Es Licenciado en Derecho y con Especialidad en Medios de Control Constitucional «Universidad Mesoamericana», Maestro en Derecho con especialidad en Fiscal por «Universidad Ibero campus Tijuana»; actualmente cursando la Maestría en Impuestos en el «Instituto de Especialización para Ejecutivos»; y Socio-Director Jurídico de la firma «MD Consultores de Negocios». Twitter: @RaulM_D

Es un nuevo año y tenemos que hacer un recuento de las acciones que las autoridades fiscales han emprendido con propósitos intimidatorios y recaudatorios que han impactado seriamente en la operación y economía de los contribuyentes. Una de las mas recurrentes y que se ha hecho temida por los contribuyentes es la facultad de verificar los domicilios fiscales, misma que se desprende de un programa nacional que instaurado el Servicio de Administración Tributaria (SAT), que se fundamenta en los numerales 27 y 41-B del Código Fiscal de la Federación, que disponen:

Artículo 27. Las personas morales, así como las personas físicas que deban presentar declaraciones periódicas o que estén obligadas a expedir comprobantes fiscales digitales por Internet por los actos o actividades que realicen o por los ingresos que perciban, o que hayan abierto una cuenta a su nombre en las entidades del sistema financiero o en las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, en las que reciban depósitos o realicen operaciones susceptibles de ser sujetas de contribuciones, deberán solicitar su inscripción en el registro federal de contribuyentes, proporcionar la información relacionada con su identidad, su domicilio y, en general, sobre su situación fiscal, mediante los avisos que se establecen en el Reglamento de este Código. Asimismo, las personas a que se refiere este párrafo estarán obligadas a manifestar al registro federal de contribuyentes su domicilio fiscal; en caso de cambio de domicilio fiscal deberán presentar el aviso correspondiente dentro de los diez días siguientes al día en el que tenga lugar dicho cambio, salvo que al contribuyente se le hayan iniciado facultades de comprobación y no se le haya notificado la resolución a que se refiere el artículo 50 de este Código, en cuyo caso deberá presentar el aviso previo a dicho cambio con cinco días de anticipación. La autoridad fiscal podrá considerar como domicilio fiscal del contribuyente aquél en el que se verifique alguno de los supuestos establecidos en el artículo 10 de este Código, cuando el manifestado en las solicitudes y avisos a que se refiere este artículo no corresponda a alguno de los supuestos de dicho precepto. Las personas morales y las personas físicas que deban presentar declaraciones periódicas o que estén obligadas a expedir comprobantes fiscales por los actos o actividades que realicen o por los ingresos que perciban, deberán solicitar su certificado de firma electrónica avanzada. En caso de que el contribuyente presente el aviso de cambio de domicilio y no sea localizado en este último, el aviso no tendrá efectos legales. El Servicio de Administración Tributaria, mediante reglas de carácter general, podrá establecer mecanismos simplificados de inscripción al registro federal de contribuyentes, atendiendo a las características del régimen de tributación del contribuyente.

“….”

Artículo 41-B. Las autoridades fiscales podrán llevar a cabo verificaciones para constatar los datos proporcionados al registro federal de contribuyentes, relacionados con la identidad, domicilio y demás datos que se hayan manifestado para los efectos de dicho registro, sin que por ello se considere que las autoridades fiscales inician sus facultades de comprobación.

De lo anterior se desprende que esta facultad es discresional, pero considero amable lector de una manera concreto el poder comentarles que esta facultad estara a la disposicion de manera absoluta de la autoridad y como se trata de un acto de verficación, es una prerrogativa que puede ser ejecutada de manera sorpresiva, es decir que la misma no require de los requisitos que conllevan las facultades comprobación. No debemos olvidar que la propia Corte a definido y diferenciado las facultades de gestion y de comprobación a traves de su tesis: FACULTADES DE COMPROBACIÓN Y DE GESTIÓN DE LAS AUTORIDADES FISCALES. ASPECTOS QUE LAS DISTINGUEN. Manifestando que las facultades de gestión consisten en asistencia, control o vigilancia (artículos 22, 41, 41-A y 41-B del Código Fiscal de la Federación) y la comprobación consisten inspección, verificación, determinación o liquidación (artículos 42 del CFF). Con ello tenemos que existe una diferenciación y por ende en las formalidades que reviste cada acto de autoridad, sin embargo para poder seguir abundando el tema será importante conocer lo que realmente debe ser considerado un domicilio fiscal, la respuesta la tenemos en el artículo 10 del CFF que a letra dispone:

Artículo 10.- Se considera domicilio fiscal: I. Tratándose de personas físicas: a) Cuando realizan actividades empresariales, el local en que se encuentre el principal asiento de sus negocios. (…) II. En el caso de personas morales: a) Cuando sean residentes en el país, el local en donde se encuentre la administración principal del negocio. (…)

Como se ha venido exponiendo en el presente texto, el hecho que la autoridad ejerza esta facultad de verificar el domicilio del contribuyente, es principalmente validar y constatar que lo manifestado en el Registro Federal de Contribuyentes sea correcto y verdadero –irónicamente, y a pesar de la presunción de “buena fe” que la propia Ley Federal de los Derechos del Contribuyente otorga a los gobernados-, por lo que el este último numeral nos indica que se considerara el domicilio fiscal para los contribuyentes personas físicas y para las personas morales, entendiéndose una diferenciación por la forma y términos de tributación e inclusive por su confesión legal. Tal diferencia redunda en que él personas físicas se considerara su domicilio fiscal donde está asentado el principal asiento de su negocio –local con su inventario, mercancía o en donde se desempeñe su actividad económica- y para las personas morales el lugar donde se encuentre la administración principal de su negocio –entiéndase como el espacio donde se gestiona y controla la administración de la actividad económica- connotación tan distinta y a la vez tan lógica.

Sin embargo hoy la autoridades fiscales pareciera que los principios Constitucionales y Derechos Fundamentales de los contribuyentes han tenido mínima importancia, pues lejos de respetarlos, arropados por estas facultades sobrepasan el margen de la ley y propician la activación de otras normas. Pues a simple vista hasta donde se ha expuesto, pareciera que no tiene mucha trascendencia el ejercicio de esta facultad, pero cobra mayor relevancia, cuando ejercida una verificación de domicilio y a su unilateral decisión el funcionario que actúa que normalmente es un verificador adscrito a la Administración Desconcentrada de Recaudación del SAT, decide que con lo que únicamente pudo observar y constatar no cumple con lo previsto en el artículo 10 ya citado y provoca la activación del numeral 17 H del CFF mejor conocido como la Cancelación del Certificado de Sellos Digitales en términos más claros la imposibilidad de emitir los comprobantes fiscales por Internet (CFDI) que cualquier contribuyente requiere para el ejercicio de su actividad social o económica que permita la captación de sus ingresos para su subsistencia y funcionamiento que compromete el pago de nóminas, proveedores y su operación en general.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here