Mario Rizo Rivas Contador Público Certificado y Maestro en Impuestos. Socio Director de Salles, Sainz–Grant Thornton, S.C., oficina de Guadalajara y Presidente del Colegio de Contadores Públicos de Guadalajara, A.C. Twitter: @mariorizofiscal

Es un luchador nato y, por tanto, las dificultades lejos de amedrentarlo, le estimulan. No escatima su tiempo y es capaz de sacrificios de todo tipo con tal de alcanzar su objetivo. Su ambición de superación, de hacer más rentable el negocio, de abatir barreras, de crecer, es su gran reto.

Papel crucial dentro de la familia y la empresa

El fundador no tiene por qué tener las cualidades que le acrediten como jefe; ni siquiera como director indiscutible de la empresa, pero, en este caso, una de sus facultades será la de reconocer que el mando debe recaer en la persona idónea Fundar es un acto de libertad, de visión, incluso de oportunidad; llegar a alcanzar el liderazgo es el resultado de la selección y la promoción de quien destaca en la empresa como guía y a quien los demás siguen, sometiéndose voluntariamente a su mandato. La razón de ser del fundador es la idea; la del líder es su capacidad de conducir o guiar.

El líder capitanea la aventura; posee cualidades de estratega y de mando, y tutela y marca el camino de la empresa durante su, necesariamente accidentada y borrascosa, trayectoria.

Cuando hablamos de liderazgo dentro de las empresas familiares, no podemos dejar de lado al líder familiar, que puede o no ser el mismo de la empresa.

En ambos casos, esta figura tiene la responsabilidad de generar un interés de los integrantes por el negocio que vaya más allá de los beneficios económicos que estos pudieran obtener de la empresa.

El papel del líder es crucial dentro de una familia, fundamentalmente si esta familia posee una entidad generadora de riqueza como es una empresa.

Un buen líder procura la cohesión familiar y garantiza con ello la estabilidad del negocio.

En nuestro país, es característico el respeto generalizado a la figura del patriarca o en su caso de la matriarca, quien dicta lo que se ha de hacer y cuya palabra casi nadie cuestiona. Sin embargo, cuando hablo de “buen líder” no me refiero a uno de este tipo, sino a uno que sabe escuchar y dialogar con los demás miembros de la familia y que además sabe persuadir sin imponer, pese a su bien definida y reconocida autoridad.

La rentabilidad, estabilidad y trascendencia de una compañía familiar dependerá de la madurez que tenga la familia, y está madurez será producto del trabajo del líder familiar, quien deberá enfrentar varios retos, entre ellos, los siguientes:

Fomentar interés en la empresa familiar: Es bastante común que las nuevas generaciones sean indiferentes al negocio, aun cuando este ha sido producto del esfuerzo de años de trabajo del padre o del abuelo. Si el líder logra atraer el interés de los miembros jóvenes, en determinado momento podrán éstos ejercer nuevos liderazgos y tomar las riendas, permitiendo la trascendencia generacional de la compañía.

¿Cuáles son las claves para conseguir esta figura de liderazgo?

  1. Educar empresarialmente. El líder familiar debe dejar claro que la empresa es algo más que un negocio, es el resultado de años de trabajo, una fuente de bienestar y una oportunidad de crecer, mejorar y trascender para las nuevas generaciones. El líder debe buscar una preparación profesional y adecuada para quienes dirigirán un día la entidad.
  2. Separar los problemas. Los problemas familiares no deben influir en el funcionamiento de una empresa así como los problemas del negocio no deben traspasar al núcleo familiar. A su vez, el líder de la familia debe hacer compatibles los intereses divergentes entre la empresa y la familia, procurando la felicidad de la familia y el éxito de la empresa.

Ciertamente el liderazgo hace una diferencia esencial en cualquier compañía, pero en el caso de la empresa familiar, se ejerce en condiciones distintas. La presencia de la familia y la coincidencia entre administración y propiedad hace más complicada la labor de liderazgo. El líder familiar debe asumir estas y otras responsabilidades y retos, y aunque no es una tarea sencilla, al final tendrá un éxito doblemente satisfactorio: un negocio rentable, funcionando y una familia estable y en armonía.

  1. Finalmente como líder, el padre o la madre de familia tienen el compromiso de plagar y contagiar a todos los que le rodean de valores como el respeto, la nobleza, responsabilidad, humildad, honestidad, honradez y disciplina. Estos valores serán los pilares que sostengan y normen la actuación de la empresa.

Como líder en tu familia debes poner especial atención en la responsabilidad que implica la libertad de elegir. Si te implicas de la misma manera en tu trabajo que en tu familia, veras que vas a lograr resultados rápidamente. Tu equipo de trabajo es como los miembros de tu familia, se trata de tener la misma actitud positiva en ambos lados.

Finalmente es necesario recalcar que la figura del líder se va esculpiendo a sí misma durante, y a través, de toda su vida. La experiencia en los éxitos y los fracasos le hacen aprender a saber ganar y perder, y, sólo en la asunción de éstas contradicciones harán posible su crecimiento como empresario. Son las vivencias personales de sus propios errores y aciertos, las que van aumentando su bagaje de conocimientos básicos. Me atrevería a afirmar que son sus propias experiencias, reflexionadas y ordenadas, las que, con el tiempo, irán formando su sabiduría como padre de familia y empresario y que harán cada vez más acertada la finura a su “olfato” para la toma de mejores decisiones para ambas instituciones.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here