Emilia Sofía Núñez Flores
Estudiante de Derecho de la Universidad de Guadalajara. Pasante en el área fiscal de Rofa Legal & Tax.
www.rofa.com.mx

El registro de marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) concede ventajas comerciales a cualquier negocio. El registro no solamente protege la identidad comercial y el uso exclusivo, sino que concede derechos para reclamar cualquier uso no autorizado. 

Sin embargo, previo a la concesión del registro, la solicitud se somete a un minucioso análisis realizado por el IMPI, en el que verifica el cumplimiento a los requisitos legales y la inexistencia de impedimentos conforme a la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial. Usualmente, el pronunciamiento para obtener el registro de marca tiene una duración de cuatro a seis meses. En la práctica, es común que el registro de una marca se rechace, a pesar de que su titular la ha utilizado públicamente durante esos meses. 

Derivado del largo tiempo de espera sobre la viabilidad del registro de marca, es recomendable que su titular se asesore de un profesional para realizar un estudio viabilidad antes de ingresar el registro.

El estudio primero debe clasificar la marca en una de las 45 clases de productos y servicios que engloba la Clasificación NIZA. Una vez determinada la clase correspondiente, se debe evaluar la existencia de similitudes fonéticas con denominaciones que se encuentren dentro de la misma clase. Aun cuando una denominación sea fonéticamente igual o similar al de una marca vigente, el impedimento existirá solamente si pertenecen a la misma clase. Finalmente, el estudio deberá abordar cualquier otro de los posibles impedimentos previstos en la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial.

El impedimento más común para registrar una marca es la similitud fonética a una marca vigente en la misma clase. Por lo tanto, el detalle del estudio debe valorar cada uno de los expedientes denominaciones fonéticamente similares. Aspectos como la vigencia de la marca pueden dar lugar a que una marca fonéticamente similar no sea un impedimento para conseguir el registro, incluso si está en la misma clase. El estudio de viabilidad también revelará razones que han ocasionado rechazos a personas que han intentado registrar marcas similares.

Consecuentemente, para obtener una seguridad jurídica, ahorrar tiempo y evitar rechazos de registro, resulta altamente recomendable determinar con anticipación si el registro de la marca es viable a través de un estudio previo que detecte cualquier impedimento para la concesión de la marca. Adicionalmente, para elevar la probabilidad de contar con una marca registrada al final del proceso, es recomendable ingresar registros de una o dos denominaciones adicionales, con independencia de que nunca se hayan utilizado. De este modo, se tendrá la certeza de que, en esa misma ventana de seis a ocho meses, se contará con al menos una marca registrada.

Print Friendly, PDF & Email

1 Comentario

  1. Clara, concisa y muy digerible para el lector toda la información, gran artículo!!

    ¡Felicidades Emilia!

Comments are closed.