La reputación de una firma de abogados es compleja determinarla, pues depende desde factores internos apreciados por sus integrantes, como lógicamente los externos respecto a la imagen que transmite a la sociedad. Es importante trabajar arduamente dentro y fuera de la organización para integrar a la propuesta de servicios, la ética y la integridad.

Lamentablemente, no sólo en nuestro país, sino en la percepción internacional, los abogados son profesionistas tramposos y ventajosos, está es la primera barrera que tienes que vencer, mediante la implementación de valores en cada uno de tus integrantes, y concientizarlos de su responsabilidad, no como un compromiso solamente, sino como la importancia de cumplir y conducirse con integridad hacia cualquier persona relacionada con el despacho, sin importar si se encuentran dentro o fuera de los horarios de labores. Todo mediante convicción de la importancia del buen comportamiento, ¡claro! pregona con el ejemplo.

Con la tecnología se ponen en las manos de cualquier organización de servicios jurídicos, una herramienta trascendental para lograr transmitir contenido de valor para las redes sociales, permitiendo así, alcanzar una reputación digital de manera rápida; pero, no es hacerlo por hacer, se debe establecer un perfil, una estratégica, por ejemplo, mediante la realización de webinars, publicaciones en blogs y participación las redes sociales.

Como resultado de la actualidad, el empleo de la comunicación remota, así como la capacitación a distancia, las firmas jurídicas tienen mayor amplitud en la prestación de sus servicios, razón por la que la construcción de una reputación digital como componente de una reputación global que le apoye en su crecimiento y posicionamiento. Además, busca obtener un resultado muy importante, alcanzar la confianza en los potenciales clientes.

Si al comienzo se propone llevar webinars, es ideal planificar cada evento durante un largo periodo de tiempo, estableciendo un contenido sobre los servicios que destacan a la firma, pero siempre proponiendo contenido de valor para la audiencia. Ten cuidado, no lo uses como una medida de promoción directa, presenta tu firma y servicios sin que se perciba en la transmisión, pues lo más aburrido es escuchar a un profesionista sólo hablar de su despacho, y más aún cuando no tenga una propuesta de valor.

La reputación profesional se trabajaba a partir de extensos artículos en medios impresos y académicos, con la modernidad el conocimiento se ha democratizado, en tal medida que un buen contenido no tiene que pagar dinero para difundirse, bastará que sea de buena calidad para que la comunidad lo lea y comparta.

Sin embargo, y a manera de final, debes tener presente la importancia de ser coherente, pregonar valores y conocimiento no es lo mismo que vivirlos, o dicho de una forma anglicista, el “story telling” debe ser exactamente el “story doing”, así se demuestra con acciones lo que se está contando a través de las redes sociales. En definitiva, la reputación digital en la abogacía, es un concepto subjetivo, que se construye a través de los años y del trabajo constante, pero sobre todo de resistencia. Estas en una carrera de resistencia y no de velocidad, ten paciencia y estrategia, sólo así lograrás conseguir colocar en una buena posición a tu firma jurídica.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here