Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; cursa el Especialidad en Gestión de
Riesgos, Fraude y Blanqueo por Ealde Business School; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»

TikTok: @consejeroempresarial
Twitter: @RCEmx

Al abordar el tema de las cláusulas shoot-out en los pactos de socios los que participan dos personas, existe siempre la posibilidad  de tener un empate en la toma de decisiones en situaciones donde la relación se encuentra ante circunstancias insuperables, donde lamentablemente, sólo resta la liquidación de la sociedad, o en su caso, determinar que adquiere la totalidad de la empresa, haciendo a un lado para efectos didácticos la limitante en cuanto al número de socios den una entidad. Anticipo una disculpa estimado lector, el uso de los agilísimos no es por apariencia, debido a que mucha de la literatura que encontrará sobre estos temas está en idioma inglés, considero importante emplearlos para facilitar su estudio.

De inicio, los asesores deben concientizar a los futuros socios de este tipo de difíciles eventualidades, y que tienen que contemplarlo sin tener miedo de poner en peligro sus relaciones de confianza dentro de cláusulas especiales, un punto sumamente importante establecer el mecanismo para encontrar la resolución de los posibles conflictos entre las partes en momento inconciliables. Es obvio, que en una sociedad de más de dos personas es más fácil llegar a un acuerdo que en las que la participación es igual, esto es, de 50% cada una, pues indiscutiblemente prevalecerá el empate en cualquier decisión; y aún en entidades con participación de más de dos socios, se pueden dividir en dos grupos o fuerzas con iguales intereses, este tipo de  cláusulas shoot-out son una buena herramienta de solución.

Este tipo de pactos significan que en el caso de conflicto entre los socios que llegan a deadlock situaction, decimos en español “un punto muerto”, no quedando más remedio para solucionar el conflicto que las partes se acuerdan en un mecanismo en el que una parte propone a otra parte vender o adquirir la participación, o en su defecto liquidar la entidad. Pero en esta ocasión nos quedamos con una entidad que se pretenda continuar, pero los socios no pueden continuar conviviendo en un mismo. En todos los casos, siempre será solo un socio (o un grupo de socios enfrentados y paritarios que representen la mitad del capital), quien o quienes se quedarán al frente y en propiedad de la empresa después de todo, y su contra parte le será pagada su participación.

@consejeroempresarial

#fiscal #fyp #impuestosmexico #parati #abogado #hacklife #emprendimiento #sharkstank #estudiantesdederecho #abogadofiscalistas

♬ sonido original – Consejero Empresarial

Una cláusula shoot-out viene precedida del trigger event, bloqueo societario ocasionado por un conflicto insuperable o irreconciliable, que se origina cuando los socios no puedan llegar a un acuerdo su relación dentro de la dirección de la sociedad, por ejemplo. En mayoría de los casos se estipulan los temas que deberán ser tratados y resueltos con una decisión unánime, principalmente, sobre la reorganización, cambio de objeto social, transformación de tipo societario disolución, emisión de nuevas acciones, aumento del capital autorizado, entre otros de importancia sustancial.

Una vez presentado el trigger event, se recomienda estipular un periodo para negociaciones acompañado con un tiempo razonable para cooling off o un enfriamiento, como decimos “se calmen las aguas un poco”.

Insisto, se puede seguir una de las vías aceptadas en el periodo de negociación, pero podría ser que enseguida, ante la falta de un acuerdo, se procedería a disolución y liquidación de la sociedad, como ocurre en muchas jurisdicciones. Pero, la esencia de este mecanismo es dar un ultimátum mediante el cual se obliga a las partes proceder a las negociaciones antes de ejercer la forzosa, permitiendo salir de la sociedad de forma rápida sin necesidad de alguna sentencia judicial, y lo mejor sin afectar la operatividad del negocio por su pronta solución, existen algunas variantes, por ejemplo, menciono estas dos como las más usuales:

  1. Ruleta rusa. En este modelo una parte ofrece a la otra comprar o vender sus participaciones a precio que considere justo y la otra puede aceptarla o rechazarla, favorece que se proponga un precio justo porque la parte que inicia la propuesta al no saber si comprará o venderá, siempre propondrá el precio más adecuado.
  2. Conocido como Texas shoot-out o Mexican shoot-out, tiene dos variantes bajo la misma fórmula dónde la oferta más alta es la que adquiere se obliga a pagar y la otra a vender en esas condiciones. La primera consiste en que un socio ofrezca al otro comprar sus acciones por un precio establecido, después puede bien aceptar la oferta o bien rechazarla, y acto seguir, también tiene derecho a proponer un precio más elevado, para que socio inicial repita lo mismos, es una especie de subasta hasta ver quien paga más; lo importante es establecer un porcentaje de incremento razonable, por ejemplo un 15% en cada subida de precio. La otra variante de este tipo de pacto, se lleva a cabo a sobre cerrado por cada socio un importe de oferta, estando obligado el de la oferta más elevada a adquirir otro socio en esas condicione su parte, es recomendable designar aun fedatario público, o nombrar a un tercero para revisar el procedimiento.
  3. Este surge después de efectuarse una valoración de las acciones mediante la fórmula que se convenga, pudiendo ser por los socios o convenientemente que sea determinada por un experto independiente designado por los socios. Cuando se pretende poner en acción, quien desea ponerla en funcionamiento se lo comunica al otro, y ambos podrán ofrecer ese valor determinado o aumentarlo, ganado la oferta más alta ofrecida en sobre cerrado; pero, también puede suceder que ninguno esté interesado o en posibilidades de adquirir, en cuyo caso habrá que acudir a otro mecanismo de desbloqueo.

Cabe señalar que en nuestro derecho mexicano, como el de muchas latitudes, existen obstáculos que puedan influir la ejecución plena de tales cláusulas, por lo que es recomendable establecer y dotar de las mayores formalidades para dar mayor certeza de la operación.

Otras medias, que de acuerdo el problema y características del negocio, pueden funcionar es acordar la posibilidad de llevar a cabo una separación de los socios mediante una escisión; otra sería llevar una liquidación, no es la opción preferida, pero lo cierto es que pactar de antemano el reparto y la valoración de la empresa minimiza en cierta medida el impacto o daños de no llevarse a cabo, pero debe ser la última alternativa, pues supone la extinción de la sociedad y de las operaciones de la entidad, haciendo a un lado el principal fin de este tipo de acuerdo, que es evitar conflicto, y en caso de existirlo ser un mecanismo de solución para que siga en funcionamiento el negocio.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here