Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; cursa el Especialidad en Gestión de Riesgos, Fraude y Blanqueo por Ealde Business School; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»
Twitter: @RCEmx

Un sistema de Compliance integrado a la estrategia de negocios no resta velocidad al negocio, sino por el contrario, asegurar que los riesgos y amenazas sean abordados de manera anticipada, y así, pueda enfrentar decisiones difíciles o resolver escenarios complejos. Además, nos ha enseñado que una organización con buena integridad, reputación y confianza son elementos claves en articulación de nuevas oportunidad, y sobre todo, es el requerimiento de demandado por el mercado, pues es el reflejo de madurez organizacional.

Por lo que, la norma ISO 19600:2014 «Compliance management systems — Guidelines», cobra suma importancia; sin embargo, se no está contemplada como certificable, se trata de recomendaciones para establecer un sistema de gestión de cumplimiento. Misma que se adoptó en México por la NMX-CC-19600-IMNC-2017, publicada su vigencia el 8 de Junio de 2017 en el Diario Oficial de la Federación.

Ahora, la importancia de tener mejores regulaciones para la debida gestión de cumplimiento es trascendental para el país, razón por la cual, cualquier interesado en llevarlo a cabo debe estar informado respecto de la nueva norma ISO/DIS 37301:2020 «Compliance management systems — Requirements with guidance for use», próxima a estar en vigencia en todo el mundo.

Con esta nueva norma se viene a reemplazar la norma ISO 19600:2014 «Compliance management systems — Guidelines», teniendo como principal diferencia que se tratan de guías certificables. El mensaje mundial es claro, mismo que toma la International Organization for Standardization (ISO) se necesita saber todo proveedor, cliente y socio comercial, funcionan dentro del común denominador del cumplimiento.

Con esta renovación, por llamarlo de alguna manera, se sumarán terceros independientes que den constancia a los directorios y compañías que tienen responsabilidad empresarial y toman las debidas diligencias con la finalidad de obrar en cada operación bajo el deber de cuidado de forma efectiva, conociendo los riesgos que enfrenta en cada momento, y estableciendo los controles y medidas para mitigarlos, y que cuenta con un mecanismo de monitoreo para la detección oportuna de eventualidades irregularidades, y contar con los protocolos para conducir las  investigaciones correspondientes.

Es de destacar que si bien es cierto que, la ISO 19600 comienza resaltando la importancia de contar con un diagnóstico adecuado del entorno para iniciar un proceso de implementación, con la nueva ISO/DIS 37301:2020, se buscar ir más lejos, reconociendo a la organización como un actor social, inserto en un sistema, y sujeta a las propias fuerzas propias de la sociedad en la que se desarrolla, estableciendo la necesidad primaria de realizar una análisis más profundo del contexto político social, de mercado, de medio ambiente, entre otros.

Finalmente, desde la norma ISO 9001, se ha ido formando un marco integrado de gestión, donde los aspectos específicos, también están estandarizados en uno global. En España, por ejemplo, en el marco del Compliance, está integrado respecto a los estándares ISO 19600 sobre Sistemas de Gestión del Compliance, ISO 19601 sobre Sistemas de Gestión del Compliance Penal, y también, con la recientemente ISO 19602, sobre Sistemas de Compliance Tributario. Por tanto, un todo articulado, ahorrara tiempo y esfuerzo a las organizaciones que cuenten con algún estándar internacional en calidad, seguridad o medioambiente, o en seguridad de la información, etc.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here