Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; cursa el Especialidad en Gestión de Riesgos, Fraude y Blanqueo por Ealde Business School; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»

TikTok: @consejeroempresarial
Twitter: @RCEmx

Dentro de las obligaciones de los trabajadores en materia de Impuesto Sobre la Renta (ISR) es solicitar su inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), y proporcionar al Servicio de Administración Tributaria (SAT) la información sobre su identidad, domicilio, en general, todo respecto a su situación fiscal, de acuerdo con el artículo 27, del inciso a) sus fracciones I y IV, del inciso b) las fracciones I, II, III y VII, y del inciso c) la fracción IV del Código Fiscal de la Federación (CFF).

Lo anterior se puede llevar al cabo a través de sus patrones, por lo que para que sea procedente, conforme al artículo 26 del Reglamento del CFF, los trabajadores deben proporcionarles los datos necesarios para su inscripción en el RFC y, en el caso de que ya se encuentren inscritos, proporcionar la documentan donde conste. Las reglas 2.4.6. y la fracción VIII de la 2.4.11. de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2022, precisan que la solicitud de inscripción de trabajadores se presentará por el patrón de conformidad lo especificado en la ficha de trámite 40/CFF “Solicitud de inscripción en el RFC de trabajadores”, contenida en el Anexo 1-A.

Acerca del domicilio fiscal de los trabajadores, el artículo 10, fracción I, incisos b) y c) del CFF, indica que las personas físicas, considerarán el local que utilicen para el desempeño de sus actividades, y cuando no cuenten con alguno, le corresponderá su casa habitación, en ese orden, siempre y cuando no realicen las actividades empresariales; por lo que podemos concluir que será el domicilio de su centro de trabajo y, por ende, al ser el domicilio del subordinado, el empleador deberá realizar el trámite de inscripción de aquel.

A manera de apunte, recordemos que e n el supuesto de que no se manifieste alguno de los domicilios mencionados o los trabajadores no hayan sido localizados, se considerará como su domicilio fiscal el manifestado a las entidades financieras o a las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, cuando sean usuarios de sus servicios.

Finalmente, es importante recordar, que con fundamento en el artículo 27 del CFF en su inciso C), fracciones II y VII, la autoridad fiscal puede considerar como domicilio fiscal aquel en el que se verifique alguno de los supuestos establecidos en el artículo 10 del CFF, siempre que el manifestado en los avisos respectivos no corresponda a alguno de los supuestos de dicho precepto.

Print Friendly, PDF & Email