Aldo Ricardo Rodríguez Córtes
Licenciado en Derecho por la Universidad
Panamericana campus Guadalajara, autor
de diversas obras en materia intelectual y
Director General de la firma en propiedad
intelectual “Appletree”.

Elegí este tema debido a que me encontraba curioseando por la red en uno de los servicios de Google® que se llama «Trends», ahí aparecen cuáles son los temas más buscados en internet y de dónde provienen las búsquedas (excelente herramienta), quería saber qué es lo que más buscaba la gente cuando se refería a franquicias, y éste tema fue uno de los más repetidos. Ésto me llamó mucho la atención. Dentro de mis labores diarias se encuentran las de operar y administrar franquicias.

Es impresionante la cantidad de solicitudes de franquicias que recibimos de gente interesada en adquirir una franquicia, y algo que es una realidad, es que, cuando se hace la incómoda, pero reveladora pregunta de «¿Cuánto desea invertir?» … las cifras de sus capitales son mucho menores al necesario, lo que produce dos conclusiones puntuales:

1.- La gente sí desea invertir en franquicias, pero no tienen suficiente dinero para iniciar; y
2.- Hay muy pocas empresas que desarrollan modelos de negocio de baja inversión para franquiciar.

Bueno, pues este nicho es una gran oportunidad, tengo un amigo que repite constantemente: «cuando el hambre se junta con las ganas de comer» al referirse a un mercado existente, y es que sí hay un segmento que tiene aproximadamente $100 mil pesos para invertir en un negocio que cumpla las siguientes características:

1.- Marca reconocida. O al menos una imagen muy profesional y desarrollada.
2.- Proyecto Automatizado. Es decir, que no dependa de una persona, ni que se obligue a ser autoempleado y requiera de su presencia, por ejemplo, servicios inmobiliarios, asesoría y servicio de negocios, agencia de viajes etc.
3.- Ofrecer “garantías”. Se refiere a ofrecer mecánicas de salida, ya sea por medio de traspaso o recompra por si el negocio no funciona como lo esperaba el franquiciatario, el retorno de inversión tarda o no es de su agrado.
4.- No demandar demasiada complejidad para operar. Es decir que la capacitación sea lo más básica y necesaria posible.

¿Un unicornio?
No, para nada, solo una alternativa de bajo costo diseñada con calidad. Y te tengo una noticia, la calidad no cuesta, como dice el libro de Phil Crosby el gurú de la teoría gerencial.

¿Qué creo yo, que no está viendo el mercado?
La realidad es que vender barato no es para todos, sin embargo aquí está la clave para establecer un modelo de negocio que quien lo logre ejecutar puede tener un mercado cautivo y listo para comprar:

1.- Debe tener una excelente imagen. Tanto la corporativa como la del punto de venta, preferentemente icónica, además si el proyecto lo permite asociar imágenes por medio de licencias comerciales es una excelente idea.
2.- Debe ser un proyecto de baja inversión. Es decir, un producto mínimo viable y probado (recomiendo conocer Lean Startup).
3.- Olvidarse de cuotas iniciales de franquicia. Eso es colocar barreras de entrada y lo único que provocaría es que el mercado se diluya, recordemos que aquí el costo es fundamental.
4.- Tener un ingrediente o suministro que haga dependiente al franquiciatario. Esto es necesario para mantener el control, y a través de esta mecánica se puede estimar cuánto se vende y si las cosas van bien o mal para el negocio por un lado y por otro permite incrementar la ganancia por unidad franquiciada, además de garantizar que el proceso y la calidad de los productos se mantienen.
5.- Establecer mecánicas de regalías por medio de pagos fijos.Es decir, por ejemplo, una cuota mensual de $3,000 pesos. Esto ayuda mucho a no complicarse demasiado en auditorías administrativas.
6.- Ofrecer mecánicas de re-compra en caso de incumplimiento o que el franquiciatario no tenga el compromiso suficiente. Sobre todo para evitar que se quede con un negocio ya montado y en operación si lo que quiere es evitar el pago de regalías e igualmente se evita el desprestigio en la marca de cerrar una unidad.

¿Cuál es el lado oscuro respecto a este tema?

1.- El mismo trabajo por menos dinero.
La realidad es que la cantidad de trabajo respecto a la operadora de franquicias no será diferente con un proyecto con alto costo que una de bajo costo. La diferencia, es que hay muchos más posibles compradores cuándo el requisito económico se reduce.

2.- Intereses que consumen al negocio.
Es frecuente que quien tiene poco dinero para invertir en un proyecto de esta naturaleza, probablemente pidió prestado a bancos, amigos y a familiares, para hacerse del prometedor negocio, y comúnmente no se tiene previsto un fondo que le ayude a cubrir los primeros meses de operación. Además que si el negocio no arranca a la velocidad que el franquiciatario lo esperaba, (que es muy común que se hagan castillos en el aire) podrían comenzar a complicar mucho la operación y el entusiasmo por el negocio cae súbitamente. Por lo que es importante asegurarse que no se contraigan deudas con intereses y que exista un fondo de contingencias.

3.- Debo no niego, pago no tengo.
Algo por lo que invariablemente todos hemos pasado, es por la pena que alguien te deba dinero, y eso de cobrar y que te cobren es muy desagradable y desgastante para ambas partes. Es muy frecuente y común que cuando el franquiciatario debe, busque justificar su falta de pago en que en alguna ocasión algo no se le cumplió en tiempo y forma, ya sea un pedido, una fecha o una promesa comercial, y ello será justificación suficiente para explicar porqué es que no tiene por que cumplir con su parte.

Si esto sucede, corten la relación lo antes posible ya que esto es solo el inicio de múltiples y repetidos incumplimientos.

Así que, si tienes un negocio que está dispuesto a tomar el reto, aquí hay mercado.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here