De conformidad con el artículo 22 del Código Fiscal de la Federación, cuando en la determinación del cálculo de una contribución, de acuerdo a la mecánica establecida, resulte un saldo a favor, éste puede ser solicitado en devolución.

En materia del Impuesto al Valor Agregado, cuando por la adquisición de un bien se traslada aun contribuyente el impuesto, dentro de su determinación lo puede acreditar respecto a que hubiera trasladado a sus ventas a sus clientes, y cuando aquél sea superior se tendrá una saldo a favor, el cual de acuerdo con el artículo 6 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado se puede acreditar en pagos posteriores o solicitar su devolución.

Ante un supuesto como el anterior, el comportamiento fiscal del proveedor que le traslado el IVA, no puede afectar limitando su procedente acreditamiento, esto es, en el caso en cuestión, el hecho de que haya presentado sus declaraciones sin operaciones, o como coloquialmente se dice “en ceros”, así como no enterar retenciones por pagos de salarios, no puede ser causal para negar la solicitud de saldo a favor.

Así lo dio a conocer la Procuraduría de la Defensa de los Contribuyentes (Prodecon) a través del siguiente criterio jurisdiccional, que al texto señala:

CRITERIO JURISDICCIONAL 35/2021 (Aprobado 4ta. Sesión Ordinaria 29/04/2021 )

VALOR AGREGADO. SALDO A FAVOR. ES ILEGAL NEGAR SU DEVOLUCIÓN CONDICIONÁNDOLA A QUE SE DEMUESTRE LA EXISTENCIA DE LAS OPERACIONES MANIFESTADAS EN LOS COMPROBANTES EMITIDOS POR LOS PROVEEDORES DE LA CONTRIBUYENTE. El artículo 22 del Código Fiscal de la Federación (CFF) establece que las autoridades fiscales devolverán las cantidades pagadas indebidamente y las que procedan conforme a las leyes fiscales. Por su parte, el artículo 4 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA) señala que el acreditamiento consiste en restar el impuesto acreditable, de la cantidad que resulte de aplicar a los valores señalados en esa Ley la tasa que corresponda según sea el caso; mientras que el artículo 5 en sus fracciones I, II y III, del mismo ordenamiento, establece que para que sea acreditable el IVA debe corresponder a bienes, servicios o al uso o goce temporal de bienes, estrictamente indispensables para la realización de actividades distintas de la importación, por las que se deba pagar ese impuesto o a las que se les aplique la tasa de 0%; que el IVA haya sido trasladado expresamente al contribuyente y que conste por separado en los comprobantes fiscales, y que haya sido efectivamente pagado en el mes de que se trate. En razón de lo anterior, el Órgano Jurisdiccional estimó ilegal que la autoridad fiscal negara parcialmente la solicitud de devolución de la contribuyente, bajo el argumento de que no acreditó la materialidad de las operaciones por enajenación celebradas con sus proveedores, quienes presentaron declaraciones en cero y no manifestaron pagos por retenciones de salarios o asimilados a salarios, por lo que no cuentan con la infraestructura para realizar las ventas facturadas; ello, en razón de que de los artículos 22 del CFF, 4 y 5, fracciones I, II y III, de la LIVA, antes referidos, no se advierte que el contribuyente tenga la obligación de demostrar el cumplimiento de las obligaciones fiscales a cargo de sus proveedores, como condicionante para la devolución solicitada. Máxime si éste sí exhibió los documentos requeridos por la autoridad (facturas, registros contables, comprobantes de transferencias, pedimentos de importación y estados de cuenta) con los que demuestra la existencia de las operaciones facturadas y la procedencia de la devolución solicitada.

JUICIO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO EN LA VÍA ORDINARIA. DÉCIMA SALA REGIONAL METROPOLITANA DEL TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA ADMINISTRATIVA. 2021. 

 

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here