Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; cursa el Especialidad en Gestión de Riesgos, Fraude y Blanqueo por Ealde Business School; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»
Twitter: @RCEmx

Por una totalidad de 180 países la norma ISO 19600 es aceptada para la gestión de riesgo de compliance o legal, estableciendo las recomendaciones para implementar programas de cumplimiento, sin importar el tamaño de la organización.

Ahora, llego el tiempo de mayores exigencias, por esto es importante conocer el alcance de la nueva norma ISO 37301, está también proporcionará una guía de uso para el establecimiento, desarrollo, implementación, evaluación, mantenimiento y mejora de un sistema de gestión de cumplimiento legal efectivo en una compañía.

Al igual que la ISO 19600, los requisitos de la nueva norma serán genéricos, con la finalidad de que puedan realizarse e implementarse los programas de compliance a cualquier organización sin importar su tipo, tamaño o actividad, aplicará también a los diferentes sectores, puede ser a las de índoles público, privado o sin fines de lucro.

Adopta los mismos principios de buen gobierno, proporcionalidad, transparencia y sostenibilidad; la gran diferencia es que supone una renovación en los sistemas de cumplimiento ya que ISO 37301 será norma internacional de referencia y certificable capaz de adaptarse a dentro de cualquier marco legislativo.

Debido al fenómeno de la “autoregularización regulada”, dónde se considera a las organizaciones como únicos responsables de vigilar y gestionar los posibles riesgos operaciones y legales a los que se puede enfrentar al realizar sus actividades. Debido a lo anterior, las autoridades regulatorias cada vez dotan de una mayor importancia a aspectos relacionados con el cumplimiento legal en las empresas, más con la implementación en los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) de la responsabilidad penal para personas jurídicas.

Finalmente, cierro con una pregunta que realizó a mis prospectos de clientes y a mis estudiantes ¿por qué contar con un sistema de gestión de compliance? Las primeras respuestas son evitar cualquier daño en la reputación corporativa, y buscar que la organización se comporte como “un buen ciudadano corporativo” ejemplar; y además, ayuda a tener presente cualquier riesgo con efecto negativo que también puede causar una mala imagen de marca dentro de su mercado. Por otro lado, están los riesgos que pueden poner en peligro a la entidad, como puede ser desde simples sanciones o multas hasta pérdidas económicas que pongan en riesgo su propia existencia. Lo anterior, hace que independiente de que la próxima norma ISO 37301 sea certificable, las compañías deberían de comenzar a preocuparse por contar con un sistema de gestión de cumplimiento legal de inmediato.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here