Salvador López Villaseñor
Licenciado en Derecho con Posgrado en Derecho Administrativo, en Constitucional y Amparo, en Civil y Mercantil, y Maestro en Derecho Público por la Universidad Panamericana campus Guadalajara.

La Productividad, Capacitación y Adiestramiento se encuentran reguladas por el artículo 123, fracción XXIII, apartado “A” de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los artículos 132, fracción XV, y 153- A al X de la Ley Federal del Trabajo, en las cuales nos mencionan que las empresas se encuentran obligadas, entre otras cuestiones, a proporcionar Capacitación y Adiestramiento a sus trabajadores, con la finalidad de elevar su nivel de vida y productividad, de acuerdo a los planes y programas formulados de común acuerdo y aprobados por la Secretaría del Trabajo. Es muy importante tomar en consideración que a partir de la reforma laboral de 2012, se le agregó el concepto de “productividad” a dicha comisión mixta, lo que abrió un abanico de posibilidades útiles para el empresario, y desde luego, nos da herramientas más eficientes para buscar mejorar la productividad de los trabajadores y de la propia fuente de trabajo, recordando que de forma previa, la Ley Federal del Trabajo no tenía un enfoque concreto en la productividad, sino se enfocaba en la protección de los trabajadores y en el entorno de la propia fuente laboral, por lo cual la inclusión del concepto de “productividad” le da impulso y apoyo a la parte patronal, al empresario, para efecto de poder tomar medidas fuertes para lograr la productividad en este país en donde prácticamente cualquier empresa tiene férrea competencia, tanto la competencia oficial y registrada como la competencia ilegal.

También prevé la creación de un Comité Nacional de Productividad con sus símiles estatales. La creación de este comité se publicó en el DOF el 17 de mayo de 2013. Uno de los objetivos es disminuir los niveles de pobreza, desempleo, subempleo y, en general, la informalidad económica a partir de unir esfuerzos con los trabajadores, patrones, sectores productivos y académicos para definir las políticas públicas que conlleven al aumento de la productividad. Al existir productividad en las empresas, en automático se refleja en la población en general, creando un efecto «boomerang», en el cual, aumentan los ingresos económicos para los empresarios, pudiendo compensar mejor a sus trabajadores y aumentar la utilidad de la empresa.

Es un hecho que los siguientes tres factores son indispensables en la vida laboral: la productividad, la capacitación y el adiestramiento. Respecto a la productividad, se agregó o cambió dicho concepto en aproximadamente 17 artículos de la ley, definiéndola el artículo 153-I de la siguiente manera: “es el resultado de optimizar los factores humanos, materiales, financieros, tecnológicos y organizacionales que concurren en la empresa, en la rama o en el sector para la elaboración de bienes o la prestación de servicios, con el fin de promover a nivel sectorial, estatal, regional, nacional e internacional, y acorde con el mercado al que tiene acceso, su competitividad y sustentabilidad, mejorar su capacidad, su tecnología y su organización, e incrementar los ingresos, el bienestar de los trabajadores y distribuir equitativamente sus beneficios”. En virtud de ello, es obligación de su asesor laboral aprovecharlos en favor de la empresa. La capacitación está relacionada con la obtención de nuevas habilidades para el adecuado desarrollo de su trabajo; y el adiestramiento con el mejoramiento en la aplicación de dichas habilidades. Por su parte, la productividad se incluyó en el artículo 2 de la LFT, estableciendo que la misma generará beneficios compartidos para el factor obrero y el factor de capital, es decir, comienza a reconocer que la productividad -que implica un crecimiento en la eficiencia empresarial- es indispensable para el crecimiento de las fuentes de trabajo y mejora de las condiciones laborales de los trabajadores.

De inicio se menciona que existen formas adecuadas para que dicha Comisión Mixta exista, tenga reconocimiento oficial y sobre todo para que sea eficiente, que son las siguientes:

