Estudiante de la Licenciatura de Derecho y Ciencias Jurídicas, Fundadora y Coordinadora General en Educando por Sonrisas, A.C. y colaboradora de contenido en el portal www.coem.mx
Twitter: @lemus_jackelin

A fin de prevenir problemas futuros resulta conveniente preparar un testamento ya que es el documento idóneo para garantizar que se cumpla con la voluntad del fallecido.

En la materia civil, el testamento es considerado como un acto jurídico personalísimo, solemne, revocable y libre, por el cual una persona capaz (testador) dispone de sus bienes y derechos, y declara o cumple deberes para después de su muerte. Este documento es un instrumento seguro y eficaz que permite al testador disponer libremente de los bienes y derechos que tenga, para que la propiedad y titularidad de los mismos se transmita a las personas que el mismo designe, a los cuales se les denominará herederos. Los testamentos se clasifican en dos grandes grupos, ordinario y especial, en los primeros se encuentran:

Público AbiertoEs el que otorga ante notario público, de conformidad con las disposiciones de las leyes de la materia.
Público CerradoPuede ser escrito por el testador o por otra persona a su
disposición. El papel en el que esté escrito el testamento o
el sobre que .o contenga, deberá estar cerrado y sellado y lo
exhibirá al notario ante testigos.
SimplificadoEs aquel en el cual en la misma escritura de adquisición
de un inmueble destinado o que vaya a destinarse
para vivienda, se establece a los herederos.
OlógrafoEs aquel escrito de puño y letra del testador. Los testamentos
ológrafos no producirán efecto sino están depositados ante la
autoridad competente que disponga la legislación de la
materia.

Dentro de la categoría de testamentos especiales encontramos:

Privado
Militar
Marítimo
Espacial
Hecho en país extranjero

En esta ocasión, el tipo de testamento que nos ocupará es el público abierto, aquel que se otorga en voz alta ante Notario Público.

¿Quiénes pueden realizar un testamento?

Sólo pueden testar las personas físicas que contemple el Código Civil Federal así como las leyes locales. En el artículo 1306 del citado Código, se especifica quiénes son aquellos incapaces para poder elaborar un testamento:

I. Los menores que no han cumplido dieciséis años de edad, ya sean hombres o mujeres;
II. Los que habitual o accidentalmente no disfrutan de su cabal juicio.

Si el testamento fue realizado por un demente en un intervalo de lucidez, el Juez deberá corroborar su validez mediante exámenes realizados por médicos certificados, este proceso dependerá de los requisitos plasmados en la legislación.

¿Por qué es importante contar con un testamento?
Al hacer un testamento podrá heredar tranquilidad a sus seres queridos. Entre sus múltiples beneficios evitará gastos mayores, pérdida de tiempo y problemas en las familias y en los negocios. Si existe un testamento no hay necesidad de pasar por un juicio sucesorio intestamentario que es caro, tedioso y largo. Con este documento, después de la muerte del “de cujus” los bienes pasarán fácilmente y de forma inmediata a las personas que el mismo testador designó y en la proporción que dispuso. Es una medida para proteger el patrimonio.

Sucesión y protección del patrimonio familiar
Y ahora que tocamos un punto tan importante como la protección del patrimonio, es menester realizar una planificación a la medida de los bienes que pretenden sucederse. 

Si bien es cierto existen normas en materia sucesoria que indican la forma en que deben ser distribuidos los bienes al fallecimiento de una persona, pero si no se especifican las condiciones en que deben efectuarse la ley de acuerdo a lo que tutela, buscará darle un sentido amplio y justo, protegiendo a los familiares de acuerdo a su proximidad en grados, sin importar si es la mejor opción. 

Por eso no lo eche en saco roto y planee cuál será el futuro de su patrimonio, será el momento ideal para reflexionar si la estructura patrimonial actual de su familia y de su negocio es la correcta desde el punto de vista legal y fiscal.

Evalué con total sinceridad si es necesario el uso de otras herramientas de planificación como:

  • Donaciones: Existen situaciones patrimoniales más concretas que pueden determinar que sea más conveniente una donación en vida, las más comunes son cuando existen disputas entre herederos, cuando el valor del patrimonio es muy elevado, o cuando existen pactos entre accionistas dentro de una empresa, ya que se pueden negociar las condiciones de una manera más sencilla. Cabe destacar que una vez que se realiza la donación, se pierde control del patrimonio donado, por eso se suele donar el patrimonio que no forma parte de lo personal. No olvidemos que esto no sólo afecta la parte económica, también repercute en el tema fiscal, por eso mejor evalúe cuál es la mejor opción.
  • Capitulaciones matrimoniales: El régimen patrimonial también es una forma de planificar la estructura patrimonial de la empresa y de la familia. A través de capitulaciones se puede acordar cuales son las ganancias derivadas del fruto del trabajo de cada esposo, cuales son las obligaciones particulares y colectivos que ambos tienen y se determina el inventario de bienes que están a su cargo, de esta manera se asegura que la propiedad de la empresa se mantenga entre los hijos y se protege el núcleo familiar.
  • Fideicomiso de administración: El fideicomiso de administración puede servir para proteger determinados bienes del negocio familiar, preservándolos en beneficio de los hijos, del cónyuge o de un tercero a quien se pretenda beneficiar. En este caso, los beneficios pueden asegurarse a través de diversas modalidades como un pago periódico, un porcentaje de los créditos, los frutos derivados de un bien, etc.
  • Venta de la empresa: Esta herramienta presenta dos vertientes muy interesantes: en una se busca que parte de las acciones sean vendidas a familiares cercanos, sin la necesidad de que estos figuren en una sucesión testamentaria, así la empresa se conserva “entre familia”. Sin embargo no siempre es la solución más efectiva, en ocasiones lo más sensato puede ser la venta de acciones a mismos gerentes, y/o empleadores para que el negocio continúe desarrollándose bajo las políticas de la empresa y mantenga su plan de gestión. Si no existen sucesores dentro de la compañía o los familiares no cuentan con el capital para comprar acciones, la venta a terceros también puede considerarse.
  • Convenio con accionistas: Esta herramienta puede ser de gran utilidad cuando la empresa familiar se encuentra constituida bajo una Sociedad Anónima. Estas condiciones deberán establecerse en los estatutos del acta constitutiva para que el negocio y los accionistas tengan el total respaldo ante el fallecimiento de un socio.

Estas son tan sólo algunos de los instrumentos adicionales al testamento que puede utilizar para proteger su patrimonio, cada uno de ellos merece ser puesto en análisis para determinar si es viable o no su implementación. 

En definitiva la sucesión es un tema que en algún momento tendremos que enfrentar, por eso lo ideal es prepararlo de una manera integral, es decir, contar con la asesoría especializada en distintos ámbitos jurídicos, corporativos y contables, con el fin de evitar riesgos y futuros problemas a los sucesores; incluso el Gobierno Federal cada año promueve una campaña llamada “Septiembre, mes del testamento” que pretende contribuir a una cultura de previsión, de certeza y seguridad jurídica en el derecho a heredar.

No lo olvide, actúe responsablemente y no herede problemas.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here