Arturo Accio Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública, Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho por la Universidad de Guadalajara; actualmente, es socio de la firma de consultoría “ASMX Group”.

Desde hace algunos años, con el impulso de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en diversos países se puso en los gobiernos la necesidad de regular las transacciones digitales, esto es, el contenido principal del plan de acción número 1 de BEPS (Base Erosion and Profit Shifting) es regular el comercio electrónico. Así, recientemente el grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) propuso una iniciativa de ley con proyecto de decreto para que las empresas que brindan ciertos servicios digitales tengan que pagar un impuesto por la prestación de estos servicios, con la que se busca el pago de equivalente a un 3% de sus ingresos brutos totales generados por la prestación de los servicios, a manera de paréntesis, existen países que tiene tasas más elevadas, por ejemplo Noruega en determinados casos alcanza una tasa del 25%, pero sobre una base distinta.

El objeto del gravamen son aquellos servicios digitales cuyo funcionamiento dependa de la creación de valor por parte de los usuarios, de tal suerte que en la medida de que los usuarios tengan una participación importante en la creación de valor y cuyas ganancias generadas por usuarios mexicanos sean gravadas en países extranjeros. Los principales servicios que se pretende gravar son los siguientes:

  1. Interfaz digital de publicidad dirigida a sus usuarios. Encontramos a empresas como Google, Facebook, Twitter, Instagram, Spotify, entre otros. De igual forma entrarían las empresas que cuenten con una solución para rastrear usuarios, como Mercado Libre, Uber, Airbnb y Rappi; así mismo, también las plataformas que recopilan datos de sus usuarios, como Facebook, Spotify, Amazon, Netflix, esto quiere decir que, prácticamente cualquier plataforma que genere ganancias por Internet.
  2. Interfaz digital “multifascética”. Sonlas que permiten a los usuarios localizar a otros usuarios, prestadores de servicios e interactuar con ellos, donde ponemos como ejemplo a Rappi, Uber, Airbnb, entre otros. Por lo pronto quedan fuera las tiendas virtuales de marcas minoristas para las que internet es sólo un canal de comunicación con los usuarios.
  3. Los servicios que supongan la transmisión de datos recopilados de usuarios. Son aquellos que hayan sido generados por actividades desarrolladas por los propios usuarios en las interfaces digitales. Dependiendo de lo que se entienda por “transmisión de datos”, en este caso entrarían los servicios de prácticamente todas las empresas que forman parte de la economía digital: desde Google y Facebook hasta Netflix, Spotify y Amazon.

De esta forma se busca abatir las práctica fiscal agresivas, donde se han lesionado por muchos años las arcas públicas de distinta naciones. Se aprecia la necesidad de gravar los elusivos ingresos provenientes de los servicios digitales prestados por empresas globales de servicios más importantes del mundo, en este proyecto los ingresos objeto son aquellos que se obtienen de la “contribución o participación” que hacen los usuarios a estas plataformas y “no la propia participación de los usuarios”; ahora, siguiendo la directiva de la Comunidad Europea aplicará para aquellos que registren un ingreso total mayor a 107 millones de pesos.

En su procedimiento de cálculo se considera como ingresos gravables los servicios digitales, y la autoridad tendrá que conocer el lugar en el que ha sido utilizado el dispositivo del usuario de estos servicios mediante la dirección de Protocolo de Internet (IP) del usuario.

La mayoría de las grandes plataformas en México, a decir de la iniciativa y a sabiendas por todos, no tributan dónde generan sus ganancias venciendo al obsoleto lista del Impuesto Sobre la Renta. En otros países, como Italia tiene un impuesto del 3% a los servicios digitales mediante un sistema de retención del pago que hacen sus usuarios; y en otros, por lo general se caracterizan por cargársele al consumidor final. En fin, esperemos que sea un gran avance para abatir la salida de ganancias del país sin pago de impuestos.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here