  • Creación de la Comisión Mixta de Productividad, Capacitación y Adiestramiento: se encuentra regulada además de la Ley Federal de Trabajo, por el Acuerdo por el que se dan a conocer los criterios administrativos, requisitos y formatos para realizar los trámites y solicitar los servicios en materia de capacitación, adiestramiento y productividad de los trabajadores, publicado el 14 de junio del año 2013. La ley, en conjunción con el citado Acuerdo, nos marca las reglas para su creación: si el centro de trabajo cuenta con más de 50 trabajadores deberá crearla; si cuenta con menor número de trabajadores tampoco prohíbe su creación y se integrará por el mismo número de trabajadores y representantes del patrón. Para su adecuada creación recomendamos llevar a cabo los siguientes pasos:
  • Convocatoria. El representante legal de empresa invita a los trabajadores y patrones a formar parte de la comisión.
  • Constancia de Convocatoria. En este documento se hace constar que la convocatoria fue publicada durante más de 15 días en los estrados de la empresa.
  • Sesión de la Comisión. Las personas interesadas se reunirán para manifestar su voluntad de formar parte de las comisiones mixtas.
  • Acta de creación de la Comisión. Para formalizar su constitución, se elabora un acta de asamblea, en la que a los representantes se les dan a conocer las funciones que tendrán en su cargo; además, los representantes aceptan el cargo como representantes de la comisión.
  • Estatutos. Los integrantes, además de las funciones que señala la ley, van a cumplir las que ellos dispongan o crean necesarias para el buen funcionamiento de la empresa, siempre y cuando no transgredan las funciones de otras comisiones. Los estatutos son los que nos darán opciones de tomar muchas de las decisiones relevantes dentro de la empresa.
  • Depósito. Una vez que los integrantes hubieren firmado los documentos, éstos se tendrán que depositar en la Junta de Conciliación y Arbitraje para que cuenten con día y hora cierta, además de preconstituir prueba.
  • Creación del Libro. En este libro se asienta cada actividad que tuvo la comisión para su creación, así como sus actividades o sesiones, este libro debe estar foliado y tener un sello inviolable.  
  • Elaborar el Plan y Programa de Productividad, Capacitación y Adiestramiento: es muy importante desarrollar uno -o varios- planes y programas de productividad, capacitación y adiestramiento dentro de las empresas, ya que es obligación de toda empresa llevar a cabo la adecuada capacitación de sus empleados y, desde luego, una adecuada capacitación puede influir en la productividad de los mismos. La capacitación puede ser interna, a través de alguna institución privada o a través de instituciones públicas. Las autoridades del trabajo suelen tener planes de capacitación accesibles para el empresario y en beneficio de los trabajadores de éste.  

El Acuerdo publicado en el DOF el 14 de junio de 2013 define Plan y Programa de Productividad, Capacitación y Adiestramiento como: “el conjunto de acciones específicas que permiten atender las necesidades de formación, actualización y desarrollo de los trabajadores en las empresas, con objeto de proporcionarles información sobre la aplicación de nueva tecnología, prepararlos para ocupar una vacante o puesto de nueva creación, prevenir riesgos de trabajo, incrementar la productividad y en general, mejorar las aptitudes del trabajador”. Determinación precisa de facultades estatutarias, siendo las principales las de: (i) expedición de las constancias de competencias o habilidades laborales: esta constancia acredita que el trabajador ha aprobado los cursos que se encuentran en el plan y programas de productividad, capacitación y adiestramiento. Este formato debe ser entregado dentro de veinte días siguientes al término del curso; así como (ii) La presentación de las listas de constancias de competencias o habilidades laborales: la empresa se encuentra obligada a presentarla ante la STPS. El periodo para su presentación es de 60 días hábiles posteriores a la conclusión de cada año del plan y programas de capacitación, adiestramiento y productividad y al finalizar el mismo, aun cuando no haya cumplido un año completo.  

El empresario, al no cumplir con los planes y programas de capacitación y adiestramiento, o no llevarlos a la práctica, será sancionado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, de conformidad al artículo 153 -S de la Ley Federal del Trabajo.

Ahora, de acuerdo al artículo 153-J de la Ley Federal del Trabajo, las pequeñas empresas, para elevar su productividad, elaborarán programas que tendrán por objeto:

  1. Hacer un diagnóstico objetivo de la situación de las empresas en materia de productividad.
  2. Proporcionar a las empresas estudios sobre mejoras prácticas tecnológicas y organizativas que incrementen su nivel actual de productividad en función de su grado de desarrollo.
  3. Adecuar las condiciones materiales, organizativas, tecnológicas y financieras que permitan aumentar la productividad.
  4. Proponer programas gubernamentales de financiamiento, asesoría, apoyo y certificación para el aumento de la productividad.
  5. Mejorar los sistemas de coordinación entre trabajadores, empresa, gobiernos y academia.
  6. Establecer compromisos para elevar la productividad por parte de los empresarios, trabajadores, sindicatos, gobiernos y academia.
  7. Evaluar periódicamente el desarrollo y cumplimiento de los programas.
  8. Mejorar las condiciones de trabajo, así como las medidas de Seguridad e Higiene.
  9. Implementar sistemas que permitan determinar en forma y monto apropiados los incentivos, bonos o comisiones derivados de la contribución de los trabajadores a la elevación de la productividad que se acuerde con los sindicatos y los trabajadores.

Las facultades estatutarias adicionales con las que contará la Comisión Mixta de Productividad, Capacitación y Adiestramiento, en caso de que así se determine dentro de su proceso de creación, se encuentran reguladas por los artículos 153-E y 7 del Acuerdo ya citado anteriormente:

  1. Vigilar, instrumentar, operar y mejorar los sistemas y los programas de capacitación y adiestramiento.
  2. Proponer los cambios necesarios en la maquinaria, los equipos, la organización del trabajo y las relaciones laborales, de conformidad con las mejores prácticas tecnológicas y organizativas que incrementen la productividad en función de su grado de desarrollo actual.
  3. Proponer las medidas acordadas por el Comité Nacional y los Comités Estatales de Productividad a que se refieren los artículos 153-K y 153-Q, con el propósito de impulsar la capacitación, medir y elevar la productividad, así como garantizar el reparto equitativo de sus beneficios.
  4. Vigilar el cumplimiento de los acuerdos de productividad.
  5. Resolver las objeciones que, en su caso, presenten los trabajadores con motivo de la distribución de los beneficios de la productividad.

