Siguiendo con la deducibilidad de inversiones, especialmente tratándose de la destinada al transporte, ahora nos encontramos con el tema de las motocicletas o bicicletas, mismas que en la actualidad son consideradas como una solución de movilidad en las grandes ciudades y como elementos importante para la disminución de la contaminación.  

Hasta antes de la adición de la fracción XIV del artículo 34 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) publicada en Diario Oficial de la Federación el día 30 de noviembre de 2016, nos enfrentábamos a la disyuntiva de aplicar, un porcentaje de deducción anual equivalente al 10% como si fuese otras actividades no especificadas de acuerdo con la fracción XIV del artículo 35 de la Ley, o bien, aplicar el 100%, en virtud de que no hay uno definido para las motocicletas o bicicletas. Con ésta adecuación de manera precisa se establece que para estos activos fijos su porcentaje de deducción es del 25% anual.

Esto es aplicable a personas morales y las personas físicas con actividad empresarial o que trabajen por honorarios, siempre y cuando se contemple que  son esenciales para realizar sus labores, para generar ingresos. Para el caso de una persona física será cuando la empleé para transportarse a su trabajo, o si su actividad está relacionada con su uso, como podría ser el caso de un repartidor o un mensajero. Así sucede para las personas morales, pues cuando las adquiere para que sus empleados realicen sus labores, como en la prestación del servicio de mensajería.

El costo de la motocicleta o bicicleta será deducible al 100%, pues no existe ninguna limitación expresa respecto a su monto original de inversión.

Print Friendly, PDF & Email

1 Comentario

  1. Entonces el fundamento para aplicar el 25% anual por el 100% de su costo sería la fracción XIV del Artículo 34 de la LISR; aunque en dicha fracción se haga mención de que la propulsión sea a través de baterías eléctricas recargables.

    Agradeceré sus comentarios por favor,ya que deseamos aplicar la deducción del 25% anual, y tener el fundamento para defenderlo ante la autoridad del SAT, ya que nos encontramos en una revisión con la misma.

    Gracias y saludos!

Comments are closed.