Mario Rizo Rivas
Contador Público Certificado y Maestro en
Impuestos. Socio Director
de Salles, Sainz–Grant
Thornton, S.C., oficina de
Guadalajara y Presidente
del Colegio de
Contadores Públicos de
Guadalajara, A.C.
Twitter: @mariorizofiscal

“No queremos ser los más grandes sólo queremos ser los mejores”

Lee Iacocca es una de las figuras más destacadas de la industria automotriz de la segunda mitad del siglo XX, quizás las personas jóvenes no conozcan su nombre pero seguramente conocen los automóviles de cuya creación Iacocca fue responsable y que siguen siendo leyenda en nuestros días: el Ford Mustang y las Minivan Chrysler.

Lee Iacocca es un ingeniero industrial estadounidense que comenzó su carrera en Ford Motor Company en el área de ingeniería, posteriormente pasó al área de ventas y marketing donde fue escalando puestos hasta alcanzar la vicepresidencia, dirección general y presidencia de la compañía. Gracias a su gran intuición para comprender el gusto de los consumidores pidió al equipo de diseño de Ford un automóvil deportivo a un precio razonable, el resultado: el Ford Mustang.

Luego de terminar su relación laboral con Ford, Iacocca fue contratado como presidente y director ejecutivo de Chrysler Corporation, compañía que enfrentaba serios problemas financieros, en poco tiempo logró que la compañ, no solo al sacarlas de r el embate de los fabricantes de autos extranjeros en los Estados Unidosía pagara sus deudas y saliera de la situación que enfrentaba. Durante su gestión en Chrysler se creo la minivan Voyager abriendo un nuevo segmento en el mercado de los automóviles familiares.

Iacocca ha realizado varias publicaciones bibliográficas entre las que destaca el libro «Hablando Claro» donde aparecen los siguientes mandamientos o consejos que nos comparte:

  • Contrate a los mejores.

Nada honra tanto a un director general como poder presentar un equipo directivo brillante .

  • Procure tener claras la prioridades y mantenga al día la lista de urgencias.

Por complicado que sea un negocio , siempre debería ser posible resumir nuestras prioridades máximas en un folio.

  • Sea claro y breve.

Su comunicación debe ser precisa y simple.

  • No olvide que los de «la línea» son los que ganan el dinero.

-El intercambio de golpes bajos entre organizaciones de estado mayor y línea es una política costosa e inservible.

-Todo alto directivo debe dilucidar consigo mismo como repartir la responsabilidad entre estos dos grupos.

-Por mi parte utilizo un solo axioma que me ayuda a recordar la manera de dominar esas organizaciones tan a menudo enfrentadas entre si :en fin de cuentas , la organización de línea es la que hace el dinero; el estado mayor ( la central ) no hace ni un céntimo.

-El papel esencial del staff consiste en ayudar al director general en el desarrollo de su trabajo y en actuar como catalizador para “la línea”.

  • Defina los limites de la cancha .

Soy partidario de dejar que las operaciones de línea «operen» es decir , que se delegue en personas competentes y se deje hacer su trabajo. Pero podríais preguntar ahora si los jefes de las áreas principales llevan todo el trabajo, ¿que le queda al director general?. Creo que la mayor parte de mi trabajo consiste en lo que yo llamo «delimitar el campo» o sea restablecer las condiciones dentro de las cuales los mandos de LÍNEA podrán actuar con relativa autonomía.

El director general establece los limites:

-Limita la cuantía máxima del capital que se puede gastar, aunque no necesariamente como gastarlo.

-Limita el numero de ejecutivos en nómina, pero no quienes han de ser.

-Limita el volumen de gasto en investigación y desarrollo, pero no se meto en los proyectos que se van a financiar.

-Establezco unas prioridades para la compañía, que representan los limites o los parámetros por los que van a orientarse todos los esfuerzos «la línea».

  • Deje libres un par de «cimarrones».

Todo director general debería desconfiar cuando recibe solo un punto de vista. Para evitar este peligro , yo siempre he sido partidario de tener a mi alrededor algunos tipos agudos , de esos que son amigos de llevar la contraria y que , por uno u otro motivo , desconfían de las apariencias y no se dejan impresionar por el argumento de que hay que seguir haciendo las cosas así porque siempre se hicieron así.

  • Siga las incidencias día a día. Es una responsabilidad clave la de garantizar la maximización del beneficio día a día.
  • No pierda de vista los principios básicos.

Cuando todo queda dicho y se ha llegado al final de la ciencia, la Dirección de empresas se reduce a un sistema de códigos y juicios de valor, por eso uno debe permanecer fiel así mismo en resumida cuentas.

Lee Iacocca ayudó a la industria automotriz norteamericana a enfrentar el embate de los fabricantes de autos extranjeros, principalmente japoneses, logró sanear las finanzas de dos gigantes estadounidenses con un eficiente estilo de dirección, introduciendo vehículos adaptados a los deseos y necesidades del consumidor, abriendo incluso nuevos segmentos de autos como el de las minivans y de paso creando leyendas que todavía hoy vemos rodar por las calles de todo el mundo, casi 50 años después.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here