Además de las anteriores, las que menciona el artículo 7, párrafo cuarto del Acuerdo normativo publicado en el DOF el 14 de junio de 2013 y son:

  1. Vigilar el cumplimiento de los acuerdos de productividad.
  2. Autentificar las constancias de competencias o habilidades laborales expedidas a los trabajadores que aprueben los cursos de capacitación y adiestramiento, en su caso, cuando aprueben el examen de suficiencia aplicado por la entidad instructora.
  3. Emitir opinión sobre la permanencia de los trabajadores contratados bajo las modalidades de capacitación inicial y periodo a prueba.

Tampoco tenemos ningún impedimento para generarle más facultades estatutarias útiles para la vida de la empresa:

  1. Llevar a cabo procedimientos internos de investigación para efecto de poder determinar descuentos al salario.
  2. Llevar a cabo procedimientos internos de investigación para efecto de poder determinar hechos u omisiones que pudieran ser objeto de sanción por parte del patrón.
  3. Recomendar al patrón contratar o dar por terminados ciclos altos de producción para efecto de la contratación o suspensión de trabajadores eventuales, etcétera.

Las anteriores facultades no son limitativas, debido a que se pueden formar nuevas en las reglas de operación o estatutos de la comisión; por ejemplo, determinar si puede abrirse un periodo para trabajadores eventuales, determinar en qué días los trabajadores pueden gozar los periodos vacacionales o emitir dictámenes por violación al Reglamento Interior de Trabajo.

En la edición de enero de 2015 de la revista «Consejero Empresarial», les mencioné los riesgos implícitos de las relaciones laborales y del sistema jurídico que las regula, en donde en los casos comunes, el patrón tiene más posibilidades de perder un conflicto laboral, pues la carga documental y la eficiencia documental están a cargo del patrón, y además, el patrón promedio no utiliza las herramientas jurídicas a su alcance para equilibrar dicha situación. Una vez que el patrón comienza un programa de planeación laboral estratégica, tendrá un periodo de madurez en donde las relaciones laborales estén bien documentadas, así como cada evento jurídico laboral, y desde luego con la fuente laboral bien ordenada a través de un reglamento interior de trabajo hecho a la medida de sus necesidades y a través de un contrato colectivo funcional. En dicho estado de madurez, la utilización de las comisiones mixtas tendrá una función prioritaria dentro de la fuente laboral, y desde mi óptica, la de Productividad, Capacitación y Adiestramiento es la más importante para lograr mayor eficiencia empresarial.

Utilizar adecuadamente la Comisión Mixta de Productividad, Capacitación y Adiestramiento, al ser un órgano bipartita y paritario, llevará a la empresa a tomar decisiones que no conlleven a la «duda» de la autoridad laboral en cada decisión tomada, y si cuenta con el visto bueno del sindicato titular del contrato colectivo se reforzarán las actuaciones que realice y dotará de mayor certeza jurídica.

Es demasiado frecuente que los trabajadores recurran a solicitar anticipo de salarios, soliciten días de descanso adicionales a su periodo vacacional, no cuiden las herramientas de trabajo o los uniformes proporcionados, se les quiera descontar el bono de puntualidad; fenómenos que siempre aparecen reflejados en la nómina del trabajador por generar descuentos en el salario. Estos sucesos, la mayoría de las veces, se realizan por decisión unilateral del patrón, hecho que constituye una opinión parcial, arbitraria o ilegal, misma que puede desenlazar en conflictos laborales de alto riesgo y por tanto de alto valor económico.

Existen distintos métodos para legitimar decisiones del patrón, uno puede ser convocar a los integrantes de la comisión a sesiones para resolver, por ejemplo, la creación de una vacante especial por tiempo determinado; otro método es a través de la CMPCA, instaurar procedimientos de investigación que deberán estar debidamente regulados por el Reglamento Interior de Trabajo, sabiendo que el procedimiento de investigación sirve para acreditar las causas de rescisión del artículo 47 de la LFT.

La resolución que se obtenga del procedimiento de investigación seguido por la CMPCA deberá estar debidamente fundada y motivada, con la determinación de la existencia o inexistencia de los hechos investigados y recomendaciones al patrón de lo que debería proceder, pero siempre respetando la libertad del patrón para que éste decida a su propio criterio, estableciendo una fecha máxima para proceder de acuerdo al artículo 517-I LFT, es decir, a partir de que la comisión y/o el patrón conocen un hecho violatorio del Reglamento Interior de Trabajo o de la Ley Federal de Trabajo, cuentan con 30 días para investigar los hechos y resolver.  

Como podemos observar, el uso adecuado de la Comisión Mixta de Productividad, Capacitación y Adiestramiento, equilibrará los factores productivos y los enfocará siempre a una mayor productividad, disminuyendo los riesgos del patrón y legitimando muchas determinaciones internas en la empresa. Al final, la clave no es sólo constituir esta Comisión Mixta, sino verdaderamente utilizarla como un recurso humano más en la empresa, y utilizarla adecuadamente, asesorados por especialistas.

Print Friendly

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here