Si bien aún se considera que quienes operan a través de plataformas realizan actividades empresariales, se vislumbra una posible reforma para que sean trabajadores.

La semana pasada en España se entró en vigor la famosa “ley rider”, la cual regula la relación entre los repartidores y las empresas de reparto o delivery, como son las empresas DidiUber, entre otras. Con esta reforma en el país ibérico, las plataformas tendrán una relación laboral directa con todos sus trabajadores-repartidores, quienes operaban como independientes.

Con esa modificación a su regulación laboral se promete cambiar el funcionamiento del sector, aunque aún no está muy claro qué consecuencias tendrá en el mercado. Ahora, los repartidores pasarían de ser considerados prestadores de servicios independientes a trabajadores asalariados.

Lo anterior derivado a los criterios del Tribunal Supremo Español respecto a la protección de los derechos laborales de los trabajadores digitales que utilizan las plataformas para obtener sus ingresos. Por un lado, la sentencia del Juzgado de lo Social número 6 de Valencia, de 1 de junio de 2018 (Núm. 244/2018), conocida como sentencia Deliveroo, declaró que los repartidores y/o riders de la plataforma Deliveroo son trabajadores subordinados.

Mientras que, por el otro, la sentencia del Juzgado de lo Social número 39 de Madrid, de 3 de septiembre de 2018 (Núm. 284/2018), conocida como sentencia Glovo, resolvió que los glovers son trabajadores autónomos económicamente dependientes. La cual se se reproduce en las sentencias de los juzgados número 24 y 27 de Barcelona, en las que también resuelven que estos repartidores son profesionales independientes por cuenta propia.

Sin embargo, el anterior criterio fue derrotado por el Tribunal Supremo Español, declarando que la relación existente entre un repartidor y la empresa tiene naturaleza laboral y que los riders de Glovo son falsos autónomos, debido a que la empresa no es una mera intermediaria en la contratación de servicios entre comercios y repartidores, pues en realidad es una compañía que presta servicios de mensajería, fijando las condiciones esenciales para la prestación del servicio.

En nuestro país se tiene desde hace algún tiempo se encuentra en la mira este tema, así el pasado 9 de agosto el Diputado Federal Evaristo Lenin Pérez Rivera presentó la Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se adiciona el artículo 15-E de la Ley Federal del Trabajo (LFT) mediante el cual se propone que las personas que operan a través de plataformas digitales sean consideradas como trabajadores, teniendo el derecho a las prestaciones de seguridad social respectivas. Se transcribe su texto a continuación:

“Se equipara a la subcontratación el régimen jurídico establecido entre la persona física prestadora de sus servicios y la persona moral que ejecuta sus actividades mediante plataformas de la información, conocidas como “App”. La persona física prestadora de sus servicios, en términos de lo dispuesto por esta Ley, será considerada un trabajador y le asistirán los derechos correspondientes velándose, en particular, por: la existencia de un seguro de salud, un seguro contra accidentes y cotización para el retiro.”

Falta mucho para hablar de una reforma integral, pues con esta reforma propuesta meramente busca regular la relación jurídica entre este tipo de empresas y sus repartidores. Además, se tratar como subcontratación, pero dista mucho de serlo, pues estaría remitiéndola a una figura prohibida de acuerdo al artículo 12 de la LFT, lo cual es un error; agregando que, si fuese la intención de equipararla a la subcontratación de servicios u obras especializadas estaría más equivocada.

Finalmente, es importante que se pretenda regular este tipo de relaciones jurídicas, pero no basta con la adición de un solo texto normativo, se debe crear una reforma integral desde este punto, pasando por el tema de seguridad social y hasta su tratamiento fiscal. Se debe tener atención a lo que sucederá en España, ya se tiene el primer aviso de la inviabilidad de la reforma en el sector empresarial, se trata del cierre de operaciones en aquél país de la plataforma deliveroo, tras 6 años de actuar como referente en las plataformas de reparto a domicilio. Si bien es cierto, en su comunicado oficial no menciona que se debe a esa reforma laboral, se deja entrever. Esto es la reflexión final, será aplaudido por los algunos sectores, pero la realidad es que de viabilidad a la empresas de estas plataformas de continuar.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here