Ante el infortunio por la pérdida de un ser querido de uno de los colaboradores de una empresa, algunos patrones otorgan desinteresadamente una ayuda para los gastos de funeral, con la intención de ayudarlos económicamente ante está pena. Sin embargo, es importante reflexionar si esta entrega de dinero integra o no al salario base de cotización (SBC).
Ahora, está situación muchas empresas la contiene como beneficio pactado con los trabajadores, bien sea, mediante el contrato individual de trabajo o en el colectivo con el sindicato; de esta manera, se establece dentro de un plan o programa de previsión social para así establecer la bases, se acuerda el monto, y la manera de su entrega.

Recordemos que el artículo 27 de la Ley del Seguro Social contempla los elementos que integran el SBC, tomando en cuenta que se forma por todas aquellas prestaciones en dinero como retribución por el servicio subordinado prestado, sea en numerario o en especie. Concepto por el cual puede llegar a la confusión de los patrones sobre su integración.

Ahora, el apoyo con los gastos funerarios que surge como una prestación derivada del vínculo laboral, bastará que se demuestre el lamentable deceso del familiar del trabajador para que se entregue, y en definitiva, no integra para efectos del SBC debido a que no se trata de un pago por los servicios prestados por el trabajador, es decir, no es retributivo, por ende no puede ser integrante.

No sobra mencionar, que para efectos del Impuesto Sobre la Renta (ISR), en la fracción VI del artículo 93, se contempla como ingreso exento de las personas físicas el reembolso de gastos funerarios, que deriven de acuerdo con las leyes o contratos laborales.

Como conclusión, este tipo de ayudas a sus subordinados no deben impactar fiscalmente ni al patrón ni al trabajador.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here