El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, anunció el viernes pasado que, ante la emergencia provocada por la pandemia del coronavirus, las autoridades fiscales han extendido la fecha de declaración de impuestos del 15 de abril al próximo 15 de julio. Quien dijo que: «todos los contribuyentes y negocios tendrán este tiempo adicional para la declaración, y hacer pagos sin intereses o penalidades».

Esto se había anunciado a principios de semana pasada que retrasaría los plazos, una medida que, dejaría 300.000 millones de dólares circulando en la economía del país del norte en un momento crítico por la pandemia.

El Servicio de Rentas Internas, IRS por su sigla en inglés, explicó en una rueda de prensa que el aplazamiento de tres meses sólo aplica a la declaración de impuestos federales por los ingresos, por lo que deben continuar tramitando los impuestos estatales para el 15 de abril, o pagos de otros tipos de impuestos no relacionados con los ingresos.

Por lo que, los contribuyentes americanos tendrán 90 días más para presentar sus declaraciones de impuestos, sin recibir una sanción por retraso.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here