Ramón Galaviz García Licenciado en Derecho y Maestro en Derecho Comercial y de la Empresa por la Universidad Panamericana con especialidad en Obligaciones y Contratos, Societario, Gobierno Corporativo y Empresa Familiar, Infraestructura y Contract Management, Criptoactivos y Blockchain. Actualmente cursando el Diplomado en Derecho Energético por la UNAM. Socio Director de la firma DEGALCORP. Miembro Activo del Grupo Consejero Empresarial.

En la actualidad, con una emergencia sanitaria, y una crisis económica severa, muchos son los negocios afectados, reduciendo sus ingresos, o en casos extremos a no poder operar más. Estas situaciones no son causales que les exceptúan en el cumplimiento de presentación de las declaraciones de impuestos y demás obligaciones fiscales, lo que se traduce en continuar con una carga administrativa para no incumplir.

Para estas situaciones existe la posibilidad de presentar por única ocasión el aviso de suspensión de actividades, aplicable para personas morales que interrumpan todas sus actividades económicas y se encuentre en una situación de nula operación, y que aún sea ese su escenario deben continuar con la presentación de declaraciones periódicas de pago o informativas, entonces, es importante que se tenga de conocimiento este trámite, que lo puede realizar cualquier persona moral siempre que cumpla con lo siguiente:

  • Se encuentre localizado;
  • Estar al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales;
  • No se encuentren en la lista del artículo 69 del Código Fiscal de la Federación (CFF) que publica el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por créditos fiscales firmes, no pagados o garantizados, no localizados, con sentencia por delitos fiscales, créditos fiscales cancelados por incosteables o falta de solvencia económica o por condonación de créditos fiscales;
  • No estar en el listado de contribuyentes que realizan operaciones inexistentes de manera definitiva, de acuerdo con el artículo 69 –B del CFF; y
  • Que los Certificados se Sellos Digitales (CSD) no se hubieran revocado en términos de la fracción X del artículo 17-H del CFF.

El aviso de suspensión de actividades al RFC, se presenta a través del portal del SAT, mediante un caso de “servicio o solicitud”; mediante el cual se manifiesta bajo protesta de decir verdad que cumple con los términos establecidos en la regla 2.5.12. de la Resolución Miscelánea Fiscal pata 2020. Una vez realizado y aceptado el trámite, tendrá el efecto de que el contribuyente no tendrá la obligación de presentación de declaraciones, lo que se traduce en una reducción en su carga administrativa.

Cabe destacar que no es manera definitiva esta suspensión de obligaciones, si no que tiene una duración de dos años, y permite una sola prorroga por un año más, siempre y cuando antes del vencimiento se presente un nuevo aviso con esa finalidad.

Finalmente, transcurrido el pazo de dos años más el adicional por prorroga, se debe presentar el aviso de reanudación de actividades o el correspondiente a la cancelación ante el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), de no efectuarlo, la reanudación la llevara a cabo el SAT, para que se tenga presente y no se vea sorprendido con esta reanudación llevada a cabo por la autoridad. Es una alternativa temporal, definitivamente, pero brinda a los contribuyentes una ventana de tiempo para definir su situación, más en estos momentos de emergencia sanitaria, y en el supuesto de que sus operaciones disminuyan o, de plano no se tengan, no es necesario disolver la sociedad de forma inmediata; ese tiempo permite que se determine de manera objetiva y sin prisa ni carga administrativa si continua o no.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario: