La Gran Recesión de este sigo –en inglés conocido este fenómeno como “The Great Resignation”- ha supuesto un gran reto para las empresas de todo el mundo, incluyendo a las empresas familiares, no son una excepción.

Es un término utilizado para describir el periodo de declive económico que comenzó en 2008, durando varios años. Durante este tiempo, muchos trabajadores perdieron sus puestos de trabajo sin poder encontrar uno nuevo. Como resultado, se desanimaron y dejaron de buscar, esto fue un efecto dominó en la economía, ya que el gasto de los consumidores disminuyó, impactando directamente en la económica, y por supuesto, las empresas lucharon por mantenerse a flote.

Las empresas familiares necesitan reenfocar su gestión del talento es la dramática incertidumbre que se avecina, no sólo en sus equipos de colaboradores, sino también en la formación de su familia empresaria.

No necesito exponerte los cambios que el mundo está experimentando actualmente desde una perspectiva geopolítica, demográfica, regulatoria, tecnológica, ambiental e incluso moral a partir de la emergencia sanitaria por el covid-19. Pero, es importante resaltarte que estos cambios están golpean a las empresas familiares, las cuales se busca su permanencia través del tiempo, ahora enfrentan un cambio sin precedentes en todos los ramos de las industrias globales en especial ocasionadas por la crisis financiera.

En estos momentos es cada vez más difícil retener y contratar talento, pues muchos siguen desempleados o subempleados, y los que están empleados suelen estar sobre cualificados para sus puestos. Como resultado, hay una gran reserva de individuos con talento que no están siendo utilizados en todo su potencial. Esto puede provocar frustración y resentimiento entre los empleados, lo que puede dar lugar a altos índices de rotación.

¿Cómo pueden las empresas familiares afrontar el reto de la gestión del talento? adoptando una serie de medidas para afrontar el reto de la gestión del talento. En primer lugar, deben identificar los talentos y las habilidades más esenciales para su negocio. A continuación, tienen que desarrollar una estrategia de contratación que atraiga a personas con talento a su empresa. Por último, tienen que poner en marcha una estrategia de retención que mantenga a los empleados con talento en la empresa a largo plazo.

Una vez que hayas identificado a tus altos potenciales, recuerda que los trabajadores del conocimiento están fundamentalmente motivados por la combinación adecuada de autonomía, dominio y propósito. Las empresas familiares tienden a ser fuertes en la dimensión del propósito, dados sus valores tradicionalmente fuertes. Aunque esto es encomiable, no es suficiente. La combinación adecuada de autonomía, dominio y propósito es fundamental para atraer, comprometer y retener a los mejores talentos. Cuando se dan los tres elementos, es más probable que los empleados se apasionen por su trabajo y se comprometan profundamente con el éxito de la organización.

Finalmente, la capacidad de las empresas familiares para colocar a sus talentos en el lugar donde se vean realizados es muy simple por su conformación. Esta Gran Recesión ha tenido un gran impacto en el mercado laboral, dificultando a las empresas la retención y contratación de talento por ello debes cuidarlo. Las empresas familiares deben tomar medidas para reforzar su gestión del talento. Tomando medidas como la identificación de talentos y habilidades esenciales, el desarrollo de una estrategia de contratación atractiva y la puesta en marcha de una estrategia de retención, es poner atención y así lograr superar el reto de la gestión del talento.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here