Ramón Alejandro Galaviz García
Licenciado en Derecho y Maestro en Derecho Comercial y de la Empresa por la Universidad Panamericana campus Guadalajara, con Diplomado de Actualización del Abogado de Empresa por la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE) y socio de la firma en derecho fiscal corporativo «Degalcorp»

Una regla general en el proceso, sea cual sea su materia, es el respecto a la igualdad, por lo que resulta justo que quien afirme esté obligado a probar. Pero, en leyes de orden público e interés social, donde existe la regulación de relaciones entre sectores de la población desiguales, donde una de éstas se encuentra en desventaja frente a su contraparte, entonces este principio no prevalece de la misma forma, pues estamos entre desiguales, por lo tanto debe cumplirse en beneficio de la parte débil en el proceso, que en la que nos ocupa en esta colaboración, es el trabajador, sin caer en abusos en perjuicio del patrón. Aquí es donde las autoridades laborales deben realmente investigar la verdad y no ceñirse al contenido de las pruebas aportadas por las partes en el juicio. Por lo que se enmendó el contenido del artículo 784 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) con su reforma que entró en vigor el pasado 2 de mayo de 2019, estableciendo el derecho del trabajador de solicitar al tribunal que el empleador demandado exhiba los documentos que enlista, así como la atribución del órgano judicial de valorar si es necesario, solicitar más documentación para descubrir la verdad.

Así, el artículo 784 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) dispone que la Junta de Conciliación y Arbitraje (JCA) debe eximir de la carga de la prueba al trabajador, cuando por otros medios se puede a llegar al conocimiento de los hechos, por lo que se requerirá al patrón para que exhiba los documentos que tiene obligación de conservar en la empresa, de acuerdo con el artículo 804 de la ley, que se le mencionará que de no presentarlos, se tendrán por ciertos los hechos alegados por el trabajador en relación con esas pruebas, tal y como lo señala el diverso 805 del mismo ordenamiento. Pero el primer precepto (artículo 784) establece catorce fracciones específicas, donde el patrón tiene tal obligación y de lo contrario se presumirán cierto lo manifestado por el trabajador, en especial señalo la siguiente fracción por su preocupante dictado:

VI. Constancia de haber dado por escrito al trabajador o al Tribunal de la fecha y la causa del despido.

La negativa lisa y llana del despido, no revierte la carga de la prueba.

Asimismo, la negativa del despido y el ofrecimiento del empleo hecho al trabajador, no exime al patrón de probar su dicho;

Con éstas adecuaciones es importante que cuando manifiesta la negativa lisa y llana que, comunique al subordinado implicado por medio de la Junta de Conciliación, en tanto operan los tribunales laborales, que debe presentarse en el centro de trabajo o manifieste si cuenta con un certificado de incapacidad temporal para laboral, como justificante de sus faltas, dejar la práctica de simplemente de rescindir por ausencia; y quedo en el pasado su liberación de probar con el ofrecimiento de del empleo, ahora aun así debe probar su dicho, pero para esto bastará que demuestre, por ejemplo, que continua el trabajador inscrito en el seguro social.  

Este dispositivo modificado cambia por completo la negativa del despido y el ofrecimiento del empleo al trabajador, pues ahora se no eximirá al patrón de probar su dicho, lo que es ilógico; pues estamos llegando al punto de que ante una situación de que un trabajador manifieste que fue despedido, ahora es obligación de la empresa probar que no lo hubo despido, a pesar de que el puesto de trabajo siga siendo del empleado tendrá que probar que sucedió. Entonces cabe la pregunta ¿Cómo deberá probar que no lo despidió? si la misma ley, niega la posibilidad de hacerlo garantizando el puesto laboral del  que demanda. Así de preocupante esta este tema, esperemos pronto sea modificado o se le dé un sentido justo mediante algún criterio jurisprudencial.

Finalmente, las previsiones referidas se incluyeron en la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 2 de mayo de 2019, destacando la adición del primer párrafo del artículo 784 de la LFT, concibiendo el derecho del trabajador de solicitar al tribunal que el empleador demandado exhiba los papeles que enlista dicho precepto, así como la atribución del órgano judicial de valorar si es necesario pedir más documentales, siempre en búsqueda de la verdad.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here