A partir del 1 de julio comenzará a ser obligatorio el uso del CFDI versión 4.0, por lo cual los contribuyentes deben emitirlos con sus datos actualizados acorde a los manifestados en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), en caso de que estén incorrectos  actualizarlo, pues de lo contrario no podrán timbrarlos.

En el caso de los CFDI tipo “N” para la nóminas, muchos patrones están solicitando a los trabajadores su Constancia de Situación Fiscal (CSF) de manera directa y como única alternativa, lamentablemente complicando el escenario para todos. Si bien es cierto, es el único elemento con el que pueden tener certeza de los datos en el RFC de sus trabajadores, también cierto es que tiene otras alternativas antes de enviar a sus trabajadores a la Administraciones Desconcentradas de Servicios al Contribuyente.

Antes de lo anterior, el empleador tiene la posibilidad de validar los datos de sus colaboradores, y así aquellos que se encuentran correctos no tienen nada más que hacer, y sólo aquellos que arrojen errores tendrán que buscar otras alternativas. La primera será emplear el aplicativo “SAT ID”, si bien es cierto tiene fallas también lo es que en muchos casos ha funcionado correctamente, así de esta aplicación pueden obtener su contraseña y así obtener su CSF.

No obstante lo anterior, en caso de no lograrlo, en definitiva el trabajador tendrá de acudir al Servicio de Administración Tributaria, sin cita, para que la obtengan. De acuerdo con el artículo 29 A del Código Fiscal de la Federación (CFF), los recibos que se emitan incompletos no podrán ser acreditables ni deducibles para el receptor, esta es la importancia de tener lo datos correctos para poder timbrarlos.

A pesar de las solicitudes de diversos organismos de profesionistas y empresariales para una prórroga, el SAT no está considerando otorgarla, por lo que todos los que aún no han emigrado a la nueva versión deben acelerar este proceso para evitar problemas en su emisión a partir del 1 de Julio.

Print Friendly, PDF & Email