Eduardo Campos Gámez Licenciado en Derecho por el ITESM Campus Guadalajara y actualmente, cursando la Maestría en Derecho con especialización en la rama Constitucional y Administrativo en la Universidad de Guadalajara. Asociado en el área de litigio de la firma Degalcorp.

Derivado de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos de América y Canadá, “T-MEC”, se incorporaron diversos capítulos en distintas materias, de los cuales, se resalta el identificado bajo el número “9” de título Medidas Sanitarias y Fitosanitarias.

En dicho capítulo se busca proteger la vida y la salud de las personas y los animales o para preservar los vegetales y que tengan inherencia directa o indirecta al comercio. Para ello, las partes contratantes acordaron establecer un intercambio de información a efecto de evaluar los riegos en la materia, buscando así cooperación constante.

Los artículos que regulan el capítulo se dividen en distintos rubros (definiciones, ámbito de aplicación, objetivos, disposiciones generales, autoridades competentes, puntos de contacto, ciencia, análisis de riesgo, mejoramiento, adaptación a las condiciones regionales, equivalencia, auditorías, importación, certificación , transparencia, medidas de emergencia, intercambio de información, cooperación, comités, grupos de trabajo, consultas técnicas y solución de controversias), debiéndose basar en normas, directrices o recomendaciones internacionales, tales como las realizadas por el Comité de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la OMC, y en caso de no existir éstas, se deberán implementar medidas de evaluación adecuadas a las circunstancias.

En dicho capítulo se habilita a los Estados contratantes el poder realizar solicitudes de evaluación para una determinación de condiciones regionales, equivalencia de medidas sanitarias y fitosanitarias con el propósito de habilitarse en el comercio y otorgar el derecho para las partes de auditar a las autoridades competentes a efecto de evaluar los programas de control y ver su factibilidad, realizar revisiones a las importaciones, considerando, por lo menos, métodos analíticos, controles de calidad, procedimientos de muestreo y las instalaciones que la Parte importadora utiliza para hacer las pruebas de una mercancía, siempre con un carácter de confidencialidad.

Se estipula que, en caso de existir una prohibición o restricción a la importancia de una mercancía para un país al existir un resultado adverso a la revisión de importación, deberá de existir una notificación explicando las razones, bases legales y demás información relevante, para que la otra parte pueda realizar las manifestaciones correspondientes.

También se establece la oportunidad de solicitar la certificación para el comercio de una mercancía, tomando en consideración las normas internacionales relevantes y en caso de no existir éstas, se deberán implementar medidas de evaluación adecuadas a las circunstancias.

Respetando la soberanía de legislar siempre y cuando no contravengan los acuerdos internacionales adoptados y permitir a cada una de las partes realizar su evaluación del riesgo y manejo del riesgo con respecto a una reglamentación sanitaria o fitosanitaria en el ámbito del Anexo B del Acuerdo MSF, de manera que esté documentada y otorgue a las otras Partes y personas de las Partes una oportunidad para comentar, de la manera que sea establecida por esa Parte.

Se podrán adoptar medidas de emergencia con el fin de hacer frente a un problema urgente sobre la vida y la salud de las personas y los animales o la preservación de los vegetales, que surja o amenace surgir y se constituirá un Comité de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, integrado por representantes gubernamentales de las Partes, para tratar asuntos relativos a la implementación del presente capítulo, mejorar en el entendimiento, comunicación y cooperación entre las partes, discutir las medidas que se tomen, implementar proyectos de asistencia técnica y demás temas relacionados.

Además, existirán consultas técnicas entre las partes a efecto de llegar a un acuerdo, mismas que no podrán ser recurridas y cualquier controversia que involucre cuestiones científicos o técnicas deberán de ser asesoradas por expertos elegidos por partes.

Cobra mayor relevancia el presente capítulo, toda vez que derivado de la pandemia que se está viviendo, el comercio nacional e internacional se ha ido en declive, por tanto, el hecho de que existan lineamientos que permitan proteger la vida y la salud de las personas y fomentar el comercio para ello, permitirá a México salir delante de la crisis económica en que se encuentra.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here