El valor en aduana de las mercancías se conforma por el valor de transacción (que es el precio pagado por el importando por las mercancías) más gastos efectuados en el extranjero, llamados «incrementables». Dicho valor en aduana es la base gravable para el Impuesto General de Importación y el Derecho de Trámite Aduanero, la suma de todos ellos resulta la base gravable para el Impuesto al Valor Agregado en importación. Entonces, dejando para otro momento estos últimos elementos, el criterio que resuelve la Segunda Sección de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Administrativa se basa sobre la comprobación del valor de la mercancías, señalando los elementos documentales adecuados, que de ser aportados por el contribuyente-importador al momento del trámite de importación, la autoridad está impedida para determinarlo con algunos de los métodos de valoración establecidos en el artículo 71 de la Ley Aduanera. Por ejemplo, la factura comercial es el documento idóneo para demostrarlo, pues con esta se advierte el pago total que por las mismas efectuó de manera directa al vendedor. Se trascribe el texto íntegro del referido criterio jurisprudencial:

LEY ADUANERA
VIII-P-2aS-233
IMPUESTO GENERAL DE IMPORTACIÓN. LA FACTURA, EL CERTIFICADO DE ORIGEN, EL CONTRATO DE COMPRAVENTA, ENTRE OTROS, SON DOCUMENTOS IDÓNEOS PARA ACREDITAR EL VALOR DE TRANSACCIÓN DE LAS MERCANCÍAS PREVISTO EN EL ARTÍCULO 64
DE LA LEY ADUANERA.-
De conformidad con lo establecido en el artículo 64 de la Ley Aduanera, la base gravable del impuesto general de importación es el valor en aduana de las mercancías, siendo este el valor de transacción, entendiéndose el mismo como el precio pagado, siempre que concurran las circunstancias del diverso 67 de la misma ley y estas se vendan para ser exportadas a territorio nacional, pues en caso de que no se reúnan las mismas la base gravable del impuesto general de importación deberá estarse a lo previsto en el artículo 71 de la citada Ley, es decir, atendiendo a los métodos de valoración, los cuales son: I. Valor de transacción de mercancías idénticas; II. Valor de transacción de mercancías similares; III. Valor de precio unitario de venta; IV. Valor reconstruido de las mercancías importadas; y V. Valor determinado con mayor flexibilidad; en ese sentido, si el contribuyente en su carácter de importador demuestra ante autoridad aduanera mediante la exhibición de la documentación idónea el valor de transacción de las mercancías declarado
en el pedimento de importación, como lo son, entre otros, la factura, el certificado de origen, el contrato de compraventa, la constancia de pago, la carta de confirmación del pago, entonces, la autoridad aduanera no debe determinar el valor de transacción de las mercancías en términos del artículo 71
de la Ley Aduanera, al no actualizarse dicho supuesto.

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 2109/14-03-01-2/2089/14-S2-09-03.- Resuelto por la Segunda Sección de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, en sesión de 7 de diciembre de 2017, por unanimidad de 5 votos a favor.- Magistrado Ponente: Alfredo Salgado Loyo.- Secretario: Lic. Carlos Augusto Vidal Ramírez.
(Tesis aprobada en sesión de 25 de enero de 2018)

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here