Julieta Beatriz Cacho Rodríguez Maestra en Derecho Fiscal, y Asociada en práctica corporativa dentro de la firma Ruiz Consultores.
Twitter: @RuizConsultores

Sin lugar a duda, una de las mayores preocupaciones de las empresas es cumplir con la presentación de la declaración anual. Sin embargo, una vez transcurrido el plazo para que las personas morales cumplan con esta obligación existe, a la par, otra obligación corporativa para las sociedades mercantiles: la de cumplir con la celebración de una Asamblea Anual Ordinaria de Accionistas.

La Asamblea Ordinaria se debe llevar a cabo, por lo menos, una vez al año dentro de los cuatro meses posteriores a la clausura del ejercicio social; es decir, a más tardar en el mes de abril. Esto tiene como objetivo principal discutir y, en su caso, aprobar el informe de los administradores sobre la situación financiera de la sociedad, así como del comisario en su caso.

Conocer la situación financiera de la sociedad, así como los informes de los administradores; permite a los socios tomar decisiones pertinentes para la operación de la empresa.

Es obligación de los administradores de la sociedad rendir informes a los socios sobre la situación financiera de la empresa; por lo tanto, al celebrar estas asambleas se cuenta con el documento jurídico idóneo para soportar una buena gestión del administrador al ser aprobada por los socios o accionistas y así evitar posibles responsabilidades personales de quien se desempeñe como administrador.

Además de la responsabilidad personal de los administradores, que pudiera generarse por la omisión de estas asambleas, el artículo 19 de la Ley General de Sociedades Mercantiles establece que la distribución de utilidades sólo podrá hacerse después de que los socios o accionistas hayan aprobado los estados financieros que arrojen.

Por ello es importante contar con el documento soporte que aprueba los estados financieros, con ello evitarás que las autoridades fiscales pongan en duda que el ingreso de los accionistas es efectivamente un reparto de utilidades y, en su caso, dar el tratamiento fiscal adecuado cuando los dividendos o utilidades que provengan de la cuenta de utilidad fiscal neta (CUFIN) y no se esté obligado al pago de impuesto.

Adicionalmente, en esta Asamblea Anual se recomienda nombrar o ratificar a los administradores, comisarios y apoderados de la sociedad; con el fin de asegurar que sus nombramientos se encuentren vigentes y surtiendo plenos efectos o bien, que se revoque cualquier tipo de facultades a las personas que ya no pertenecen a la sociedad y evitar que hagan un mal uso de ellas.

Como podemos ver, celebrar esta Asamblea Anual en tiempo y forma brinda muchas ventajas a la empresa, contar con salud corporativa es un factor determinante cuando la empresa quiere solicitar financiamientos, realizar fusiones, adquisiciones o cualquier reestructura corporativa,  además es importante estar preparados para cualquier revisión de las autoridades fiscales o conflictos que pudieran surgir entre los mismos accionistas o socios, regularizar nuestras sociedades brinda tranquilidad y transparencia a las operaciones realizadas por la sociedad y por sus administradores.

Fuente: http://www.ruizconsultores.com.mx/sabes-por-que-es-importante-celebrar-la-asamblea-anual-ordinaria/

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here