La obligación de participar las utilidades a los trabajadores de una empresa emana del artículo 123, apartado A, fracción IX de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pero existen algunos patrones o centros de trabajo exceptuados de la obligación de repartir utilidades, de conformidad con el artículo 126 de la Ley Federal del Trabajo (LFT), siendo las siguientes:

  • Empresas de nueva creación, durante el primer año de funcionamiento.
  • Empresas de nueva creación, dedicadas a la elaboración de un producto nuevo (calificado por la Secretaría de Economía), durante los dos primeros años de funcionamiento.
  • Empresas de nueva creación, de la industria extractiva, durante el período de exploración.
  • Instituciones de asistencia privada, reconocidas por las leyes, que con bienes de propiedad particular ejecuten actos con fines humanitarios de asistencia, sin propósitos de lucro y sin designar individualmente a los beneficiarios.
  • El IMSS y las instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia.

Las empresas que tengan capital menor al que fije la Secretaría del Trabajo y Previsión Social por ramas de la industria, previa consulta con la Secretaría de Industria y Comercio. Dicha Secretaría establece que quedan exceptuadas de la obligación de repartir utilidades las empresas cuyo capital y trabajo generen un ingreso anual declarado al Impuesto Sobre la Renta no superior a $300,000, de acuerdo a la resolución publicada en el Diario Oficial de la Federación del 19 de diciembre de 1996.

No encontrarse en alguno de éstos supuestos, y de tener un resultado con utilidades para los trabajadores, existe la obligación de repartirla conforme la establece la misma LFT.

Print Friendly

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here