida y Actualización. Es importante resaltar que, si omitimos un dato o se comete una equivocación, se presentará por escrito la Declaración corregida ante la Delegación correspondiente, con un escrito mencionando el motivo de la complementaria; en dos copias para presentación y la otra de acuse de recibido para el resguardo del patrón, conjuntamente con los papeles de trabajo que den lugar a dicha determinación.

Conclusión
Nos encontramos con una obligación con el IMSS, por lo que en primero orden debemos llevar a cabo un cumplimiento, de lo contrario como se explicó se puede ser acreedor a una sanción económica. Además, no se puede pasar por alto que estar en supuesto de no presentación de la declaración lo conveniente es no hacerlo, en los casos de estar en posibilidad legal y material de realizarla, siempre es recomendable hacer el cálculo y evaluar la conveniencia y procedencia de hacerlo en beneficio de la reducción de los costos de las empresas. Como mención final, en los últimos años se ha presentado algunos problemas con la plataforma del Instituto, por lo que es recomendable su más pronta elaboración y presentación, para evitar riesgos.

Fecha de vencimiento del próximo jueves 28 de Febrero

La declaración se presentará a más tardar el día último del mes de febrero, y la prima obtenida tendrá vigencia desde el primero de marzo del año siguiente a aquél en que concluyó el período de cómputo y hasta el último día de febrero del año subsecuente, en este caso será a partir del 1 de marzo de 2019 al último día del mes de febrero de 2020.

Print Friendly, PDF & Email

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here